Para formar parte de la información

Alejandro Armengol's blog

Lo que el coronavirus se llevó: el papel higiénico

Alejandro Armengol's picture

Es una obligación tocar el tema. Los análisis políticos. La jugada de Donald Trump de reconocer la plena dimensión de la crisis por la pandemia, que de nuevo lo acerca a la reelección. La victoria —una y otra vez— de Joe Biden sobre Bernie Sanders en las primarias. Las repetidas caídas de la bolsa, que a diario consumen miles de millones de dólares. Todo ello ocurriendo y, mientras tanto, mi mujer me recuerda que en su baño quedan cinco rollos de papel higiénico y en el mío cuatro.

Las dos caras de la intolerancia: una de gritos y otra de muertes

Alejandro Armengol's picture

Cada vez con mayor fuerza, se impone en la sociedad estadounidense una actitud intolerante que tiene como causa y consecuencia una tensión emocional nada propicia al debate.

Pero este es, hasta cierto punto, el rostro más suave del problema. Porque la otra cara significa destrucción y muerte.

Pastores por la Paz: propaganda política disfrazada de humanitarismo

Alejandro Armengol's picture

De nuevo “Pastores por la Paz” ha viajado a Cuba. Lo ha hecho en 30 ocasiones, desde 1992. Más que de esfuerzo humanitario, se debe catalogar la organización de grupo propagandístico con un objetivo muy concreto: buscar adeptos y propagar una visión idílica del régimen.

Sus integrantes llegan a La Habana tras un recorrido por diversas ciudades estadounidenses —en esta ocasión fueron 46—, donde solicitan ayuda humanitaria y medicinas para los cubanos.

En Venezuela la banalidad del mal tiene dos nombres: Chávez y Maduro

Alejandro Armengol's picture

En 2000 Hugo Chávez intentó una “recolonización” de Venezuela con sus propios pobladores.

La idea fundamental era revertir el flujo migratorio del campo a la ciudad, y para ello entregar a los campesinos tierras que estaban en manos de “muchos propietarios que en la realidad vivían en Miami o en Londres”.

Hoy el fracaso de ese plan no se expresa solo en frases ideológicas y declaraciones políticas, sino en hechos simples.

Por un socialismo democrático

Alejandro Armengol's picture

Lo primero. Ni fantasma, ni utopía ni tomar el cielo por asalto. Se trata de un programa de gobierno, no de cambiar el mundo. Tampoco es algo nuevo. Ha existido y existe en Europa, y con mayor o menor énfasis en otras partes, sin necesidad de barricadas, himnos y banderas. Lo demás es ruido e ignorancia, y la ignorancia es el arma de los pícaros.

Estados Unidos se "latinoamericaniza" bajo Trump

Alejandro Armengol's picture

La disputa entre Washington y Pekín comienza a desbordar los marcos de una simple guerra comercial, escenificada con la imposición de tarifas mutuas, para abarcar otras esferas que no solo ponen en peligro el desarrollo económico de ambas potencias sino retrotraen la confrontación a esquemas históricos y políticos que se creían superados por sus consecuencias nefastas.

Con su estilo populista, Trump ha creado una amalgama ideológica donde el libre mercado y el mercantilismo se dan la mano.

Cuba, Venezuela, la familia y la vía coreana

Alejandro Armengol's picture

Como en un lance de muy reducidas alternativas, el régimen cubano siempre ha mostrado unos dados con apenas dos caras: aceptar una situación sin cambio político en la isla o el peligro del caos. Es posible que ha llegado el fin de tal dicotomía, pero también cabe la duda si asistimos a un bluff por parte de Washington.

El presidente Donald Trump amenazó al gobierno cubano con un “embargo total y completo”, pero resulta difícil considerar la amenaza más allá de una fanfarronada.

Trump, Cuba y el juego electoral

Alejandro Armengol's picture

Cuba y Venezuela se limitan a ser piezas electorales en el juego emprendido por el presidente Donald Trump para ganar la reelección. Lo demás es mucho ruido y un poco de furia, donde realidad y farsa se mezclan sin tino ni gracia.

Claro que la suerte y el juego tienen sus recompensas y lo primero es congratular al exilio de Miami —¿hay que agregar “histórico”?— por recibir una brisa en el ocaso. Hoy sus miembros pueden exclamar que ahora sí van a construir (digo, a derrotar) el “castro-comunismo”. No suena serio, pero qué importa.

Cuba y la doble ciudadanía como rehén

Alejandro Armengol's picture

La Constitución cubana recién enmendada acepta la doble ciudadanía, pero más que un paso de avance, el cambio no solo resulta engañoso sino completamente arcaico.

En última instancia, el gobierno cubano sigue sin permitir romper el cordón umbilical a quienes han adquirido una nueva ciudadanía, aunque los reciba como hijos pródigos.

La anterior Constitución de 1976 ya arrastraba definiciones que en la práctica se convertían en acertijos, mientras el régimen se escapaba del texto para forzar la represión.

La deshumanización de la sociedad estadounidense

Alejandro Armengol's picture

No. Esta columna no va por la onda de criticar al capitalismo. Tampoco de acusar de explotador e imperialista a Estados Unidos. Y menos se limita a echarle las culpas de todo a la administración de Donald Trump —a la que, en principio, considera más un efecto que una causa de la crisis, aunque a diario contribuya a ella.

De lo que se trata aquí es de hablar de un problema que nos atañe a todos y del cual en parte —o no tan en parte— todos somos culpables: la perversión de la “otroriedad”.

Retiro de la estatua de Colón es una muestra de ignorancia

Alejandro Armengol's picture

La ciudad de Los Ángeles retiró una estatua de Cristóbal Colón porque considera que no hay que “celebrar al responsable de un genocidio”.

Esto es una reverenda sandez. ¿Acabaremos sacando las momias de la época faraónica de los museos, las esculturas de los césares, los retratos de reyes hechos por Velázquez y Goya de las salas de exhibición? ¡Cuánta estulticia!

Conspiración en Washington y New York

Alejandro Armengol's picture

El diario The New York Times no debió publicar de forma anónima el artículo que ha desatado esa especie de tormenta sobre Washington de los últimos días. La razón es simple, pero fundamental: un periódico debe evitar el convertirse en parte del problema que intenta denunciar.

No se trata de excluirse de una situación, tampoco de eludir el compromiso.

Sin embargo, exponer una conspiración con el recurso de darle notoriedad a un conspirador anónimo es echar leña al fuego, no tratar de apagarlo o evitarlo.

Bush, Trump y Putin

Alejandro Armengol's picture

El mandatario estadounidense estaba asombrado. Era cómo el gobernante ruso había tratado de influir en él. Lo dicho y la forma, eso le seguía causando asombro. “No está bien informado”, se quejó. “Es como discutir con un alumno de octavo grado con sus datos equivocados”.
George W. Bush era el presidente y recordaba ante sus invitados una reunión con Vladimir Putin. Se veía preocupado.
Aunque cuando uno lee los detalles de los encuentros entre Bush y Putin se preocupa más, porque hoy quien ocupa la Casa Blanca es Donald Trump.

Evangelio y política en Latinoamérica

Alejandro Armengol's picture

De las diversas formas en que suele escribirse y reescribirse la Historia (la mayúscula es un viejo rezago sartreano), Venezuela exhibe en estos días un ejemplo menor, singular en el país y cada vez más común en Latinoamérica: el auge de la candidatura del pastor evangélico y empresario Javier Bertucci. Paradoja que ha necesitado 50 años para cumplirse, o del mayo francés al venezolano como una ruta perfecta de retroceso.

Chávez, los “árboles de la vida” y la crisis de Nicaragua

Alejandro Armengol's picture

Empezaron a “brotar” a mediados de 2013, en sitios estratégicos de Managua, capital de Nicaragua, y ahora hay unos 140 por toda la ciudad.

Los “árboles de la vida” son enormes estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, formas estilizadas, multicolores e iluminadas que dominan el panorama citadino y están asociadas con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, de acuerdo a la BBC.

Fueron erigidos inicialmente en la Plaza de la Fe, en Managua, en conmemoración del 34 aniversario de la Revolución Sandinista, el 31 de julio de 2013.

Notas sobre un traspaso

Alejandro Armengol's picture

En Cuba, un país con un control político que —en esencia— aún responde a un sistema totalitario, el traspaso de poder que está ocurriendo no es fácil desestimar con el simple argumento de más de lo mismo.

En primer lugar porque dicho cambio se ha producido desde la cúpula del poder, sin mayores antecedentes que una necesidad biológica —lo cual, por supuesto, es un requerimiento poderoso, pero no suficiente según otros ejemplos históricos— y de una forma tan pausada que no admite réplicas de crisis y premuras como fuerzas catalizadoras.

Añorado encuentro

Alejandro Armengol's picture

La Cumbre de las Américas fue un invento del entonces presidente Bill Clinton, en una época de apogeo de la teoría neoliberal en Latinoamérica y cuando Washington creía que el dólar terminaría imponiéndose como moneda de uso en la región y la etapa de desacuerdos, rencillas, odios y guerrillas en su traspatio del sur había quedado atrás. Para la primera no solo no se invitó al Gobierno cubano sino que se celebró en Miami. Con estas cumbres se pensó lograr objetivos muy distintos no solo a otro evento similar, la Cumbre Iberoamericana, sino a las reuniones de la OEA.

Hawking, Miami, Dios y los agujeros negros

Alejandro Armengol's picture

Como me ocurre siempre, suelo asociar a Stephen Hawking con el exilio. Carezco de lógica para explicarlo. Cuando en 1987 apareció su libro más conocido, Breve historia del tiempo, ya llevaba algunos años en Miami. Pero su lectura me advirtió, por lo menos entonces, de la imposibilidad de un puente entre mi vida anterior y la que había iniciado en Estados Unidos. Y lo curioso —al menos para mi— era que dicha incapacidad no tenía solo que ver con la política sino también con la ciencia en general y en particular con la física.

El Gobierno de Raúl Castro mencionó muchos problemas, pero solucionó pocos

Alejandro Armengol's picture

El Gobierno de Raúl Castro, a punto de concluir, se ha caracterizado por la distancia entre la denuncia y el análisis de los problemas y las soluciones a poner en práctica. Esa limitante intrínseca a los dos mandatos raulistas abre una interrogante sobre si su sucesor logrará avanzar en algún sentido en las soluciones, uno de los tantos problemas que quedarán pendiente cuando este abandone la presidencia.

La nieta de Mao y su matrimonio millonario

Alejandro Armengol's picture

Su retrato preside la entrada de la Ciudad Prohibida, frente a la plaza Tiananmen, en Pekín. Bajo él, se retratan cada día sin cesar los grupos de turistas llegados de todos los rincones del país. Todavía en China hay quienes recuerdan o mencionan con nostalgia la época de Mao, cuando imperaba la escasez y el futuro era siempre una esperanza lejana, pero donde al menos se disfrutaba del triste consuelo de repetir que no existían ricos en el país. Al menos ricos como se conocía o se hablaba que existían Occidente.

La vida "perdida" de Fidel Castro Díaz-Balart

Alejandro Armengol's picture

En 2013, durante una entrevista con Russia Today que ahora recuerda el diario español El País, Fidel Castro Díaz-Balart se refirió a Ortega y Gasset y su célebre frase del hombre y su circunstancia. Tras conocerse el suicidio del primogénito del exgobernante cubano, dicha cita adquiere un valor especial para tratar de comprender un poco esa vida, que podría decirse en última instancia “perdida”. Y si no intentar descifrar los motivos que lo llevaron a tal decisión, al menos comprender un poco esas circunstancias que siempre lo rodearon.

“Países de mierda”

Alejandro Armengol's picture

El incidente ha asombrado, quizá por su crudeza en boca del jefe de Estado de una democracia, de quien no se espera un tono soez, pero no evidencia nada nuevo. Donald Trump afirmó durante una reunión con legisladores de ambos partidos que Estados Unidos no debería recibir inmigrantes de “países de mierda”, como Haití o las naciones africanas, sino de otros como Noruega, según informaron medios nacionales el jueves.

La Casa Blanca no ha negado esas palabras y se ha limitado a decir que el presidente “siempre luchará por el pueblo estadounidense”.

Raúl, el otro

Alejandro Armengol's picture

Hay una iconografía de Raúl Castro, más o menos breve, que lo aparta del poder y desata una duda y otra: ¿fue más que seducido por la guerra, obligado a ella por su hermano? ¿Le ha importado en algún momento la gloria —no atañe aquí si espuria o no— o hubiera preferido un destino más vulgar y simple?

Pages