Para formar parte de la información

José Luis Zambrano P.'s blog

Libere a este pueblo en el nombre de Jesús

José Luis Zambrano P.'s picture

Yacía arrodillado, sin vacilar por un instante en su intención de abrazarlo y aprovechar esta oportunidad inigualable de convertirse en un vocero poco convencional. Lo tenía en frente, con su cabello desmarañado, su mirar ambiguo y ataviado con la vestidura hemisférica de buscar una justicia cada vez más complicada.

La maldad asestada en Venezuela

José Luis Zambrano P.'s picture

La maldad asestada en la Venezuela de los últimos 19 años no se da ni un respiro para la paz. Lanza sus bombas enquistadas de caos y efectúa tantos movimientos simultáneos para el desorden, que tengo la rancia sensación que se preocupa más en desmoralizar y generar desdicha para los venezolanos que en tratar de aparentar un Gobierno coherente.

Con el mismo guion para el caos

José Luis Zambrano P.'s picture

Pareciera que ya nada es intempestivo en Venezuela. Todos esperan con la resignación acostumbrada, el golpe en el costado emocional y la variada estratagema para estar entretenidos con las tragedias.

Cómo se extrañan las noticias optimistas en una tierra con tantos derechos por cumplir y privilegios por recibir. Mientras más anuncios son vociferados con un temple destructivo desde Miraflores, en proporciones inimaginables se presenta el éxodo de venezolanos, con la fe extraviada en esa espera interminable porque la justicia constitucional, recobre los buenos modos democráticos.

Se extraviaron las tablas matemáticas

José Luis Zambrano P.'s picture

Para nadie es un secreto que la economía venezolana es un entrevero indescifrable, carente de coherencia para el desarrollo y con propensión enfebrecida hacia una inflación galopante. Una realidad tan dura como enigmática.

Reconozco no entender un ápice sobre los últimos anuncios de Maduro. Creo que en esa misma ofuscación se encuentran los más eruditos, sufriendo una incomprensión infernal entre sus conocimientos y esa realidad desmesurada que vive Venezuela en su ámbito financiero.

La repetida fórmula de la confusión

José Luis Zambrano P.'s picture

Todo lo juegan a su modo. Imponen reglas y hasta obligan a los medios a utilizar el mismo lenguaje y a aceptar los hechos, tramados siempre con sus manipulaciones diversas.

El viernes pasado, el inconmovible ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, quien se ha puesto el uniforme manchado de cuanto cargo público le ha regalado la dictadura, puso el dedo en la llaga con una declaración tan falsa, como esa intentona de magnicidio que sólo dejó en claro la poca valentía del componente militar venezolano.

El sueño de un país sin-cero

José Luis Zambrano P.'s picture

Reconozco que a veces padezco de recuerdos infernales sobre las llamadas imprevistas a pasar al pizarrón, para desmontar cifras, dilucidar ecuaciones enrevesadas o entender por qué a un mentecato se le ocurrió –para detener su tedio primitivo–, ponerse a contar y a fantasear con números.

Nunca fueron mi fuerte las matemáticas. Me hacía de la vista gorda cuando la maestra hacía esas explicaciones numéricas complicadas, mientras yo sólo ansiaba con premura las clases de castellano.

Nicaragua, en el mismo espejo astillado

José Luis Zambrano P.'s picture

Se escucha el mismo clamor desde Nicaragua. Tiene el mismo eco atronador, las posturas perturbadas de buscar una salida y las frases precisas de no hallar respuesta justa en el ámbito internacional.

No sorprende estos reflejos de angustia ni que se libre a dentelladas el acomodo de la democracia. Recobraron el fervor por una patria verdadera y los jóvenes salieron a demostrar que el pueblo no es una masa sin cavilaciones.

Por el rumbo complicado de la libertad

José Luis Zambrano P.'s picture

Es ya de dominio público internacional que Venezuela vive escamoteada, turbulenta y triste. Que el pueblo no ha hallado las soluciones balsámicas para resolver su rara ecuación política, que le ha llevado a tener un incorregible camino de precariedades y una economía histórica de desolación.

¿A quién se le puede enderezar el humor ante cortes eléctricos diarios de prolongadas horas y calores extremos? ¿Cómo puede aplaudirse el humillante sistema de transporte, fraguado para llevar a los ciudadanos en camiones de carga y bajo el riesgo inconmensurable de perder la vida?

Curso intensivo de mandarín

José Luis Zambrano P.'s picture

Si el sendero de los últimos acontecimientos sigue por la vía amarga de las decisiones torpes, no sería de desestimar el iniciar un curso intensivo de “Open Mandarín”, para sentirnos cómodos con estas nuevas condiciones nacionales.

El Gobierno de la bandera roja y los ojos rayados continúa concediendo préstamos interminables a nuestro país. A China no parece acabársele la paciencia ante tanto derrochador de oficio en Miraflores. Por supuesto, todo debe partir de una maquinación bien compuesta para aprovechar esta debacle económica y asumir algún tipo de jerarquía de poder.

En un sueño proverbial e imaginable

José Luis Zambrano P.'s picture

Siempre la esperanza viene a cuento, cuando las nubes aciagas arropan el firmamento. Parece una frase hecha a medida para evitar el desplome de las emociones diversas, en una nación con tantos años ingratos y un futuro poco alentador ante los hechos.
Al primer golpe de vista, Venezuela parece un país irremediable. Es blanco de las habladurías, de los análisis desalentadores y de la preocupación extrema frente a tantos seres humanos sumidos en la miseria, el hambre y la burla.

Un estado de locura extrema

José Luis Zambrano P.'s picture

He considerado desde hace tiempo, que en Venezuela se dan las teorías inversas y las lógicas revueltas. El anuncio de un aumento salarial debería de erigirse como un aliciente sin pretextos para esbozar una sonrisa y soltar algún suspiro de alivio. Pero en la calamidad nacional, este incremento sólo agrava la ruindad y decadencia social, económica y política a las cuales no les recetan escapatorias.

Una trastada de marca mundial

José Luis Zambrano P.'s picture

A pesar que los ojos de los cinco continentes se hallan vertidos en conocer los resultados de los encuentros del Mundial Rusia 2018, se suscitaron esta semana varios acontecimientos respecto a nuestro país, para revolverle estómago a cualquiera y generar un interés como aliciente de un “por lo menos se está haciendo algo”.

Las dudas merecidas ante la farsa

José Luis Zambrano P.'s picture

No es Presidente. Lo han dicho a voz en cuello y de forma enérgica los países que conforman la OEA. No han tenido reparo para actuar y no han creído las farsas montadas del pasado por parte de quienes usurpan Miraflores.

Ahora el hemisferio se ha puesto la corbata. Ya no se escuchan esas excusas desgañitadas ni se percibe ese temor a tomar decisiones precisas. Prevalece un fervor decidido por resolver los arreglos de una nación que, por justicia natural, merece contar con los privilegios de la bonanza y la tranquilidad económica, social y política de sus ciudadanos.

Las noticias de los miedos ocultos

José Luis Zambrano P.'s picture

Venezuela parece un carnaval incierto de noticias encontradas. Mientras muchas naciones hacen causa común para entorpecer las acciones y la autenticidad de un Gobierno que hace lo imposible por arroparse con la cobija menuda de su legalidad, el fantasma de la contradicción parece zumbarle en los oídos a Miraflores e ir en contracorriente a sus propios puntos de vista.

Los extraños secretos del poder

José Luis Zambrano P.'s picture

Los engaños pueden desprender polvaredas interminables. Los comicios de fantasía inventados por el régimen, cuya celebración minúscula y descarada sólo generó indignación en la comunidad internacional, tienen en conciencia enmarañada a Miraflores, pues ha tratado de escabullirse con unas decisiones repentinas en los últimos días.
Tras ese domingo electoral pasado al olvido, en el cual no votó nadie y los resultados se abultaron con la medida repetida de los antojos del Gobierno, las respuestas del planeta no se hicieron esperar.

El festejo de las urnas vacías

José Luis Zambrano P.'s picture

Otro sufragio inservible más para la memoria. Esta vez tuvo una suerte de luto colectivo. Calles desérticas, como de algún trasnocho decembrino. Fue la oportunidad para el pueblo venezolano, de compartir con la familia en los hogares y el hacerse el desentendido con unas elecciones presidenciales que despertó más interés en el exterior, que en un país cansado de los mismos resultados falseados.

El descaro de “¡Vamos Nico!”

José Luis Zambrano P.'s picture

Esta semana me escribió mi hermano vía WhatsApp, con un asombro desmesurado. Había descargado uno de esos juegos simplones y desabridos que abundan para celulares Android. Pero cuando me comentó de qué se trataba, me abrazó una impertinente conmoción de que el régimen debe de quedar exhausto, al no escatimar detalles hasta en las estupideces más detestables.

La desunión de un organismo inservible

José Luis Zambrano P.'s picture

Existen mancomunidades e instituciones internacionales que tienen la mala idea de no servir para nada. No hacen falta ingenios superdotados para comprender que por variados intereses, pueden crearse organismos con la estampa detestable de sólo ser útiles, cuando se requiere de un apoyo para hacer daño a uno u otro bando, sin lograr apaciguar los problemas trascendentales.

Un país insólito y desentonado

José Luis Zambrano P.'s picture

Por más que estas errantes modas sonoras, desentonen sus mensajes o carguen de estruendo las radios, con extraños compases, retumbos estridentes o sonidos imprecisos, no podemos prescindir de la música.

Un gran ejecutante de algún instrumento puede por sí sólo, ser capaz de llevar sensaciones impredecibles o fraternizar con algo celestial que sobrepasa la reflexión más aguda. Así como una canción de actualidad logra erigirse como un emblema imborrable con el tiempo, con momentos instantáneos de la vida, llevando un baúl de recuerdos que hace saltar lágrimas a través de los años.

Negreo de capitales

José Luis Zambrano P.'s picture

Cuando leí el titular de la noticia -mostrada al mundo con el escándalo y el estruendo de lo inconcebible-, tuve la detestable sensación de saber el hecho de antemano: “El gobierno de Panamá acusó a 55 altos funcionarios venezolanos de blanqueo de Capitales”. Ojalá hubiese sido un mal comercial de algún detergente engañoso, con sus propiedades mágicas de blanquearlo todo. Pero era otra realidad tan simple como embarazosa para cualquier nación.

El valor de una vida en la carencia nacional

José Luis Zambrano P.'s picture

Álvaro nunca pensó que podría sucederle. Sabía sí, que su alimentación y la de su familia, no era ni la más adecuada ni la más suculenta. ¡Pero un infarto en sus cuarenta y con tantos dilemas por resolver! El percance le ocurrió justo cuando su maleta se hallaba atiborrada de planes.

No puede borrar sus preámbulos y definiciones por una enfermedad. Sus metas están bordadas con el hilo fino del sacrificio. No puede darse el lujo ahora de seguir husmeando en la mugre del desconcierto.

Pages