Para formar parte de la información

Thays Peñalver's blog

Venezuela es un país que se ha "castrizado"

Thays Peñalver's picture

Cuando explico la “cubanización” de Venezuela, quizás cometo una injusticia porque conozco a muchos cubanos que representan con dignidad su gentilicio. Por eso voy a explicar que nos hemos más bien “castrizado”, porque quiero dejar sentado que no se trata de socialismo, ni de comunismo, sino de algo mucho más profano, pues cuando se derrumbó el muro en Berlín y cayó el telón de acero, lo que quedó fue un grupo de dictadores tercermundistas desnudos.

Un tercio de los venezolanos piden un cambio, a la mayoría les da lo mismo

Thays Peñalver's picture

Un embajador en Venezuela me preguntó si creo que la política estadounidense con mi país es en parte responsable de lo que sucede. Mi respuesta fue tan inmediata y contundente como un rotundo no y considero pertinente resaltar que su apoyo incondicional por resolver nuestra difícil realidad, es la mejor prueba.

El hundimiento de Venezuela

Thays Peñalver's picture

Venezuela chocó contra el iceberg y escorada hace aguas. Es hoy un Estado fracasado. Mientras escribo estas líneas el salario mínimo venezolano es menor a dos euros al mes y el trabajador gana el 10% de sus pares etíopes, menos de un tercio que un cubano o la mitad que un ruandés. Nadie habría sospechado jamás que un haitiano ganaría al día lo que un venezolano al mes.

2019: Escenarios para un final

Thays Peñalver's picture

Me había prometido no escribir de nuevo por un tiempo, pero luce imposible. En principio hago una llamada a la cordura y la sensatez. Son tiempos de calma olímpica y no de histeria colectiva, porque el adversario es complicado. Hemos llegado al final, no hay vuelta atrás para las partes, los tiempos están pariendo una nueva Venezuela. 2019 es el ultimo año de la locura revolucionaria. Pero hay que buscar a toda costa una salida sensata, real y definitiva, porque sobre todo amigos, necesitamos que el proceso sea irreversible.

Escenarios 2019 (Año del caos renovador)

Thays Peñalver's picture

Como lo he mencionado en diversos los foros y reuniones a los que he asistido, el 2019 será el año final para un capítulo de la historia.Ahora bien ¿Será el año de una transición?, ¿Ocurrirá el tan ansiado cambio?. Antes de dar este escenario, es necesario eliminar de nuestras vidas un mito (uno de tantos) que nos está haciendo muchísimo daño en la oposición y que es determinante para entender nuestro futuro porque no nos permite ver la crisis desde otras ópticas y contextos. Veamos.

El pinochetazo venezolano

Thays Peñalver's picture

Los polemistas del caso Nicaragua, también utilizan una visión simplista del fenómeno Pinochet. “Dictadura si sale con votos” es correcto y hasta yo he escrito sobre eso, pero siempre saldrá con las mínimas condiciones que debemos tener y exigir. Es decir dictadura por supuesto que sale con votos, pero jamás sin las mínimas garantías electorales. Ahora bien los polemistas tienen razón en algo, la abstención en si misma conduce al inmovilismo y al fracaso en forma de entrega. Por eso las salidas posibles las analizaremos en mi articulo dominical.

Desmitificando la falsa riqueza

Thays Peñalver's picture
Tags: 

Si Venezuela fuera una comedia, sin lugar alguno a dudas la puesta en escena sería la de un hombre frustrado sentado en el porche de un rancho destartalado, haciéndose pasar por rico. Pero no, no lo es, ese hombre jamás ha sido rico, por más que se lo hayan hecho creer desde el día en que nació.

La tiranía de la simplicidad

Thays Peñalver's picture

Algunos se molestan cuando refuto las tesis de que el régimen está débil, que su líder ya está listo y que viene avanzando la transición que todos anhelamos en la oposición. Las miradas llegan a ser incluso de odio, cuando trato de explicar que no todo es tan simple como un #Maduroveteya, se cumple el deseo y terminamos comiendo perdices. La cosa empeora cuando digo responsablemente y no desde mi epigástrico, que la oposición no va a gobernar “por ahora”, entonces esas miradas se vuelven asesinas y hasta podrían quitarme el habla.

La dictadura de la ignorancia

Thays Peñalver's picture

El socialismo es como el acné, una enfermedad superficial de la juventud. Como aquella frase que se le atribuye a varios pensadores: “Si usted no fue socialista antes de los veinte no tiene corazón y si lo sigue siendo después de los treinta, lo que no tiene es cerebro”. Por eso a veces me causa risa cuando veo que no pocos atacan a quienes fueron socialistas como si el pensamiento económico fuera un tema religioso, de conversiones y no de evolución.

Ya no reconozco mi país

Thays Peñalver's picture

Los ataques furibundos a Farmatodo, Lorenzo Mendoza, Henrique Capriles y muchos de los influenciadores, son sencillamente repugnantes. No solo por parte del régimen, sino por parte de esa vorágine desalentadora que todo lo destruye a su paso. Ahora bien, yo no apelaré jamás a la frase: “ya no reconozco a mi país”, ni mucho menos “en que nos hemos convertido” cuando veo los ataques monstruosos contra lo poco que queda en pie, porque a mi país lo reconozco, y muy bien.

El paquetazo y el mosquito

Thays Peñalver's picture

Le haré la pregunta contenida en una encuesta relevante y muy conocida. Le ruego que responda de acuerdo a la pregunta, suplicándole también que se esfuerce, en la medida de lo posible, evitar contestar a todas “el Socialismo”: ¿Marque en orden de importancia, cuáles son los principales problemas económicos en el país?: 1. El alto costo de la vida, 2. La inflación, 3. El desabastecimiento de alimentos, 4. El de medicinas 5. La inseguridad, 6. El desempleo, 7. La falta de dólares, 8. Las colas para comprar, 9. Los bajos salarios y 10. La crisis económica. ¿ya hizo su ejercicio mental?

El “paquetazo” de los idiotas

Thays Peñalver's picture

El venezolano aplaude que las fieras están en el Circo Romano y grita como espectador sin entender que está abajo, con las fieras. En el caso de Venezuela, el problema no radica en el que anuncia “las medidas económicas”, lo alarmante es quienes apoyan y aplauden a rabiar las medidas. Lo indignante es ver a un gentío hablar de “paquetazo”, pero lo verdaderamente escalofriante, es que pocos entienden el alcance de lo que está ocurriendo.

Entonces, Fidel Castro ganó el Mundial

Thays Peñalver's picture

Hoy la extrema izquierda, desde el régimen venezolano que sostiene que: “África ha ganado el mundial” hasta el conato español en Podemos que va mas allá y de una vez y sin tapujo sostienen que han sido “los negros” quienes se alzaron con la copa mundial de futbol. Lo hacen, no sin antes esgrimir eso como una posible bondad para dejar entrar a las pateras (barcos) repletos de refugiados de futuros “ganadores”.

El miserable de Juan Bimba

Thays Peñalver's picture

Me gustaría que el próximo presidente -en el tiempo que toque-, sea alguien graduado de una de las escuelas privadas más caras y que gracias a una familia de alta posición en la banca, pueda recibir educación en la Universidad de Columbia, realice su maestría en Harvard y que hubiera obtenido calificaciones magna cumlaude.

El Estado lambucio

Thays Peñalver's picture

María Cristina es ingeniero químico. Quiso el destino que le tocara la inmigración de su natal Valencia en Venezuela y terminara precisamente en la ciudad del mismo nombre en España, trabajando para una compañía de higiene industrial. Nunca se imaginó que debía dejar a su madre y a su hermano menor, aun estudiando sus primeros años de universidad.

El mito del Plan Marshall y Venezuela

Thays Peñalver's picture

Hace apenas semanas, todos los vuelos en la ciudad de Londres fueron cancelados por amenaza de bomba. El peligro no provenía de un sinestro terrorista sino del descubrimiento de una bomba, del tamaño de un Volkswagen, de la Segunda Guerra que no había explotado en más de setenta años (The Guardian), de inmediato fue ordenada la evacuación y todos los ciudadanos en un radio de trescientos metros salieron ordenadamente de sus casas.

El peor campo de concentración

Thays Peñalver's picture

Había un problema, a Pablito le gustaba Elvis Presley. Y para la revolución que a alguien le gustara un gringo no era aceptable y de paso, él era demasiado “hippie” cosa que en Cuba no estaba bien visto, así como a cualquiera que tuviera un afro y fuese de descendencia menos gallega. En fin, que en aquella época solo podían llevar el pelo largo y las mismísimas barbas de Jesús, siempre que se vistieran de verde oliva y hablaran una jerga inventada a cinco mil millas náuticas del mar Caribe.

Los marines del senador Corker

Thays Peñalver's picture

Recuerdo un pasaje en el libro de Michael Ignatieff “El honor del guerrero”, lo leí en al año 2002, cuando en calidad de periodista en un país africano, acompañó al Secretario General de la ONU a una reunión entre los bandos en conflicto. En la masacre, la oposición había sido literalmente desmembrada y con esto me refiero a un ataque donde los descuartizaron a machetazos. En aquel momento el liderazgo, le reclamó al representante de la ONU una “mayor ayuda de la comunidad internacional”.

Los planes del día siguiente

Thays Peñalver's picture

Lo digo hasta el cansancio, Maduro no cuenta ni con tres millones de votos. “Solo en un mes renunciaron diez mil trabajadores de PDVSA” reza una nota informativa, mientras se lee en otro medio: “Señalan acoso para evitar renuncias masivas en la Policía” (..) “Militares se suman al éxodo” o “Tres escuelas publicas funcionan en una sola infraestructura (..) 30% de los docentes en colegios públicos se han ido en apenas cuatro meses”. Leer la prensa es sencillamente auscultar el estado terminal del paciente, pero sobre todo en esta sufrida Venezuela, el mejor termómetro electoral.

Segundo error de Maduro, según los Castro

Thays Peñalver's picture

Fidel como Chávez, fueron creados por la imagen de aquellos a quienes sembró el miedo

(Lo aprendió muy tarde en 1993) “Las plantillas infladas, la tendencia al exceso de personal, el paternalismo, la falta de exigencia, nuestra súper generosísima legislación laboral y todos los vicios que la Revolución creó, digámoslo con franqueza, y no con malas intenciones. Se quería entregar un paraíso, que no se había construido todavía”.

Primer error de Maduro, según los Castro

Thays Peñalver's picture

"Hay gente que se considera un administrador socialista y no tiene idea ni de los costos, ni cuánto le cuesta la producción. Hay mucha gente que se llama socialista y de socialista no tiene un pelo. ¿Administrador socialista, y no le importa botar 100 pesos?, ¿administrador socialista, y no le importa elevar el fondo salarial mucho más que la producción? ¿Administrador socialista y llena de burócratas una oficina? ¿Revolucionario y socialista?”.

La “opción cero” de Maduro

Thays Peñalver's picture

Más allá de la leyenda blanca o negra sobre Cuba, existe una “leyenda revolucionaria”. Cuando Fidel Castro desembarcó en el Granma a reinventar la historia, Cuba era una nación que apenas tenia un millón y medio de hombres mayores de dieciocho años. La mitad de la población de Cuba vivía en el campo, quiero decir con esto que no vivían del campo y su producción, sino en un ruralismo decimonónico, de aspecto milenario en condiciones precarias como las del resto de América Latina.

La unidad de “criterios”

Thays Peñalver's picture

Cuando se habla de unidad, se piensa de inmediato en que todos debemos pertenecer a un clan que funcione como partido único, pero hay una unidad más importante y por eso le pregunto: ¿Qué explicación le da a usted su líder, su representante, sobre la situación política y social de Venezuela, lo que vivimos hoy?. Le ruego que lo piense, porque paradójicamente de su respuesta depende y mucho, la verdadera unidad y posiblemente su futuro.

Pages