Muamar Gadafi anuncia "batalla decisiva" por Misrata, ONU votará hoy medidas

Gadafi se mantiene fiel a su determinación de "aplastar" a sus enemigos y siguió bombardeándolos el miércoles en el Oeste y el Este del país, acercándose a su bastión, Bengasi, en tanto que Occidente se mostraba impotente para impedir la represión sangrienta de la insurrección.

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU se apresta a votar hoy un proyecto de resolución sobre una zona de exclusión aérea en Libia, tras alcanzar un acuerdo de principio el miércoles, dijeron fuentes diplomáticas.

Los 15 países miembros del Consejo mantuvieron una reunión de siete horas en las que discutieron la situación en el país norafricano y debatieron las diferentes opciones para intervenir, en momentos en que las tropas de Muamar Gadafi ganan terreno día a día a los rebeldes.

"Hay un proyecto de resolución que se acordó y que ha tenido en cuenta un cierto número de observaciones. Pero esto no significa que sea definitivo", aseguró una fuente diplomática que pidió el anonimato. El proyecto de resolución, por lo tanto, puede sufrir alguna modificación antes de la votación, dijo la misma fuente.

Mientras la mayoría de naciones expresaron la urgencia de adoptar acciones, China señaló su oposición a que se decrete una zona de exclusión aérea, en tanto que Rusia no ha escondía sus dudas y Estados Unidos evidenciaba que quiere ir "más allá" de una zona de exclusión, según frase de su embajadora ante la ONU, Susan Rice.

Por su lado, la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, había declarado la víspera que "esperaba" que el el Consejo de Seguridad se pronunciase hoy jueves sobre la zona de exclusión aérea y "otras acciones" para controlar la ofensiva de las tropas de Gadafi.

Antes, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, había pedido "solemnemente" a los jefes de Estado y de Gobierno de los países que integran el Consejo de Seguridad que "apoyen" el llamamiento de la Liga Arabe para crear una zona de exclusión aérea en Libia.

A su vez, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exhortó el miércoles a "todas las partes" involucradas en el conflicto en Libia a "aceptar un alto el fuego inmediato". En este marco, la Casa Blanca pidió a las autoridades libias que protejan a los periodistas.

Cuatro enviados especiales del diario The New York Times, incluyendo un doble premiado con el Pulitzer, han desaparecido en el este de Libia, donde combaten los rebeldes y las fuerzas de Gadafi.

Tras recuperar varias ciudades en los últimos días, las fuerzas gubernamentales atacaron con aviación y artillería pesada Ajdabiya, encrucijada estratégica de comunicación y última posición de los rebeldes antes de Bengasi, 160 km más al sur.

Un total de 26 personas murieron desde el martes en Ajdabiya, declaró el miércoles a la AFP el doctor Abdelkarim Mohammad del hospital de esa ciudad. El propio hospital recibió el impacto de un obús, y una parte del personal fue evacuado hacia Bengasi, según otro médico, pero las tropas de Gadafi controlaban actualmente la carretera entre las dos ciudades.

El régimen anunció que había recobrado el control de ese enlace, pero los combates continuaban en la ciudad y en los alrededores. "Practican la política de la tierra quemada", denunció Jamal Mansour, comandante de los rebeldes en la ciudad.

"Los tanques bombardean de manera intensa y sostenida, y horas antes hubo ataques aéreos, pero ahora los revolucionarios han logrado quitarle siete tanques a esos perros, y si Dios quiere ganaremos", añadió.

La televisión oficial y el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaaim, anunciaron que Ajdabiya está controlada ya por las fuerzas de Gadafi.

El portavoz del Consejo Nacional de Transición (CNT) -órgano de gobierno de la rebelión-, Jaled el Sayeh, desmintió que los insurgentes se hubieran retirado hacia Bengasi, pese a las escenas de desbandada que observaron periodistas de la AFP a últimas horas de la tarde del martes.

Las calles de Bengasi, segunda ciudad del país, tomada por los insurgentes unos días después del inicio de la revuelta y sede de CNT, estuvieron casi desiertas durante la mañana. AFP

Categoria: