Agua a más de mil euros

Lo dice Steve Rowe, uno de los más cualificados sumilleres de aguas del mundo. Creador del primer Premium Water Summit, en Barcelona, y recientemente elegido miembro destacado del jurado del prestigioso Water Innovation Awards en Inglaterra, tiene 44 años, nació en Inglaterra y ahora vive en la Ciudad Condal, desde hace cinco años.

Especialista en aguas, importa y distribuye aguas de todo el mundo: de lluvia, de icebergs, de volcán? «Lo que pida el cliente», dice.

Rowe pone dos ejemplos que explican la sofisticación a la que está llegando el sector de las aguas. «Los yuppies de Nueva York ya no piden vino o bebidas alcohólicas cuando se sientan en las terrazas de Wall Street para descansar o comer entre horas de trabajo», explica. «Pero como quieren que la gente sepa que ocupan un lugar destacado y que tienen dinero, piden agua, pero agua de marca, lo más cara posible, como si fuera un vino de las mejores añadas», relata. «Es como los que se compran un coche para aparentar», apunta. «El agua como termómetro de estatus social, aunque por supuesto tiene un alto componente esnob», dice.

«Y hay que tener en cuenta, añade, que estos jóvenes 'brokers' neoyorquinos marcan tendencia, así que no es raro que en breve veamos a jóvenes pijos en España bebiendo aguas caras de marca en las terrazas de medio país». El segundo ejemplo que cita Rowe respecto al agua tiene que ver con los restaurantes de alta gama.

«Han llegado a tal nivel de exigencia que la necesidad de ofrecer cosas diferentes que los establecimientos de la competencia les ha llevado a ofrecer extensas cartas de aguas, sales o aceites». «Ofrecer platos novedosos cada vez es más difícil, así que para diferenciarse tienen que dar servicios distintos».

Pero el lujo se ha situado a tal altura, explica, que ya se venden en España botellas de agua a 1.000 euros el litro. «Cada vaso sale a cien euros», dice entre risas. Se trata de la firma Ogo, cuya botella se vende con incrustaciones de Swarovski, contiene 35 veces más de oxígeno de lo normal y se comercializa por encargo con dos meses de espera. «Sólo está disponible en una tienda de Barcelona (colmado Quilmez) y en los Vips de Madrid», afirma.

«Estamos en la sociedad que rinde culto a la marca, sólo así puede explicarse que haya gente que pague este precio por una simple botella de agua».

Fuente:
Cocinaabierta.com

Categoria: