Para formar parte de la información

Asdrúbal Aguiar's blog

Venezuela, un Estado por construir

Asdrúbal Aguiar's picture

La complejidad de la crisis venezolana reclama atender a su solución, en el menor tiempo posible, bajo riesgo de que las heridas, vejaciones, sufrimientos que padece la nación en su conjunto se agraven y la desaparezcan totalmente. No es fácil hacerlo. Se trata de una cuestión que desborda la política y la organización constitucional de las libertades.

Las contramedidas de EE UU

Asdrúbal Aguiar's picture

Las medidas de retorsión o contramedidas –según el derecho internacional– adoptadas por la Casa Blanca contra la empresa criminal transnacional que mantiene bajo secuestro a Venezuela y destruye sus fundamentos como Estado, lleva a algunos políticos de medianía, más que a los afectados, a reaccionar con indignación. ¡Algo muy extraño!

Guerreros del teclado

Asdrúbal Aguiar's picture

En las experiencias conocidas de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, más recientemente de Estados Unidos, sus gobernantes o ex gobernantes populistas y “posdemócratas” –por obviar las mediaciones institucionales, por querer gobernar solo a través de la radio y la televisión– se han empeñado, desde los años primeros del presente siglo, en descalificar sistemáticamente a los periodistas y editores de los de medios de comunicación social independientes.

Bachelet, Venezuela sangra en sus ojos

Asdrúbal Aguiar's picture

El esperado informe de Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU ya es público. Tiene fecha 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos.

Atrás la controversia sobre sus primeras declaraciones al concluir su visita a Venezuela. Lo esencial es lo que constata y rechaza el régimen represor de Nicolás Maduro, resintiendo, en su escrito de réplica, que no se hayan agregado sus cosas buenas, que le compensarían.

Entre Almagro y la Bachelet

Asdrúbal Aguiar's picture

La visita a Venezuela de la ex presidente de Chile Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, sigue siendo objeto de interpretaciones contrarias a la luz de sus distintos efectos sobre el régimen usurpador de Nicolás Maduro, responsable tanto como este, en lo personal, de las violaciones sistemáticas y generalizadas allí ocurridas, constitutivas de crímenes de lesa humanidad.

Ciudad y política

Asdrúbal Aguiar's picture

Fortunato J. González Cruz, meritorio catedrático venezolano, miembro de la Academia de Mérida, deja en nuestras manos su más reciente ensayo, escrito a profundidad: Ciudad y política, con un subtítulo que dice mucho y representa un desafío a la inteligencia, en un momento de fractura profunda, como la que se advierte, en las raíces de la cultura occidental.

La hora de la madurez

Asdrúbal Aguiar's picture

Escribo a menudo sobre la destrucción de la república y la ruptura del tejido de la nación en Venezuela, resumiendo su circunstancia. Y destaco su urgencia de patria, “donde el pueblo es libre como debe serlo”, diría Miguel J. Sanz, uno de nuestros padres fundadores.

Agrego hoy que no muere la soberanía, fuente de la democracia y su legitimidad, cuando sus diputados son secuestrados; pues soberano es el pueblo, incluso hecho hilachas. Mientras resuene la voz de algún venezolano, adentro o afuera, como hijo de la patria lo que “le toca es ser propicio a ella”.

El proceso 30-A

Asdrúbal Aguiar's picture

En política juegan las realidades. Algunos de sus actores las manejan sujetos a la moral, mientras otros las administran a puñetazos. Al término, lo que se mineraliza en la opinión pública son las impresiones, muchas ajenas a aquellas. Los entuertos o equívocos, en el supuesto último, los corrige la historia, siempre tarde para los afectados y sin beneficio para las generaciones futuras, ávidas de repetir errores en cabeza propia.

El estatuto para la Transición

Asdrúbal Aguiar's picture

El Estatuto para la Transición, sancionado el 5 de febrero de 2019, ordena un proceso acaso ideal pero inevitable, prudente y complejo por las adversidades presentes.

Venezuela es un territorio militarmente intervenido por cubanos y rusos. Se encuentra bajo dominio de organizaciones terroristas, criminales, y paramilitares, que se dedican al negocio de la droga, del oro, los diamantes, las armas y el lavado de dineros ensangrentados.

Venezuela agoniza, pero resiste

Asdrúbal Aguiar's picture

El empleo de misiones militares extranjeras en Venezuela es cuestión debatida a lo largo de su historia política y constitucional. Hoy la reclaman los venezolanos para hacer cesar el “estado criminal” que los mantiene bajo secuestro y deshumaniza. Es el recurso instrumental al que estos tienen derecho, constitucionalmente, en defecto de protección interna.

El dilema civil sobre lo militar

Asdrúbal Aguiar's picture

En mi discurso de ingreso a la Real Academia Hispanoamericana (2014) traté el tema de las relaciones entre los militares y los civiles en Venezuela, con el objeto de describir las desviaciones militaristas y pretorianas, de origen bolivariano, que nutren nuestra historia. Y que solo han podido conjurarse en democracia bajo liderazgos conscientes y responsables, con auctoritas, hábiles para sostener los equilibrios y con ello asegurar nuestra gobernabilidad.

La generación de 2007

Asdrúbal Aguiar's picture

El 28 enero de 2009, no por ser vidente sino por contextualizar releyendo a la historia patria y mirando más allá de nuestras fronteras, dije que “la presencia febril de los estudiantes en la vida del país y más allá de lo que anteriormente fueran sus indiferencias o asimismo sus preocupaciones inmediatas –como el cupo universitario, el pasaje estudiantil, la solidaridad en los reclamos propios de su condición– nos obligaba a ser optimistas”.

Dos observaciones me llevaron a esa consideración obligante sobre el futuro de Venezuela.

El miedo a la libertad

Asdrúbal Aguiar's picture

Al concluir el año he reunido, como obra de pedacerías: Diálogo con el miedo en Venezuela, la suma de mis crónicas durante el período que apaga sus ojos o apenas los cierra para que la luz del nuevo amanecer no deslumbre mientras se acostumbran.

Escribiendo acerca de los desafíos del tiempo de esperanzas que se nos abre a los venezolanos, refiero, justamente, que el miedo que rige bajo la dictadura disgrega y para dominarlo reclama se le pongan rostros.

Cuba, Nicaragua, Bolivia y Venezuela, desafíos de 2019

Asdrúbal Aguiar's picture

Cierra el año y se inicia otro, sin que para los venezolanos y, junto a nosotros, los cubanos, los nicaragüenses o los bolivianos se advierta un corte del tiempo ominoso que a todos nos engulle. Sin solución de continuidad se une la última hora, la del año viejo, con la del año nuevo, bajo realidades que siguen destruyendo nuestras libertades, que reducen la vida humana a la idea de la animalia, lo que es peor, fracturan todo sentido de identidad en lo social y ciudadano. La anomia es la regla. Hace posible el control totalitario.

Venezuela, herida en el corazón

Asdrúbal Aguiar's picture

A un año de declarada nuestra independencia, el 5 de julio de 1812 cae de hecho la Primera República de Venezuela. Es inhumada su ilustración germinal, que encabezan desde finales del siglo XVIII hombres como Andrés Bello, Cristóbal Hurtado de Mendoza y Juan Germán Roscio. Ella dibuja e imagina, para nosotros, una república plural y de virtudes, hija de la razón, del equilibrio de poderes, fundada sobre el acuerdo de los corazones, que es la más elemental definición de la paz.

El Grupo de Lima o el síndrome de la Cenicienta

Asdrúbal Aguiar's picture

Dos recientes declaraciones de gobiernos miembros del Grupo de Lima llaman a severa reflexión.

Una de ellas, de Colombia, por voz de su embajador en Washington, afirma que no habrá salida posible en Venezuela sin la unidad de la oposición, mientras que el reciente vicepresidente electo de Brasil indica que el régimen de Nicolás Maduro Moros caerá por sí solo.

Declina el Occidente

Asdrúbal Aguiar's picture

El mundo occidental es víctima de un inmediatismo conductual que es indigno de su cultura milenaria. Ahora intoxicado por el narcisismo digital, dejado atrás, sin opciones, los debates entre la razón y la fe que le ayudan al parto del Estado moderno y alcanzan, no sin actos de barbarie suma o por padecerlos, un orden internacional que logra mirarse en la dignidad de la persona humana.

O somos demócratas o somos bolivarianos

Asdrúbal Aguiar's picture

Nuestro primer experimento constitucional y civil: el de la llamada Primera República, en 1811, dura poco por una razón de fuerza.

Se soporta, no obstante, sobre la convicción compartida por los hombres de levita sentados en su Congreso, la mayoría egresados de la Real y Pontificia Universidad de Santa Rosa de Lima y Tomás de Aquino, en cuanto a que Venezuela es una realidad territorial y humana diversa. No por azar sus anclajes cotidianos los constituyen los cabildos.

Pages