La zona euro está mejor pero se mantiene la prudencia, dice el BCE

Recientemente, los "indicadores de confianza, que parten de un nivel bajo, han mejorado y se ha confirmado el escenario de una estabilización de la economía", declaró Draghi en la conferencia de prensa al término de la reunión mensual del consejo de gobernadores que decidió mantener las tasas en el históricamente bajo 0,50% que rige desde mayo.

No obstante, los ajustes que llevan a cabo varios países y que se traducen en grandes recortes presupuestarios "van a seguir pesando en la actividad económica", advirtió, antes de asegurar que sigue habiendo "riesgos" para la economía de la zona euro.

Entre otros riesgos, que la demanda mundial y en la zona euro sea menor de la esperada.

Mientras la situación económica siga débil y las previsiones de inflación sigan siendo moderadas, el BCE mantendrá sus tasas bajas, prometió Draghi, rompiendo, como ya lo hizo el mes pasado, con la tradición de no adelantar decisiones futuras.

Este compromiso ("forward guidance"), en la línea de lo que hacen otros bancos centrales, seguirá siendo "válido hasta nueva orden", precisó Draghi.

Los datos económicos tendrán que ser "significativamente mejores" antes de pasar página, dijo advirtiendo al mismo tiempo que no repetirá esta "guidance" cada mes.

Esta resolución seguro que se verá quebrantada por la sesión de preguntas de los periodistas, dice Holger Schmieding, economista del Banco Berenberg.

- "Grandes avances" en zona euro

Para Draghi, las políticas de ajuste y de mejora de la competitividad que se llevan a cabo en la zona euro han dado sus frutos. "En general, se han hecho grances avances desde el pasado año", dijo.

Del programa de compra de deuda pública del BCE, el OMT, que nunca ha sido utilizado aunque llevó la calma a los mercados financieros, Draghi dijo que "no es la respuesta a todos los problemas".

El presidente del BCE ha hablado de la posibilidad de publicar las minutas de las reuniones del consejo de gobernadores, una medida que contribuiría a hacer más transparente la institución, también en la línea de lo que hacen otros bancos centrales.

No obstante, la decisión la tendrán que tomar de "forma verdaderamente consensuada" los 23 miembros del consejo de gobernadores, es decir, los 17 gobernadores de los bancos centrales de la zona euro y los seis miembros del directorio, dijo, antes de precisar que este hará una propuesta a los gobernadores "en otoño".

La publicación de estas minutas -que hasta ahora permanecen en secreto por un periodo de 30 años- solo supone un "valor añadido en la comunicación" en la medida que "no amenaza nuestra credibilidad", dijo, antes de advertir contra toda "politización" de las decisiones de política monetaria, dejando entrever que no se transcribirán todas las discusiones.

Todo esto sugiere que "el BCE no publicará procesos verbales que atribuyan ciertas opiniones o votos individualmente", explicó Holger Schmieding.

Esto sin duda tranquilizará al predecesor de Draghi al frente del BCE, Jean-Claude Trichet que en una entrevista al semanario alemán Die Zeit, este jueves, dijo estar preocupado porque el BCE deje de hablar "con una sola voz".AFP

Categoria: