Para formar parte de la información

Carlos Blanco's blog

Fuego en el vecindario

Carlos Blanco's picture

El borracho pendenciero y abusador de al lado tiene a su propia familia aterrorizada. Cuando la muchachera resiste, el bribón mofletudo y porcino apela a los malandros de su clan para someterlos. El vecindario está alarmado y compungido; los vecinos ya no creen que tengan allí solo un personaje gritón y atrabiliario; saben que es un peligro real para los que están dentro y para la propia comunidad.

Venezuela, epicentro del sismo

Carlos Blanco's picture

Las vibraciones y temblores no eran infrecuentes; pero, no parecían peligrosos. Algunos pocos visionarios supieron que no era un estremecimiento más, sino un verdadero y devastador terremoto que tenía lugar en las entrañas de esta nación, con cada vez más intensos y frecuentes desplazamientos de las capas tectónicas y sus derrumbes, huidas, miedos y espantos.

Los de allá afuera y los de allá adentro…

Carlos Blanco's picture

Millones de venezolanos andan por las veredas del planeta. Las razones son tan variadas como las que se tienen para vivir. Hasta hace 20 años irse tenía el mismo sabor a venirse. La familia de allá y de acá. Los estudios. El trabajo. La acogida venezolana. La vuelta a España, Italia, Portugal... Por un ratico, para volver. Luego el programa de becas de CAP. La exuberancia de una clase media que podía viajar. La Venezuela generosa y próspera; a veces atolondrada. Con sus ricos arrogantes. Siempre alegre y hospitalaria.

El suicidio: fase superior del madurismo

Carlos Blanco's picture

No digo que va a caer mañana o que lo van a tumbar luego. Solo digo que siguen muy activos, presurosos, diligentes, comprometidos, en la tarea ímproba de cavar su tumba. Y sí, siguen allí, pero cavando el hoyo. Siguen vivos y dispuestos, pero es un foso del cual no pueden salir; cada vez es más hondo y más difícil trepar sus laderas.

No son tontos, son perversos

Carlos Blanco's picture

Por fortuna, los que volteaban el paquete de Maduro por abajo, de lado, en forma diagonal y con aproximación sinalagmática, para encontrar sus bondades, eso que llaman sus “aspectos positivos”, ya renunciaron a tal faena. Algunos “empresarios”, asesores de las medidas, también han salido descalzos de Miraflores para que sus pasos de huida no se perciban en medio de los cólicos del alto gobierno. El buenismo una vez más derrotado…

Venezuela: Conflicto internacional

Carlos Blanco's picture

En Venezuela se libra una lucha que se convierte, si las cosas siguen como van, en un conflicto de carácter internacional. No es la disputa de la guerra fría entre “el comunismo” y “el mundo libre”; vale decir, la que feneció hace más de un cuarto de siglo entre la Unión Soviética y Estados Unidos. No es ideológica sino que está relacionada con hechos criminales cada vez más notorios y mejor documentados.

Mienten hasta cuando dicen la verdad

Carlos Blanco's picture

El atentado de los drones mueve sus hélices en la penumbra de las especulaciones. Si el régimen dice que fue un atentado, la reacción espontánea de la opinión pública es creer que fue un montaje de Maduro para distraer la atención en momentos en que su dominación se tambalea. Todo resulta irreal por la combinación de una explosión, el rostro atónito de Maduro y de los militares de más alta graduación, la cobertura nerviosa de la inmensa masa presidencial con pantallas blindadas y finalmente la corredera de las tropas estacionadas en la avenida Bolívar.

¡Maduro sale ya!… pero, el tipo no sale

Carlos Blanco's picture

Hay quienes reclaman a dirigentes políticos, analistas, curiosos y afines, (a mí también) que hayan planteado en diversas oportunidades que Maduro va a salir pronto del poder, pero, al cabo de los días, no sale. Estos pronósticos, ¿serán propaganda política? ¿Acaso una lectura equivocada de la realidad? ¿Deseos que nublan el entendimiento en juego macabro con la credibilidad pública?

¡Maduro sale ya!... pero el tipo no sale…

Carlos Blanco's picture

Hay quienes reclaman a dirigentes políticos, analistas, curiosos y afines (a mí también) que hayan planteado en diversas oportunidades que Maduro va a salir pronto del poder, pero, al cabo de los días, no sale. Estos pronósticos ¿serán propaganda política? ¿Acaso una lectura equivocada de la realidad? ¿Deseos que nublan el entendimiento en juego macabro con la credibilidad pública?

La casa deshabitada

Carlos Blanco's picture

La MUD es hoy una casa deshabitada. Se fueron los dueños y los principales arrendatarios. Se fue la gente de la cocina y “del servicio de adentro”. Se llevaron los muebles y queda un polvero. En la pieza del final quedan todavía un par de asesores furiosos y uno que otro encuestador, dándose golpes contra la pared e insultando a María Corina, en medio de llantos de soledad y tempestad.

La larga despedida de la MUD

Carlos Blanco's picture

La MUD murió no porque AD se haya ido, ni por “los egos”, ni por las competencias innobles, ni por conspiraciones. Murió de política. La política la construyó y la política la destruyó.

En las teorías más acabadas de este tiempo largo y amargo se tiene a la MUD como una experiencia tan exitosa que valía la pena conservar. Fue tanta la convicción que despertó en algunos dirigentes y los intelectuales que los rodeaban que, aún después de fallecida, querían conservarla en formol. Esa pasión enmudecida impidió un análisis más ponderado de lo que significó.

Juramento a Nicolás… ¿En serio?

Carlos Blanco's picture

“Con orgullo patrio personal militar de la COGEAVIA, BAGFM, GAP N°4, GAT N° realizaron juramento y firma de reafirmación de lealtad y compromiso con el ciudadano Presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB Nicolás Maduro Moros reelecto para el periodo 2019- 2025” (tuit de la Aviación Militar). “La FANB Comprometida con la patria y apegada a la constitución, ratifica el Compromiso y Lealtad Absoluta a nuestro CJ @NicolasMaduro”, (de la Armada).

El poder de Diosdado

Carlos Blanco's picture

A veces se especula sobre la pérdida de poder de Diosdado Cabello, de antiguo tenido como el más poderoso al lado de Chávez. Aunque debe recordarse que éste, para reprenderlo por alguna falta, lo obligaba a trabajos forzados en Monagas o Miranda. No había tal poder: con Chávez no había “segundos” ni “terceros”, sino “cuartos” y últimos; el líder se cuidaba de las aspiraciones de los manganzones que lo rodeaban y sólo admitió al grandulón como sucesor, una vez que entregó definitivamente su destino mórbido a los cubanos.

El esqueleto

Carlos Blanco's picture

El cuerpo del régimen que depreda a Venezuela fue robusto en el pasado. Esta fortaleza la dieron el precio del barril de petróleo a más 100 dólares, la comprensión o apoyo de la comunidad internacional mayoritaria, entusiasmos varios en la Fuerza Armada, y una extendida simpatía popular en las calles del país. Hoy no queda de ese cuerpo más que el esqueleto, con algunos trozos de músculos aguados y podridos pegados en jirones de aquí y de allá, algún ojo desorbitado, y las tripas como un colgajo hasta las rótulas.

No hubo rebelión militar, ¿o sí?

Carlos Blanco's picture

En los días recientes se han anunciado detenciones, juicios, deserciones, persecuciones y torturas en el ámbito militar. Dicen que había una conspiración en marcha, detectada a tiempo, que condujo a una nueva razzia en contra de oficiales. Es obvio que no se produjo ningún alzamiento militar conocido y la rebelión fue aplastada, según los voceros del régimen. Ante esta afirmación propongo una hipótesis: la rebelión la hubo, pero de modo diferente, tal vez como una rebelión militar del siglo XXI.

Después de la abstención

Carlos Blanco's picture

Mucha gente se pregunta qué hay después de la masiva abstención del domingo pasado. Muchas respuestas caben. Lo primero es despejar una trampita que surge de cuando en cuando, sobre si era mejor que continuara Maduro o que ganara Falcón. Ésta es una trampa cazabobos. Ni Falcón ni nadie tenía ni tiene ninguna posibilidad de ganarle a Maduro en el marco del régimen imperante. Así es que lo que había que escoger no era entre Maduro y Falcón, sino la forma en la que Maduro se apropiaría una vez más del poder, si con las mesas electorales llenas o con las mesas electorales vacías.

Justificación de la mamarrachada electoral

Carlos Blanco's picture

Si nadie cree en estas elecciones, ¿por qué Maduro se empeña en hacerlas? La respuesta es la del mago: nadie cree que después de haberse tumbado en la caja lo hayan partido en dos con una sierra; pero, a veces es fascinante ver dos cajas separadas por más de dos metros; en una, las paticas moviéndose, y en la otra el torso del mago hablándole a la audiencia estupefacta. Pero eso no existe hoy. La audiencia nacional e internacional no está estupefacta.

El placer de desmembrar

Carlos Blanco's picture

Se coloca en trance; abandona por unos minutos el acento cubano y retoma el colombiano, aprieta las mandíbulas, los dientes chirrían y con toda la rabia del mundo, apenas con un movimiento de labios seguido sin entusiasmo por el bigote, enmarcados en un rostro charrasqueado, profiere sus promesas de desmembrar, descuartizar, liquidar, exterminar, triturar, al objeto circunstancial de su diatriba.

Ego Sum Lux Mundi (Yo soy la luz del mundo)

Carlos Blanco's picture

De tiempo en tiempo, cuando las marmotas se despiertan, se produce un ataque en contra de “los egos” en la política. Es palabra clave para descalificar a ciertos dirigentes que, según la majadería “políticamente correcta”, sobrepondrían sus intereses personales a los del colectivo. Lo opuesto a “los egos” desbocados sería una actitud modesta, en la que nadie osara sobresalir del pelotón, no vaya a ser que ingrese en la categoría denigrada.

Dicen que dicen que dicen…

Carlos Blanco's picture

Hay rumores. Se dice que el desdichado Zapatero, ese chapucero pegado en el costillar de Venezuela, tiene una nueva oferta en su quincalla: gestionar un “gobierno de concordia nacional” con Falcón como Vicepresidente cuando el CNE asigne los votos (¿60-40?) que el régimen decida en la mamarrachada electoral. El ex gobernador y los muchachones aventajados que lo acompañan, migrarían hacia la administración pública, aunque no fuera más que a un par de ministerios y variedad de embajadas.

Ya ni con maquillaje

Carlos Blanco's picture

“La fiesta electoral” de Maduro es una arrugada madama de coloretes chorreados, carmines exagerados que trepan su rostro cuarteado y prostibulario, fustanes de rojo chillón y pies con dedos mugrosos y engarabitados que brotan de viejas chancletas. Asomada al frente de su business, con la afanosa esperanza de que pase por allí algún candidato que quiera entrar al zaguán y se encienda la rocola y vuelvan a escucharse los boleros de amores que ya no serán.

Mérito del antejuicio

Carlos Blanco's picture

La designación del TSJ por la Asamblea Nacional fue un hecho trascendental en la lucha en contra del régimen de Maduro. Cierto que se han debido tomar las previsiones ante una segura persecución en contra de los designados, pero –me imagino– no se pensó en una reacción tan inmediata y brutal como la que Maduro y su banda de rock puyao adoptaron en contra de los magistrados.

Pages