Para formar parte de la información

Elías Pino Iturrieta's blog

¿Personalismos buenos y personalismos malos?

Elías Pino Iturrieta's picture

La pregunta sólo puede tener sentido en sociedades como la venezolana, en cuyo seno floreció, con numeroso auditorio, una teoría empeñada en bendecir a un César salvador. La fama de los manejadores de la teoría y el tiempo durante el cual repitieron su mensaje desde una dorada cúpula, contribuyeron en la formación de una sensibilidad capaz de congeniar con la existencia de un personalismo regenerador y de echarse con confianza en sus brazos, sin imaginar que en la unción de un Mesías republicano se ocultaba la descalificación de sus adoradores.

Chávez y la opinión pública

Elías Pino Iturrieta's picture

No se trata de una guerra entre las virtudes y los vicios, sino de un asunto de opinión pública. Nadie puede saber cómo sería el paraíso terrenal, si depende de las fantasías del mandón. Pero pudiera tratarse de un edén con él en la cúspide actuando como creador del cielo y de la Tierra, de la naturaleza y de los semovientes, con los adanes y las evas de rigor pero sin la serpiente.

La nomenklatura

Elías Pino Iturrieta's picture

Los investigadores dudan de que haya desaparecido la nomenklatura en la Rusia de hoy. En 1957, a través de un libro titulado La nueva clase, Milovan Djilas denunció la existencia de la nomenklatura. Sabía de lo que hablaba, pues había destacado como dirigente comunista en Serbia y refería una experiencia de gobierno bajo la influencia de los métodos soviéticos de control.

La barbarie vitalicia como posibilidad

Elías Pino Iturrieta's picture

En mi trabajo de escribidor he procurado alejarme del término barbarie para explicar situaciones o personajes de la historia. He considerado a ese vocablo como resultado de un prejuicio sobre la aptitud de unas sociedades a las cuales quiere imponerse una vacuna de compostura para aprobar el examen de virtudes que les permita acceder a la fiesta de la civilización occidental.