Para formar parte de la información

Fernando Mires's blog

Maradona

Fernando Mires's picture

Aparte de la relación con el tiempo, la política y el fútbol tienen mucho que ver entre sí; aunque no quiero decir que la política determine al fútbol ni mucho menos al revés. Mas, como ambas son actividades que emergieron en un universo impregnado por lo religioso, hay entre política y fútbol una relación sobredeterminada, de modo que encontramos muchos elementos que son de la política incrustados al interior de la lógica futbolística.

El pueblo de los Estados Unidos decidió

Fernando Mires's picture

Más allá de lo que diga o haga Donald Trump, el presidente electo de los EE. UU ya tiene un nombre. Se llama Joe Biden. Para que deje de ser así, debería ocurrir un milagro o una monstruosidad. Como este artículo no se ocupa de lo uno ni de lo otro me referiré a las razones que explican el triunfo de Biden, al fracaso electoral del populismo trumpista (o trumpiano, da igual) y a las alternativas nacionales e internacionales que se abren con la posibilidad de un “nuevo comienzo” norteamericano.

Los tiempos de la literatura

Fernando Mires's picture

He cometido un error. Había leído Manual para mujeres de la limpieza - uno de los libros principales de Lucia Berlin - algunos cuentos. Pero de manera esporádica, no continua. Excelentes todos, por cierto. Los había leído hasta ahora, como me gusta leer los libros de cuentos, en un rato disponible y ya. Luego puedes seguir haciendo otra cosa. Nadie te obliga a seguir el curso de una historia desde el comienzo hasta el final. Otro día puedes leer otro cuento. Frente a un libro de cuentos, pensaba yo, uno es más libre que ante una novela.

El Pueblo de Chile decidió

Fernando Mires's picture

Decir que la apertura hacia una nueva Constitución - aprobada por cerca del 79% del electorado chileno - es un hecho histórico, puede ser frase manida. Pero también puede ser verdad.
Si bien es cierto que solo el transcurso del tiempo permite seleccionar cuales acontecimientos son históricos y cuales no, hay hechos que sí permiten vislumbrar una futura historicidad.

Capriles o el regreso de la política

Fernando Mires's picture

Para ir directo al grano: La división de la oposición venezolana - la que causa inquietud en las almas tiernas de los que creen que la unidad es un valor un sí y no un medio para conseguir un objetivo - no es un hecho reciente. Tampoco tiene que ver con las palabras de Henrique Capriles (02.09) las que justamente apuntan a superar a la división, levantando una política en un espacio donde estaba a punto de desaparecer. Ese es el hecho objetivo.

Un rey se ha ido, viva el rey

Fernando Mires's picture

Una amante, elefantes baleados y un maletín con ilícitos dineros. Si hubiera sido un político, nada extraordinario. No hay día en los que la prensa no destape escándalos, corrupciones de todo tipo, aún entre los más conspicuos de ellos (recordemos a Chirac, Zarkosy, entre varios).

El Estado Putinista

Fernando Mires's picture

Hay un problema con las tipologías: no hay ninguna que no sea tributaria de una realidad determinada, de tal modo que cuando una es transferida a otra realidad, hay que contar con un déficit de aplicación. O es excedente o es insuficiente con respecto a la realidad a la que pretende tipificar. Hay, por lo tanto, que aplicarlas con sumo cuidado, haciendo siempre las advertencias del caso. Una de ellas es que solo pueden dar cuenta parcial del objeto tipificado.

Política y diálogo

Fernando Mires's picture

Para hacer política no se requiere de la democracia. Afirmación que puede aparecer osada, lo sé. Pero si pensamos desde una perspectiva histórica, veremos que la política precede y continúa a toda democracia. La democracia, entre muchas otras, es solo una puesta en forma de la política. Y para los habitantes de diversas naciones, no es la mejor. Podemos entonces afirmar sin temor a equivocarnos: si bien no todo orden político es democrático, todo orden democrático es político.

Polonia dividida... Europa dividida

Fernando Mires's picture

Los resultados no pudieron ser más estrechos: más de lo que indicaban las encuestas. Andrzej Duda, 50,4 %, Rafal Trzakovski, 49,6%. Este último impugnará el resultado, pues cuando las autocracias gobiernan, hay que contar con alteraciones. Eso lo sabían de antemano Trzakovski y sus electores. Como sea, las elecciones del domingo 12 de julio demostraron que Polonia será, de ahora en adelante, un país políticamente dividido.

Francia verde

Fernando Mires's picture

Se esperaba, más no tanto. En las elecciones comunales, una ola verde ha inundado a Francia. Municipios como los de Lyon, Bordeaux, Strasburgo, entre otros, han sido electoralmente “tomados” por los ecologistas. La importancia política del hecho trasciende a las elecciones comunales pues sus luces se proyectan hacia las presidenciales del 2022. No sin motivos. En Francia, a propósito del triunfo verde, ha sido acuñado el término petite rèvolution. Y si por revolución entendemos un cambio en las relaciones de poder, el término cabe perfectamente. Pero el impacto no termina ahí.

El sueño polaco

Fernando Mires's picture

Lo primero a destacar: la alta participación en las elecciones presidenciales que tuvieron lugar el 28.06. 2020 demuestra que Polonia, así como la mayoría de los países europeos, comienza a salir del letargo despolitizador que hasta hace poco imperaba en el continente. Lo segundo: con su alta votación, Rafal Trzakowski (30,3%) ha demostrado que cerrar el paso al supuestamente imparable ascenso del nacional-populismo (43,7%), puede ser perfectamente posible.

Trumpistas

Fernando Mires's picture

Nunca había habido un “ismo” presidencial en los EEUU. Ni siquiera Kennedy, el más mediático presidente de la historia norteamericana, llegó a fundar un “ismo”. La razón es simple: el único “ismo” antes de Trump había sido el “constitucional-ismo”, derivado de una Constitución que, como pocas, constituye a la nación y al Estado. Una Constitución a la que los ciudadanos veneran con devoción hasta el punto de que no pocos observadores han insinuado que en los EE UU impera una dictadura de la Constitución.

Anticomunistas sin comunismo

Fernando Mires's picture

Todo lo que existe genera su negación: la fealdad de la belleza, la estupidez de la inteligencia, el demonio de Dios, la muerte de la vida. Sobre esa realidad construyó Hegel su dialéctica aplicada a la historia, así como Sócrates la había aplicado a la lógica polémica. De un modo parecido, Pablo de Tarso, mucho antes que Hegel, seguidor de Jesús pero también de los griegos, había descubierto la potencia afirmativa de la negación en el campo religioso.

La economía del sacrificio

Fernando Mires's picture

1. Prefiero morir de covid-19 que de hambre. Al leer esa pancarta chilena sentí un escalofrío. Fue lema en las demostraciones de La Pintana y Puente Alto, dos comunas con predominio de personas de bajos ingresos. Allí el bicho picó fuerte. No obstante, pasado el efecto del impacto y observando con más detención al video, pude percibir que los manifestantes se expresaban más o menos con el mismo estilo, disposición y griterío de los llamados estallidos de octubre de 1919.

Confrontación y diálogo

Fernando Mires's picture

Sin confrontación no hay política. Sin diálogo tampoco. El diálogo es la puesta de la confrontación en forma política. Por eso hay que diferenciar entre diálogos informales y formales. Los primeros ocurren casi siempre, aún en condiciones no políticas como son las determinadas por autocracias y dictaduras. Los segundos, más ceremoniales, son los que culminan en un acuerdo entre dos fuerzas antagónicas. Podríamos llamarlos diálogos-negociaciones.

El Macutazo (o el fin de un capítulo)

Fernando Mires's picture

Desde que comenzaron los “tiempos modernos” hay una relación estrecha e intensa entre historia y política. Mientras la historia es configurada a partir de acontecimientos que son políticos o tienen incidencia política (en la polis) la política es historia viviente, librada a una endemoniada dinámica, imprevisible y contingente.

El milagro de la tumba vacía

Fernando Mires's picture

A veces se confunden, siempre se entrecruzan, no pueden vivir la una sin la otra y sin embargo son muy diferentes. La diferencia surge desde una posición básica. Mientras la teología comienza y termina en Dios, la filosofía, sin negar a Dios, pero sin afirmarlo tampoco, no puede llegar a ninguna respuesta definitiva y al final se encontrará siempre con ese vacío desde donde ella misma proviene.

¡No saben lo que hacen!

Fernando Mires's picture

De tanto ser repetidas y escuchadas las frases terminan por perder su sentido originario. Ocurre así con los textos sagrados, sometidos a implacable ritualización. En las ceremonias religiosas dichos textos suelen ser repetidos sin que casi nadie se detenga a pensar sobre el exacto significado de sus palabras. Algunos cuando rezan parecen loros. Repiten sin pensar. Ellos creen que oran aunque solo deletrean. En el mejor de los casos, tararean.

Política de la supervivencia

Fernando Mires's picture

Si se nos está quemando la casa no pensamos en las causas del incendio ni en impartir culpas y responsabilidades. Pensamos en cómo apagarlo, en llamar a los bomberos y, solo si se puede, en salvar algunos objetos de valor. Es decir, distinguimos automáticamente entre lo principal y lo secundario. Para lo secundario, ya habrá tiempo suficiente. La política, actividad no meditativa sino cien por ciento instrumental, no tiene por qué ser diferente.

La pandemia de los viejos

Fernando Mires's picture

A algunos no les va a gustar, pero así llamamos al covid-19 cuando desde la respectiva cuarentena nos comunicamos por teléfono: “El mataviejo”. Algo que nunca diríamos en público por supuesto. Entre mi viejo amigo y yo, prima esa confianza que otorga el paso del tiempo, haber enfrentado situaciones difíciles en el cadavérico Chile del 73 y comprendido desde que salimos en una buseta desde Santiago a Mendoza, que teníamos que mantener la calma y que para no enloquecer debíamos recurrir a nuestro bagaje de humor negro. Que nos sobraba. Y lo seguimos haciendo ahora.

Pages