Para formar parte de la información

Javier Paz García's blog

El vicio contemporáneo

Javier Paz García's picture

Hace unos días escuché en la radio el testimonio de un residente de la Florida quien declaraba que luego del paso del huracán Irma no había wifi, no había baños, ni comida. Me pareció curioso que en una situación de desastre, lo primero que puso en la lista de faltantes fue el internet inalámbrico, por encima de la necesidad de defecar y alimentarse.

Ideología y periodismo

Javier Paz García's picture

El gremio periodístico a nivel mundial pretende inculcar la idea de que un buen periodista debe estar libre de ideologías y que su único objetivo debe ser la búsqueda de la verdad. Tal proposición implica una disyuntiva entre ideología y búsqueda de la verdad lo cual no es cierto. Y es que la ideología, entendida de una manera amplia, no es más que el conjunto de principios y valores que guían nuestro comportamiento y nos ayudan a decidir si algo es bueno o malo. Bajo este criterio, no existe una sola persona libre de ideología.

¿Qué significa quebrar en una economía de mercado?

Javier Paz García's picture

En una economía de mercado las empresas nacen para generar ganancias para los propietarios. Para lograrlo deben producir o comercializar bienes y servicios que sean de utilidad para la sociedad y que se vendan a precios superiores a los costos de producción, incluyendo el costo de oportunidad del capital que los propietarios tienen invertido. El lucro es la medida de cuán beneficiosa es una empresa para la sociedad en general. Microsoft genera altas utilidades porque los productos y servicios que comercializa son altamente beneficiosos para aquellos que los adquieren.

El valor de Menger

Javier Paz García's picture

Los economistas clásicos como Smith, Hume y Ricardo consideraban que el valor de un bien estaba determinado por el trabajo que se había puesto en él. Es decir, si producir un kilo de naranjas requería dos horas de trabajo, el kilo de naranjas podría ser intercambiado por otros bienes que requirieron en su producción dos horas de trabajo.

La utopía socialista

Javier Paz García's picture

Si los seres humanos fueran unos ángeles, entonces no se necesitaría de gobiernos y la utopía anarquista sería la mejor forma de organización política. Si los seres humanos fueran malvados, los Estados tendrían que funcionar como cárceles, controlando a todas las personas. No es casual que el socialismo, tanto en la concepción teórica marxista, como en la práctica de los países que lo implementaron desde la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas hasta la Cuba y la Venezuela de hoy se parezcan más a una cárcel que a otra cosa.

La pobreza de Raskólnikov

Javier Paz García's picture

Hará unos 20 años leí Crimen y Castigo de Fedor Dostoievski. De aquella lectura me impactó la despreocupación del personaje Rodión Románovich Raskólnikov por los bienes materiales. La novela me hizo reflexionar que no importa cuánta ropa tenga, siempre la tendré en exceso, que mientras menos tiempo pierda comprando ropa, o pensando si tal camisa se ve mejor con aquel pantalón, más tiempo gano en hacer cosas que de verdad me gustan.

La trampa de la democracia

Javier Paz García's picture

La ola populista en Latinoamérica, con su cuota de despilfarro, corrupción, abusos de poder y destrucción de las instituciones republicanas es un buen ejemplo de las limitaciones y los riesgos de la democracia. En todos estos países los gobernantes populistas accedieron al poder de forma lícita y democrática y en todos los casos debilitaron la democracia y cometieron abusos una vez en el poder.

Las consecuencias del salario mínimo

Javier Paz García's picture

Comencemos por lo conceptual. El salario mínimo ocasiona que una persona que está dispuesta a trabajar por un salario inferior a cierto nivel determinado por el gobierno y alguien que está dispuesto a contratarlo no puedan llegar a un acuerdo. Dos personas que están dispuestas a lograr un acuerdo de manera voluntaria y libre, que no ocasiona perjuicios a terceros son prohibidas por el Estado de llevar dicha transacción. Legislar el salario mínimo es un ataque directo a la libertad de asociación de las personas y por tanto es inmoral.

Robo legalizado

Javier Paz García's picture

La potestad que se atribuye el Estado para determinar incrementos salariales en el sector privado es un atropello y un robo y convierte al gobierno en un usurpador. Alguien podrá objetar que calificar así al gobierno es una hipérbole, una exageración e incluso un exabrupto. Para justificarme recurro al diccionario: el robo es un “delito cometido contra la propiedad privada por el que toma con violencia lo que no le pertenece” y ladrón es quien “hurta o roba”.

Los pobres no pueden tener empresas

Javier Paz García's picture

Una de las claves para que se reduzca la pobreza en un país es que hayan condiciones e incentivos para que la gente emprenda negocios. La pobreza no se disminuye sistemáticamente con bonos y subsidios estatales, sino con trabajo. Y para que haya trabajo tienen que haber empresas y mientras más empresas hayan, más trabajo habrá, más competencia, mejores sueldos para los trabajadores, más y mejores productos para los consumidores y una mejora general en el nivel de vida de la población.

Motivos prácticos para despenalizar las drogas

Javier Paz García's picture

Bolivia ha pagado un precio demasiado alto en su lucha contra el narcotráfico. Decenas de muertos entre militares y campesinos, una penetración de las estructuras de poder por parte de los narcotraficantes, mayor corrupción en el sistema judicial, mayor delincuencia en las ciudades, etc. Sin embargo el mayor costo ha sido probablemente que la lucha contra el narcotráfico encumbró la carrera política de un cocalero hasta alcanzar la presidencia de la República. Hoy tenemos el peor gobierno de la historia democrática de Bolivia.

Las drogas y la libertad

Javier Paz García's picture

Si creemos en la libertad de cada ser humano como un derecho inalienable, entonces no deberíamos aceptar que el Estado nos regule qué podemos y qué no podemos meternos a la boca. Desgraciadamente, la mayoría de la gente, incluyendo juristas e intelectuales, no tienen claro qué son los derechos humanos y tampoco tienen, más allá de los discursos y la retórica (donde hasta los tiranos dicen defender la libertad), un compromiso firme y consecuente con el derecho de cada persona a elegir su destino.

Los derechos humanos y la ley

Javier Paz García's picture

Una forma de definir los derechos humanos es referirse a las leyes que existen al respecto. Bajo este esquema un abogado podrá decir que la provisión de agua potable es un derecho humano porque tal o cual ley así lo declara o que el derecho a la salud gratuita está normado en n países del orbe y eso es prueba suficiente para declararlo un derecho humano universal. El problema de este método es que nos llevaría a concluir que la esclavitud en la Roma imperial, la discriminación de moros y judíos en la Europa de la edad media o el apartheid en Sudáfrica son justificables porque eran legales.

Dos test para los derechos humanos

Javier Paz García's picture

Si usted naufragara en una isla desierta junto a otras dos personas desconocidas, ¿cuáles serían las obligaciones que se tienen entre sí? Usted no puede matar, golpear o robarle a los otros sus pertenencias y viceversa porque nuestra calidad de humanos e iguales entre sí (iguales en derechos) nos obliga a respetar la vida, la libertad y la propiedad de los otros como también a exigir su respeto para con nosotros.

El agua no es un derecho humano

Javier Paz García's picture

Un derecho humano no es algo que el Estado otorga, sino al contrario es una libertad inherente al ser humano que el Estado no debería conculcar. Por ejemplo, la libertad de expresión es un derecho humano. Cada persona desarrolla sus propias ideas y pensamientos el Estado no debería castigar o prohibir el derecho de las personas para expresar tales ideas.
El agua no es un derecho humano, es un bien económico, que efectivamente es indispensable para vivir, pero que para obtenerse requiere de trabajo, al igual que requiere de trabajo hornear pan o cosechar trigo.

El extraordinario espíritu navideño

Javier Paz García's picture

Mi abuela paterna organizaba unas navidades espectaculares a tal punto que el mismísimo Papa Noel nos entregaba los regalos bajo una lluvia de fuegos artificiales mientras sudaba chorros bajo su traje invernal. La preparación de la fiesta no era cosa para tomarse a la ligera y comenzaba semanas e incluso meses antes. La celebración no solo requería un arduo trabajo sino también un elevado costo, por la comida, los fuegos artificiales, el pino de verdad de tres metros de altura, etc.

¿Cuál dignidad?

Javier Paz García's picture

Evo Morales subió al poder bajo con promesas de traer dignidad al pueblo boliviano. ¿Qué entendemos por dignidad? El significado es amplio y podríamos entender que una persona es digna para cierto cargo cuando reúne las condiciones intelectuales, morales y la experiencia para desempeñar bien sus funciones o a la dignidad de un padre que puede decirle a sus hijos, sin faltar a la verdad, que no ha estafado a nadie, que ha sido un hombre honrado, que lo que ha conseguido, sea poco o mucho, lo ha hecho con su esfuerzo y sudor.

¿Por qué hay socialistas que se vuelven liberales?

Javier Paz García's picture

Durante mis lecturas he encontrado que muchos liberales fueron en algún momento de su vida socialistas o colectivistas, es decir personas que no creían en la interacción libre y voluntaria entre seres humanos y que apostaban a que una mejor sociedad venía de la mano de algún gobierno totalitario presidido por un dictador benévolo.

¿Qué hace bien el Estado?

Javier Paz García's picture

Milton Friedman alguna vez bromeó que si al gobierno federal le encargaran el cuidado del desierto del Sahara, pronto habría escasez de arena. Está bastante probado que los gobiernos son malos administradores en general y que donde se meten ocasionan distorsiones que en muchos casos terminan siendo contraproducentes contra los objetivos que supuestamente quieren lograr. Este dato no es una cuestión de preferencia ideológica, sino algo estadísticamente comprobable en diferentes culturas, épocas, niveles de educación, idiomas, climas o religiones.

Texas vs. Venezuela

Javier Paz García's picture

La edición dominical de El Deber hace una comparación entre el estado de Texas y la República Bolivariana de Venezuela indicando que el PIB per cápita venezolano es de $US 13.000 y su índice de desarrollo humano es de 0,697 mientras los indicadores texano son de $US 45.000 y 0,914 respectivamente. El factor que mejor explica esta diferencia es el régimen de propiedad privada. En Texas quien es dueño del suelo, es dueño de sus recursos y si encuentra oro o petróleo, le pertenecen, se hará rico y pagará impuestos razonables sobre su explotación.

Los enemigos del comercio

Javier Paz García's picture

Pensadores como Marx, Mises, Gramsci, Keynes, Hayek o Friedman entendían que las ideas de los intelectuales tienen una gran influencia en el mundo. “Los hombres prácticos, que se creen exentos de cualquier influencia intelectual, son usualmente esclavos de algún economista difunto” escribía Keynes en las notas finales de su Teoría General .

Pages