Para formar parte de la información

Trino Márquez's blog

Grietas en la Casa Amarilla

Trino Márquez's picture

El encuentro del gobierno con varios partidos minoritarios con el fin de constituir una mesa de diálogo y llegar a un conjunto de acuerdos, algunos de los cuales entraron en vigencia, desató una larga cadena de críticas, no solo de los "guerreros del teclado", grupúsculo imposible de complacer, sino de analistas muy sensatos, que tratan de interpretar el curso de la realidad nacional con el cerebro, y no con las vísceras.

El Brexit: La marcha de la locura

Trino Márquez's picture

El pueblo inglés se encuentra muy cerca de concretar uno de los mayores desaciertos de su larga historia. El error comenzó cuando en 2016, David Cameron, para entonces primer ministro del Reino Unido y firme partidario de permanecer en la Unión Europea, convencido de que ganaría una consulta popular, convocó a los ciudadanos británicos para que se pronunciaran acerca de si el país debía continuar en la Unión o abandonarla. La excesiva confianza en su liderazgo lo llevó a cometer el pecado de la soberbia.

Política sin partidos

Trino Márquez's picture

Fernando Mires es uno de los intelectuales más respetados que han acompañado a la oposición democrática venezolana durante las dos décadas de lucha contra la hegemonía de Hugo Chávez y su fiduciario, Nicolás Maduro. Siempre polémico y agudo, plantea observaciones críticas cuando lo considera conveniente. Complacer o acomodarse en una zona de confort no es su estilo. Polis, su revista digital, aunque aborda diversos temas y presenta procesos políticos en diferentes regiones del planeta, constituye una referencia obligada para entender lo que sucede en Venezuela.

La ruptura del diálogo

Trino Márquez's picture

Nicolás Maduro dice haber decidido pararse de la mesa de negociaciones en Barbados debido al apoyo que Juan Guaidó les dio a las más recientes sanciones aplicadas por Donald Trump contra el régimen. Consideró que tal respaldo era un irrespeto y una traición a los venezolanos y al diálogo entablado entre el gobierno y la oposición. La verdad debe de ser muy distinta.

Las sanciones: ¿Aplaudirlas o condenarlas?

Trino Márquez's picture

El asunto es complicado de encarar y no admite respuestas simples. Las sanciones aplicadas por Donald Trump contra el gobierno de Nicolás Maduro, por rebote terminarán golpeando a los venezolanos, desde los empresarios hasta los modestos trabajadores. Este efecto no buscado le servirá a Maduro para alimentar el sentimiento antinorteamericano existente entre los militantes del Psuv y en otros sectores, incluidos algunos grupos opositores.

La carnada de las parlamentarias

Trino Márquez's picture

El régimen insiste en que en 2020 sí habrá comicios: las elecciones para la Asamblea Nacional. Resulta obvio: la cita está prevista en la Constitución. El propósito que busca consiste en tratar de enredar a la oposición en un debate bizantino. Partir las aguas entre quienes sostengan que debe acudirse y quienes defiendan lo contrario. Yo creo que a esas elecciones hay asistir, así como hay que asumir el reto cuando se convoca la elección de una reina de carnaval o de una junta de condominio.

El obsceno cinismo de la maldad

Trino Márquez's picture

El nuevo apagón nacional ha recibido la misma respuesta de siempre por parte del régimen de Nicolás Maduro: la desvergüenza insolente. Amenazaron al ingeniero Winston Cabas y agredieron a su familia porque Cabas dijo lo que todo el mundo sabe: que era perfectamente factible que ocurriese otro colapso nacional debido a que el sistema eléctrico fue devastado.

País militarizado y martirizado

Trino Márquez's picture

La ratificación de Vladimir Padrino como ministro de la Defensa evidencia de nuevo el grado de dominio alcanzado por ese general y, en términos más globales, por la cúpula militar. Lo que va quedando en el gobierno de poder civil es un residuo. Jamás se le habría ocurrido a un general exigirle a Rómulo Betancourt, a Raúl Leoni, a Rafael Caldera, a Carlos Andrés Pérez, hasta podría incluirse a Hugo Chávez, permanecer al frente de ese ministerio porque ese oficial se consideraba el factor de equilibrio y cohesión de la institución castrense.

El efecto Bachelet

Trino Márquez's picture

El detallado y filoso informe de la doctora Michelle Bachelet acerca de la situación de los derechos humanos en Venezuela tuvo efectos cataclísmicos sobre el régimen de Nicolás Maduro. Hasta el momento de su publicación, Maduro había asumido el papel de víctima. El gobernante de un modesto país latinoamericano estaba siendo acorralado con sanciones financieras por la primera potencia militar y económica del mundo. ¡Qué asimetría!

Estado de terror

Trino Márquez's picture

El régimen aspira a reducir el asesinato del capitán Rafael Acosta Arévalo y la amputación de los ojos del joven Rufo Chacón, a censurables excesos de unos funcionarios de la Dgcim y de unos policías de PoliTáchira. Pretende hacer creer que detrás de esos abominables hechos no hubo una orden superior, una cadena de mando y una política global dirigida a aniquilar a oficiales acusados de sedición e inocular miedo en todos sus compañeros de armas.

La correcta doctora Bachelet

Trino Márquez's picture

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos no va en misiones oficiales a países donde prevalece el Estado de Derecho, se respetan las minorías, la figura del preso político no existe, la gente come las tres veces al día con una dieta balanceada, hay libertad de prensa, se consiguen con facilidad medicamentos y la gente no emigra, ni les crea problemas a sus vecinos, pues se siente a gusto de vivir en su territorio. La Alta Comisionada no va a Suiza o a Noruega, salvo que quiera ver vaquitas con cencerros o fiordos.

Cuidado con Cúcuta

Trino Márquez's picture

El reciente trabajo del periodista Orlando Avendaño en el portal PanamPost, acerca de los supuestos manejos dolosos en los que se habría incurrido con recursos destinados a la ayuda humanitaria recaudada en el concierto de Cúcuta, desató una pequeña tormenta. El gobierno de Nicolás Maduro habló de corrupción y señaló a Juan Guaidó y a Voluntad Popular como responsables del desaguisado. Jorge Rodríguez se deleitó hablando de cómo ellos, castos angelitos, estaban conmovidos por la crueldad con la que actúa la ultrederecha, insaciable cuando de dinero se trata.

La importancia de negociar

Trino Márquez's picture

A raíz de la ronda de conversaciones en Oslo, varios sectores de la oposición, especialmente los que viven en el exterior, han expresado algunas opiniones sorprendentes por el nivel de desconocimiento e insensatez que manifiestan. Tomo una en particular: la de Jaime Bayly, quien sintetiza la posición de muchos de ellos. De acuerdo con este personaje, Juan Guaidó traicionó su diáfana postura inicial: solo discutiría con Maduro los términos de su salida de Miraflores; ninguna otra opción.

Hay que apoyar a Noruega

Trino Márquez's picture

Gracias al golpe de audacia dado en enero por la oposición representada en la Asamblea Nacional, la dictadura y el drama venezolano pasaron a ser de nuevo tema central de la agenda internacional. No ha sido opacado ni por la crisis política nicaragüense, ni por el descalabro económico del gobierno de Mauricio Macri, que puso, de forma insólita, a la señora Cristina Kirchner a puntear las encuestas para la presidencia de Argentina.

Sin fuerza no hay negociación

Trino Márquez's picture

La cita en Oslo revivió un viejo debate que aparece y desaparece, según las circunstancias, en la oposición. Se dialoga y negocia con el régimen presidido por Maduro para buscar una salida pacífica y concertada a la crisis; o no se dialoga ni se negocia, sino que se le derrota y derroca. Quienes se pronuncian contra el acercamiento entre el gobierno y la oposición acusan a quienes lo promueven de colaboracionistas, entreguistas y otros calificativos parecidos.

Después del 30: reflexionar y corregir

Trino Márquez's picture

El escenario de la oposición después del experimento fallido del 30 de abril cambió. El ascenso vertiginoso que se produjo después del 5 de enero cuando Juan Guaidó se juramentó como Presidente de la Asamblea Nacional y luego como Presidente encargado, se detuvo. Si la dirigencia política no se mueve en la dirección adecuada, podríamos regresar al estadio en el que nos encontrábamos a finales de 2018, cuando la nota dominante era el pesimismo.

Una relación inteligente con los militares

Trino Márquez's picture

El reto político e intelectual más exigente que tienen los demócratas consiste en tramar una relación inteligente con la FAN. Esta exigencia se tornó aún más urgente luego de la fallida insurrección del 30 de abril. Ese día se sobreestimó el peso de los militares en el proceso de recuperación de la democracia, según Juan Guaidó lo admitió en su entrevista con The Washington Post. Se pensó que la FAN implotaría.

El alto mando de la FAN compañía anónima

Trino Márquez's picture

Aunque los hechos del lunes 30 de abril revelaron que existen fisuras en la FAN -de otra manera no se explica la participación del exdirector del Sebin, general Cristopher Figuera, en la fuga de Leopoldo López- la respuesta del Alto Mando en contra del movimiento rebelde fue categórica. En su alocución al país, Vladimir Padrino López estuvo acompañado de sus generales. Su intervención no tuvo matices: apoyó a Nicolás Maduro sin atenuantes.

El gobierno no quiere negociar… ¿razones?

Trino Márquez's picture

La solución ideal, óptima, de la terrible crisis que vive el país, sería la concreción de unos acuerdos negociados entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición, liderada por Juan Guaidó, quien es evaluado positivamente por 70% de los venezolanos, mientras su oponente exhibe esa misma cifra, pero de rechazo. Maduro se encuentra aislado en el plano internacional. Las elecciones del 20 de mayo fueron criticadas por la mayoría de las naciones democráticas del planeta. Su legitimidad de origen ha sido cuestionada. Se encuentra en bancarrota. Cercado financieramente.

El Banco Central ya no es banco central

Trino Márquez's picture

El Banco Central de Venezuela dejó de ser un banco central desde hace bastante tiempo. Así como el chavismo destruyó a Pdvsa, la CVG, la Petroquímica, la Cantv, el Metro de Caracas, la Electricidad de Caracas, las Fuerzas Armadas y todos los demás símbolos de la modernidad y el tránsito de la Venezuela rural y atrasada a la Venezuela urbana y moderna, también acabó con el BCV, institución que concretó la unidad del Tesoro Nacional y acabó con la dispersión y el desorden en las finanzas públicas existentes antes de su creación.

Pages