Donald Trump dice que el acuerdo de Barack Obama con los republicanos es un "chiste"

"Al final se trata de cuadrar el presupuesto, y esto está muy lejos de equilibrar las cuentas", subrayó el empresario, que hasta mayo pasado coqueteó con la posibilidad de presentarse a las primarias republicanas para las presidenciales de 2012.

Según el acuerdo cerrado tras semanas de negociaciones, Obama autorizará al Congreso a elevar el techo de la deuda por un valor mínimo de 2,1 billones de dólares y una reducción del déficit en al menos 2,5 billones de dólares durante los próximos 10 años.

Concluidas las negociaciones, hoy está previsto que el Congreso vote sobre un aumento de la deuda nacional bajo un pacto que no resuelve el déficit, amenaza con fracturar a los partidos y no ha devuelto la confianza a las agencias calificadoras de crédito.

Trump insistió en que las últimas semanas de negociaciones entre los republicanos y la Casa Blanca representan "otro golpe más" para Estados Unidos y lamentó que el país siga perdiendo terreno frente a China.

El empresario reconoció que el pacto supone una "victoria política" para el presidente ya que le permite resolver un problema que tenía el potencial de acabar con sus aspiraciones para un segundo mandato.

Pero Obama puede que sea "competente para ser elegido y ganar la reelección, aunque es un incompetente para regir los destinos del país", añadió Trump en una entrevista al citado canal especializado en información financiera.

El acuerdo sobre la deuda también ha sido ampliamente criticado por el premio Nobel de Economía Paul Krugman, quien acusó hoy al presidente Obama de haberse "rendido" a las exigencias de los conservadores.

"El pacto en sí es un desastre, no sólo para el presidente y su partido. Dañará una economía ya deprimida, y probablemente hará que el problema del déficit a largo plazo empeore", indicó el economista desde las páginas del New York Times.

Krugman advirtió así que el acuerdo "demostrará que la extorsión funciona y no tienen ningún coste político" y terminará llevando a Estados Unidos a través de un largo camino para convertirse en "estatus de república bananera".

El anuncio de Obama alentó a los inversionistas en los mercados de Asia y Europa pero las agencias evaluadoras de crédito Standard & Poors y Moody's todavía no han indicado si sacarán a Estados Unidos de su lista de deudores con crédito bajo vigilancia.

Según el Departamento del Tesoro, Estados Unidos ha llegado al límite del endeudamiento autorizado por el Congreso: 14,29 billones de dólares. Sin permiso para endeudarse más, el Gobierno se vería obligado a suspender pagos a partir de mañana. EFE

Categoria: