Para formar parte de la información

Plinio Apuleyo Mendoza's blog

De la mano de Cuba

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

¿Por qué no ha caído Maduro? El mundo entero se lo pregunta. Jamás se había visto un cerco diplomático tan fuerte y rotundo contra su régimen. Como es bien sabido, además de catorce países latinoamericanos que reconocen a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, Estados Unidos y las naciones más importantes de Europa hacen sonar también sus timbres de alarma contra un dictador que solo tiene el apoyo de Cuba, Irán, Rusia, Turquía y China. Huyendo del hambre, de la falta de víveres y medicamentos, tres millones y medio de venezolanos han abandonado su país.

Guaidó: Una esperanza

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Era de esperarse; el 23 de enero volvió a ser una fecha milagrosa. Como un ave fénix, la oposición resurgió de sus cenizas. Ríos de gente llenaron las calles de Caracas y de las principales ciudades del país. Al frente de estas marchas apareció un joven y valeroso líder: Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. Como tal, y obedeciendo la Constitución, fue proclamado presidente interino con el fin de convocar nuevas y limpias elecciones, poniendo así una lápida sobre la atroz dictadura de Maduro.

¿Otro 23 de enero?

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Hay quienes piensan que con el apoyo de China y Rusia es imposible una caída de Maduro. Rafael Nieto Navia sostiene que “tenemos Maduro para rato”. Esto no lo dice la extrema izquierda, sino un objetivo analista de la realidad continental como es él. Nos recuerda que en Cuba, en Nicaragua y en Bolivia, las dictaduras de estirpe marxista se mantienen en el poder. Pero la historia nos demuestra que en Venezuela puede ocurrir otro 23 de enero.

Ilusiones del 2019

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

La llegada de un nuevo año se presta para que uno, moviéndose entre anhelos muy locos, no siempre ajustados a la realidad, aspire a verlos realizados en el 2019. Son las típicas ilusiones que todo el mundo se hace en estos días de sol y de beatifica calma que acompañan el nuevo año.

Remedios para una enfermedad

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

¿Por qué, según las encuestas, solo 27,2 por ciento de los colombianos son fieles a Duque? Yo soy uno de ellos y me hago la misma pregunta. Extender el IVA a la canasta familiar era un trago tan amargo como el horrible purgante que se daba a los niños para sacarles las lombrices. A nadie le gusta. Ni siquiera a los miembros del Centro Democrático. Atento a este reparo, y buscando un consenso nacional, el presidente Duque está explorando un remedio sustitutivo para afrontar el desorden de nuestras finanzas públicas. Tenemos un presupuesto desfinanciado de 14 billones de pesos.

Nos duele Venezuela

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

"Está barato, dame dos”. Esta era la frase más común de un comprador venezolano cuando se acercaba a una tienda de lujo. En efecto, todo le parecía económico y a su alcance. Muchos años atrás, Venezuela vivía su época más próspera. Al contrario, Colombia padecía su época más tormentosa. Miles de colombianos, huyendo de la violencia política que azotaba nuestro país, emigraban a Venezuela, así como españoles, portugueses e italianos que llenaban calles y plazas. A nadie le era difícil encontrar trabajo en empresas, talleres y comercios.

Duque no tiene secretos

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Celebré con gran alegría la victoria de Duque. En cambio, me pareció desastrosa la derrota de Colombia en el Mundial de fútbol. El martes, antes de tomar el desayuno, me senté a mirar por televisión el esperado partido de nuestra selección contra Japón. Desde el comienzo, me sorprendió ver a nuestros desesperados futbolistas corriendo detrás del balón y perdiéndolo a cada instante, casi siempre sin que apareciera en su juego una estrategia bien articulada.

Nos jugamos el futuro en Colombia

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

El caso de Cuba y Venezuela es suficiente para derribar el mito populista que revive entre nosotros, con algunas mínimas variantes en la figura de Petro. En cambio, la necesidad vital para nuestro desarrollo de la pequeña empresa aliviada de cargas tributarias, el fomento de una educación avanzada, la creación de nuevos empleos son las propuestas realistas y estudiadas de un Iván Duque. Es un camino duro, pero necesario para nuestro desarrollo; de lo contrario, estamos expuestos a una crisis sin salida.

Entre un feliz asombro y la inquietud

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Por lo pronto, dos personajes resultaron altamente favorecidos en las consultas de este domingo en Colombia. Me refiero al milagroso Iván Duque y al peligroso Gustavo Petro. Son, a estas alturas del año, los presidenciables con mayores opciones.

Duque, de solo 42 años, tiene una vistosa hoja de vida. Durante ocho años sirvió como consejero por Colombia, Perú y Ecuador en el Banco Interamericano de Desarrollo, en la Corporación Financiera de Inversiones y en el Fondo Multilateral de Inversiones.

Nuestro próximo presidente: ¿cuál será?

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Incertidumbre. No hay otra manera de llamar lo que estamos experimentando y padeciendo los colombianos. En vísperas de las elecciones presidenciales, la guerrilla del Eln se ha apoderado de los territorios dejados por las Farc, ha multiplicado sus actos vandálicos, como la voladura de puentes y oleoductos, secuestros, ataques a la Fuerza Pública, desplazamiento forzoso de la población, y todo esto con el abierto apoyo de la Venezuela de Maduro. Además, los más de mil disidentes de las Farc se están pasando a las filas del Eln.

Caos en Colombia, horror en Venezuela

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

No obstante los diarios y optimistas anuncios del presidente Santos, caos es lo que está viviendo hoy Colombia. No se puede decir lo mismo de Venezuela. Allí lo que era caos se convirtió en horror. Durante mucho tiempo la escasez obligaba a los ciudadanos, sin distinción de clase, a hacer interminables colas para comprar esenciales artículos de nutrición e higiene. Ahora, según las más recientes noticias que nos llegan, en muchas zonas del país la penuria ocasiona saqueos de los desabastecidos comercios de alimentos y medicinas que aún abren sus puertas.

Ideologías: una falsa creencia

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Me sorprende que se haya vuelto común hablar, a propósito de las próximas elecciones presidenciales en Colombia, de un enfrentamiento entre candidatos y partidos de izquierda y derecha. Sea cierto o no, Sergio Fajardo no acepta ninguna de estas dos etiquetas. Tampoco Germán Vargas Lleras. Y menos aún Álvaro Uribe Vélez, quien no por casualidad, sino por razones bien fundamentadas, bautizó su partido con el nombre de Centro Democrático.

Venezuela ayer y hoy

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Me duele encontrarlos en los semáforos vendiendo cualquier cosa a cambio de unas monedas. Me cuentan que en las puertas de las universidades, en los puentes peatonales y en el propio TransMilenio venden arepas o golosinas o forman grupos de canto sin que nunca pierdan la oportunidad de exponer ante los transeúntes las razones de su éxodo. Me siento más tranquilo cuando descubro que algunos de ellos han encontrado trabajo en una peluquería o en una tienda de ropa.

Un horror sin límite

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Ya no cabe la menor duda: el pasado 30 de julio se reafirmó en Venezuela, con el beneplácito de Putin, de Raúl Castro y de Evo Morales, una feroz dictadura. Su falaz instrumento, de sobra conocido en la historia continental, fue la elección de una asamblea constituyente contra la voluntad de una gran mayoría de los venezolanos. El bravo pueblo hizo honor a su nombre movilizándose diariamente en la calle contra el régimen de Maduro y afrontando toda suerte de riesgos.

Los extravíos de un ego

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

¿Dónde y cuando empezaron los males que hoy nos aquejan? Con perdón de economistas, politólogos e historiadores, yo diría que quien mejor podría explicarlo es un psiquiatra. Solo este profesional puede mostrar cómo los extravíos de un ego encandilado por un afán de alta figuración llevaron a Juan Manuel Santos, una vez elegido, a darles la espalda al expresidente Uribe y a su política de seguridad democrática, que tan buenos resultados estaba dando.

Palabras, tan solo palabras

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Los colombianos –escribí hace mucho tiempo– hemos vivido una situación algo esquizofrénica con dos realidades que casi nunca se encuentran: la que postula el discurso, promisoria, y la que vivimos, cada vez más deteriorada. Hoy, más que nunca, lo advertimos. Un texto que transita por las redes sociales, atribuido equivocadamente a la historiadora Diana Uribe, me ha sorprendido. Atrapa las palabras y expresiones que hoy son lugar común en buena parte de nuestro mundo político y especialmente en el lenguaje oficial, para mostrar el engaño que encubren.

Cuba, detrás de Maduro

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Hasta ayer, 39 muertos y cerca de 700 heridos; centenares de estudiantes golpeados, detenidos o quemados con bombas incendiarias; valerosas mujeres que corriendo igual riesgo marchan día tras día por las calles de Caracas y de otras ciudades del país, mientras la Guardia Nacional, la Policía Bolivariana y los "colectivos" armados por el régimen intensifican sus feroces acciones represivas.

Justicia especial para las Farc

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Fue, sin duda, una intrépida exigencia de las Farc en La Habana que el Gobierno terminó aceptando. Los militares, activos o retirados, la esperan con una sombría inquietud. También, la mayoría de los colombianos, empezando por el fiscal Néstor Humberto Martínez. Me refiero a la piadosamente llamada justicia especial para la paz. ¿Qué es, quién va a integrarla, de qué manera va a sustituir a toda nuestra Rama Judicial?

El nuevo mal del siglo

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Durante mucho tiempo se creyó que el populismo era un fenómeno exclusivo de América Latina. De Perón a Chávez, su recorrido en el continente fue largo y tumultuoso. Venezuela es hoy su último y desastroso bastión. Como lo hemos visto allí, la lucha contra el hambre –su bandera predilecta para llegar al poder– termina en hambre.

¿Un nuevo menú electoral?

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

No cabe duda: la corrupción será el tema primordial de este año en el panorama político de Colombia y, por consiguiente, el leitmotiv de quienes se disputen el poder en las elecciones del 2018. Firmado el acuerdo con las Farc y aprobadas sus inmediatas secuelas por un dócil Congreso, entramos a la brava en la etapa del posconflicto, lo cual significa que la paz, así sea objeto de reparos, dejó de tener vigencia electoral.

La nueva cara de las Farc

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

En una sorprendente entrevista que vi en el canal Caracol, ‘Carlos Antonio Lozada’, destacado miembro del secretariado de las Farc, nos mostró la nueva cara de su organización. La que veremos el próximo, año cuando las Farc se conviertan en un partido político y solo queden en el recuerdo sus campamentos en la selva, los fusiles que llevaban día y noche y los camuflados que componían su amenazante indumentaria de guerrilleros. Ahora ‘Lozada’ tiene la serena pinta y la fácil elocuencia de un senador. Sí, no tardaremos en verlo como un nuevo padre de la patria.

A pupitrazo limpio

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Fue grande el engaño. Enterados de que se estaba trabajando duramente en La Habana para hacer los ajustes solicitados por los expresidentes Uribe y Pastrana, personajes como Alejandro Ordóñez, Marta Lucía Ramírez, Jaime Castro, comunidades cristianas y asociaciones de víctimas llegamos a pensar que la derrota del Sí había obrado en Santos un saludable efecto.

Las orejas del conejo

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

Buscar hacer retoques cosméticos de forma y no de fondo para presentar una nueva versión del acuerdo final a la hora de recibir el Nobel podría ser la mejor manera de esconder las orejas del conejo.

Nunca he visto en el país un panorama tan confuso como el que estamos viviendo con motivo del acuerdo de paz. Tiene razón María Isabel Rueda cuando dice que desde cuando perdió el Sí, el Gobierno no ha pensado sino en ponerles conejo a los del No. ¿Podrá hacerlo?

El sueño de la paz puede convertirse en una pesadilla

Plinio Apuleyo Mendoza's picture

El acuerdo final suscrito por el Gobierno y las Farc será sometido a consideración de los colombianos en un plebiscito que tendrá lugar el próximo 2 de octubre. Abarca 297 páginas que muy pocos han tenido la paciencia de leer. Son densas, abordan temas muy complejos y a veces resultan nada claras para el ciudadano común. No obstante, sin tener un real conocimiento del acuerdo, el elector se encontrará a la hora de votar con una pregunta para la cual solo existen dos opciones: un sí o un no.

Pages