Para formar parte de la información

Carlos Blanco's blog

Después de la abstención

Carlos Blanco's picture

Mucha gente se pregunta qué hay después de la masiva abstención del domingo pasado. Muchas respuestas caben. Lo primero es despejar una trampita que surge de cuando en cuando, sobre si era mejor que continuara Maduro o que ganara Falcón. Ésta es una trampa cazabobos. Ni Falcón ni nadie tenía ni tiene ninguna posibilidad de ganarle a Maduro en el marco del régimen imperante. Así es que lo que había que escoger no era entre Maduro y Falcón, sino la forma en la que Maduro se apropiaría una vez más del poder, si con las mesas electorales llenas o con las mesas electorales vacías.

Justificación de la mamarrachada electoral

Carlos Blanco's picture

Si nadie cree en estas elecciones, ¿por qué Maduro se empeña en hacerlas? La respuesta es la del mago: nadie cree que después de haberse tumbado en la caja lo hayan partido en dos con una sierra; pero, a veces es fascinante ver dos cajas separadas por más de dos metros; en una, las paticas moviéndose, y en la otra el torso del mago hablándole a la audiencia estupefacta. Pero eso no existe hoy. La audiencia nacional e internacional no está estupefacta.

El placer de desmembrar

Carlos Blanco's picture

Se coloca en trance; abandona por unos minutos el acento cubano y retoma el colombiano, aprieta las mandíbulas, los dientes chirrían y con toda la rabia del mundo, apenas con un movimiento de labios seguido sin entusiasmo por el bigote, enmarcados en un rostro charrasqueado, profiere sus promesas de desmembrar, descuartizar, liquidar, exterminar, triturar, al objeto circunstancial de su diatriba.

Ego Sum Lux Mundi (Yo soy la luz del mundo)

Carlos Blanco's picture

De tiempo en tiempo, cuando las marmotas se despiertan, se produce un ataque en contra de “los egos” en la política. Es palabra clave para descalificar a ciertos dirigentes que, según la majadería “políticamente correcta”, sobrepondrían sus intereses personales a los del colectivo. Lo opuesto a “los egos” desbocados sería una actitud modesta, en la que nadie osara sobresalir del pelotón, no vaya a ser que ingrese en la categoría denigrada.

Dicen que dicen que dicen…

Carlos Blanco's picture

Hay rumores. Se dice que el desdichado Zapatero, ese chapucero pegado en el costillar de Venezuela, tiene una nueva oferta en su quincalla: gestionar un “gobierno de concordia nacional” con Falcón como Vicepresidente cuando el CNE asigne los votos (¿60-40?) que el régimen decida en la mamarrachada electoral. El ex gobernador y los muchachones aventajados que lo acompañan, migrarían hacia la administración pública, aunque no fuera más que a un par de ministerios y variedad de embajadas.

Ya ni con maquillaje

Carlos Blanco's picture

“La fiesta electoral” de Maduro es una arrugada madama de coloretes chorreados, carmines exagerados que trepan su rostro cuarteado y prostibulario, fustanes de rojo chillón y pies con dedos mugrosos y engarabitados que brotan de viejas chancletas. Asomada al frente de su business, con la afanosa esperanza de que pase por allí algún candidato que quiera entrar al zaguán y se encienda la rocola y vuelvan a escucharse los boleros de amores que ya no serán.

Mérito del antejuicio

Carlos Blanco's picture

La designación del TSJ por la Asamblea Nacional fue un hecho trascendental en la lucha en contra del régimen de Maduro. Cierto que se han debido tomar las previsiones ante una segura persecución en contra de los designados, pero –me imagino– no se pensó en una reacción tan inmediata y brutal como la que Maduro y su banda de rock puyao adoptaron en contra de los magistrados.

Peñero en tsunami

Carlos Blanco's picture

En Venezuela los actores políticos, sociales, empresariales y gremiales pasaron a un segundo plano. No me refiero a las constantes comparecencias ante los medios de comunicación, sino algo al mismo tiempo más sutil y más estruendoso. Esos actores semejan a protagonistas de alguna aventura presentada en un viejo televisor, estilo cajón, al cual se le ha eliminado el sonido: se le ven las costuras a los falsos puñetazos y a los abrazos desteñidos, sin sombra alguna del “ouch” o del “muá”.

Había una vez una Fuerza Armada…

Carlos Blanco's picture

La metamorfosis de la FAN es sorprendente y peligrosa. Seis fases describen el arco que va de la institucionalidad hacia la destrucción.

1. En 1999, Chávez tomó el comando de una institución que lo acató sin quererlo. Los oficiales le obedecían aunque resentían que un golpista los comandara; mostraron su desacuerdo con el uso del uniforme militar por parte del presidente porque se daba la extraña situación de un teniente coronel al mando de generales y almirantes.

Desembarco en las playas de Falcón

Carlos Blanco's picture

Es posible que el chavismo de Henri Falcón sea menos concentrado que el del general Padrino López, pero sigue cargado de radiactividad. No hay que extrañar que mucho chavismo de la primera hora ahora encuentre atractivos en la figura que antes veían como la del sargento-con-suerte a la del sereno estadista, pero sin habilidades específicas.

Generales: ¿qué han hecho ustedes de la FAN?

Carlos Blanco's picture

Señores generales, Hugo Chávez tenía una fuerza que provenía de tres fuentes: inmenso apoyo popular por un tiempo, apoyo militar y simpatía internacional. Maduro no tiene ninguno de los tres; lo que posee es el soporte que ustedes, generales y almirantes, le dan. De tal modo, que si bien Maduro es el principal culpable actual del crimen contra la patria, ustedes son los que le han brindado el andamio.

Prohibido decir “se los dije”

Carlos Blanco's picture

Ha habido dirigentes políticos, intelectuales, activistas, amigos de la causa libertaria en el exterior que siempre sostuvieron que un régimen como el de Chávez y ahora Maduro jamás aceptaría irse por la vía electoral. No fue una teoría válida para todos los países y tiempos, sino un planteamiento específico para esta operación de tripas afuera que lleva a cabo Maduro sobre Venezuela.

El largo viaje a la abstención

Carlos Blanco's picture

La abstención se ha impuesto frente a la comedia electoral diseñada por Maduro para el 22 de abril. Como una plomada, la conciencia mayoritaria se ha decantado por esta vía como respuesta a una sucesión de acontecimientos: haber dejado los mandatos populares como la lucha por el referéndum revocatorio, la renuncia a las colosales jornadas de calle con su terrible saldo de vidas perdidas y el desconocimiento de la orden del soberano el 16J.

Otra vez ayer, abstención

Carlos Blanco's picture

El país democrático se dirige hacia una colosal abstención en caso de que Maduro insista en su fraudulenta elección. Tal conducta no es producto de una campaña de “los guerreros del teclado”, sino de la convicción de que en esa elección, como en las de gobernadores y municipales recientes, no hay ninguna posibilidad de elegir y cuando se elige se obliga a los elegidos a traicionar su mandato (los cuatro gobernadores de AD) o se les impide asumir el cargo (caso de Juan Pablo Guanipa en Zulia).

Dictadura mala conducta

Carlos Blanco's picture

Hace poco, Primero Justicia tuiteó, refiriéndose al impedimento para “reparar” su deficitaria validación previa: “Esta decisión del CNE ilegal, inconstitucional y que atenta contra la democracia coloca nuevamente a la dictadura de Nicolás Maduro ante el mundo como un régimen opresor y que persigue a la disidencia política”.

Cortocircuito (in) comprensible

Carlos Blanco's picture

En la mayor parte de la comunidad internacional enfrentada al régimen venezolano y el sector que ha sido parte del diálogo zapateril ha habido un cortocircuito casi permanente. Resulta incomprensible que mientras más apoyo logra la causa democrática en el mundo entero, haya partidos y dirigentes que se ponen perezosos a la hora de reconocerlo e impulsarlo.

Dos rendiciones, la de Chávez y la de Óscar Pérez

Carlos Blanco's picture

Escribo bajo el impacto de las ejecuciones que ordenó Maduro en contra del Comisario Óscar Pérez y sus compañeros. Recuerdo cómo se rindió Chávez el 4 de febrero. Las Fuerzas Armadas leales derrotaron el intento de toma de Miraflores y desde el Museo Militar en La Planicie el jefe del alzamiento se sentía agobiado, a pesar de que los comandantes Arias Cárdenas y Urdaneta Hernández continuaban en control de las plazas que habían tomado.

No avanza la tertulia dominicana

Carlos Blanco's picture

Cada vez que hay reunión de contertulios del régimen y de factores de la oposición se desata luego una guerrita de interpretaciones: Maduro y su combo afirman, con la elegancia que los caracteriza, que tienen a la MUD “sentada”; y éstos, por su parte, apelan a dos tópicos: nos hemos “sentado” porque el mundo nos lo pide (sea el Papa, el Grupo de Lima, la Unión Europea, u otro; no porque nos guste) o estamos allí, y a pesar de lo que buscan los rojos, no cedemos: estamos firmes como el mástil de Rodrigo de Triana; no nos dejamos.

Viaje hacia la nada

Carlos Blanco's picture

El régimen de Maduro tiene el tonto lejos o –también es posible- los veteranos cubanos le mantienen a raya la bobería. La idea de reunirse en Santo Domingo esta semana con los opositores dialogantes al lado de su docena de asesores, se hará–si se hace- bajo la sombra ominosa de unas elecciones inexistentes el pasado domingo, en donde el régimen se auto adjudica la inmensa mayoría de las alcaldías del país.

Hastíos dominicanos

Carlos Blanco's picture

El fracaso del encuentro del 1 y 2 de diciembre entre los representantes del régimen y del G4 (AD, PJ, UNT y VP) era inevitable, pues los opositores no estaban en condiciones de esgrimir amenazas creíbles para forzar a negociar en serio y cumplir lo acordado.

Para obligar al régimen se requieren una o varias condiciones: la unidad opositora; la presión internacional; la movilización de calle; y apoyo militar.

Tertulia dominicana

Carlos Blanco's picture

Vuelve el diálogo de Zapatero esta vez revestido de negociación. Se trata de una situación imposible: ni el sector opositor que asiste tiene fuerza para imponer unos términos, ya que renunció a disponer de esa fibra al diluir el espacio de la Asamblea Nacional y al prescindir de la potencia de la multitud que ha luchado por la libertad; ni el régimen, por su parte, tiene la fuerza necesaria para retroceder en orden y aceptar la pérdida de su “espacio” de poder.

Pages