Para formar parte de la información

Asdrúbal Aguiar's blog

Pensando en Venezuela

Asdrúbal Aguiar's picture

A la luz de la experiencia histórica venezolana y en momentos de pérdida de certidumbres, siempre han surgido como sus opciones o mecanismos considerados "mágicos" la de la constituyente o las reformas constitucionales. Han dejado sinsabores en la memoria reciente y gozado de poco prestigio o considerados medida extrema entre nuestros más serios constitucionalistas.

Más allá de Trump, la democracia sufre

Asdrúbal Aguiar's picture

Vuelvo al artículo de Heiko Josef Maas (Welt am Sonntag, 25 de octubre de 2020), jefe de la diplomacia alemana, para ampliar mi reflexión sobre el sufrimiento de la democracia. Mira angustiado el panorama divisionista que impera entre los norteamericanos, como si fuese cosa propia, no inherente a la crisis de Occidente que viene desde atrás. Saber perder y también ganar es la regla que esgrime.

Memoria de la resistencia

Asdrúbal Aguiar's picture

Sobre la “banalidad del mal” escribe hasta la saciedad Hannah Arendt. No necesita de una exégesis nuestra. Pero sirve su referencia –lo digo en mi precedente columna– como punto de apoyo para que hagamos un alto y nos preguntemos los venezolanos, sin tercerías, sobre cómo pudo asentarse la maldad absoluta entre nosotros.

La ONU y su "Responsabilidad de Proteger"

Asdrúbal Aguiar's picture

El Informe de la ONU sobre Venezuela constata la ejecución de violaciones graves de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad como políticas de Estado. Cabe recordar que la protección de las poblaciones bajo riesgo es el desiderátum normativo de la Carta de San Francisco, desde 1945, a pesar de su secuestro posterior por el principio status pro o soberanista.

Capriles, ¿un caballo de Troya?

Asdrúbal Aguiar's picture

Hice un llamado a los actores de la resistencia democrática para pedirles coaligarse sin pretensiones de unidad, como agrada a los déspotas. Les sugiero hacer coalición alrededor del dolor de la gente y saber discernir entre los países a quienes realmente les interesa y conviene la resurrección de Venezuela.

Llamado a los "políticos" de mi patria

Asdrúbal Aguiar's picture

El drama terminal que padece Venezuela –no es un accidente, es la consecuencia de un proyecto global del marxismo “progresista”– va más allá de la destrucción de sus lazos como nación y de sus cimientos como república. Los venezolanos nos encontramos ante un sólido muro que no es de realismo mágico, ni es liquidez moderna.

Los efectos constitucionales del mito de Sísifo

Asdrúbal Aguiar's picture

Aún sigue vigente el debate sobre la ruptura del orden constitucional que tiene lugar en Venezuela, cuando una Asamblea Nacional Constituyente creada por el pueblo mediante votación e inexistente conforme a la Constitución de 1961 en vigor, adopta en 1999 otra Constitución que, teóricamente, rige hasta hoy.

El eje globalista de la maldad

Asdrúbal Aguiar's picture

Transcurridas dos generaciones desde su toma del poder en Cuba, el 26 de julio de 1989 predica Fidel Castro lo que le es elemental. “Si mañana o cualquier día nos despertásemos… con la noticia de que la URSS se desintegró, cosa que esperamos que no ocurra jamás, ¡aún en esas circunstancias Cuba y la revolución cubana seguirían luchando y seguirían resistiendo!”, afirma

Payá y el remedio contra el globalismo

Asdrúbal Aguiar's picture

Pasadas tres décadas desde el final del comunismo franco y sin telones, en medio de una inflexión histórica demencial ganada para la sinuosidad y el relativismo, puedo decir, si llegan a admitirse paralelos, que somos observadores de un tiempo similar al que tuvo como testigos a la Primera y Segunda Grandes Guerras del siglo XX.

El globalismo antioccidental

Asdrúbal Aguiar's picture

Para la construcción política y el manejo contemporáneo de las relaciones internacionales, la cultura y la religión se muestran otra vez en su relevancia “como factores determinantes”. Ello es posible pues se ha superado el paradigma Estado-céntrico, de allí la acusada globalización y también, debo enfatizarlo, su desviación más peligrosa, el globalismo progresista.

La diáspora, esperanza de Venezuela

Asdrúbal Aguiar's picture

A propósito del Día Mundial del Refugiado, la Coalición por Venezuela realiza su primera asamblea. Reúne a 61 organizaciones de las Américas vinculadas a la diáspora, a las víctimas del ostracismo, el desplazamiento y la explotación de sus hombres y mujeres. Junta a los núcleos de venezolanos que por millones transitan como desheredados sobre los caminos extranjeros y se dispersan. Aspira a mostrar otra óptica, la más exacta, del drama que viven estos al perder las seguridades de la tierra-patria.

La cuarentena disuelve las libertades

Asdrúbal Aguiar's picture

Regresa sobre la alfombra del covid-19, acaso estimulada por la larga cuarentena que le cobra medio año de vida útil a la humanidad y a sus sectores más necesitados, la violencia social disoluta e indiscriminada.

Occidente ve afectados a millones de sus habitantes y ofrenda en holocausto a varios centenares de miles de estos bajo la pandemia. Al término trilla otra vez con el fenómeno del Joker. Es la otra enfermedad que conoce el mundo hasta el instante en que la bacteria del coronavirus se les escapa a los chinos de sus laboratorios.

La razón de humanidad

Asdrúbal Aguiar's picture

Releo el libro de Martti Koskenniemi, diplomático finlandés que hace cátedra en Helsinki. Su título es ejemplarizante: Il mite civilizzatore delle nazioni o El suave civilizador de las naciones (2001). Narra el ascenso y la caída del originalmente llamado Derecho de gentes entre 1870 y 1960.

El rompe cabezas global

Asdrúbal Aguiar's picture

Imaginando las características del Nuevo Orden Global pasada la cuarentena, cabe decir que el derecho a la vida se ha jerarquizado sobre el resto de los derechos, a pesar de que una sociedad relativista hasta ayer intenta disponer de la misma vida, sea para crearla, sea para destruirla en su génesis o al considerarla inútil. En la circunstancia sobran quienes desde el atalaya del poder se escudan tras la vida para afirmar sus autoritarismos, negadores de la misma vida con dignidad.

La pandemia y un diálogo entre Papas

Asdrúbal Aguiar's picture

"Al final del día, con todos estos eventos, la naturaleza nos envía un mensaje… Si no cuidamos la naturaleza no podemos cuidarnos a nosotros mismos” y necesitamos “ir a este futuro armados con la naturaleza como nuestro aliado más fuerte", sostiene Naciones Unidas.

Papa Francisco en igual línea, como parte de su “lucha por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos”, invita a que se “custodie celosamente la abrumadora hermosura natural que la vida engalana, la vida desbordante que llena sus ríos y sus selvas”.

La solidaridad universal

Asdrúbal Aguiar's picture

Impuesta la parálisis abrupta del acontecer humano por la pandemia del coronavirus, la realidad habla por sí sola. Reclama enmiendas, mejor aún la forja de un orden nuevo global y muy viejo, fundado sobre lo que nos une en esta hora en que el hilo entre la vida y la muerte no discrimina, la dimensión universal de la solidaridad.

Dios no ha muerto

Asdrúbal Aguiar's picture

La pandemia hace presa de todos. Nos mantiene en agonía psicológica, sin discriminar. Deja víctimas fatales por miles en el planeta. Se recogen cadáveres a las puertas de las casas como si fuesen bolsas de desperdicios situados a la vera. Las noticias fluyen como un río sin madre, desesperan. Se cuentan el millón de enfermos y casi 50.000 víctimas fatales, mientras los desempleados por el frenazo global alcanzan a más de 10 millones de personas.

La máscara del coronavirus

Asdrúbal Aguiar's picture

Avanzo algunos párrafos de mi libro en edición Crónicas de Facundo, Bajo la usurpación de Nicolás Maduro (EJV, 2020). El miedo otra vez hace cuna entre nosotros por obra de una pandemia global de origen chino. Se suma a las pandemias anteriores y recientes, las culturales y las políticas que han significado la disolución de las seguridades modernas y el ingreso -diría Zigmunt Bauman- a la “modernidad liquida”.

La integración de necesidades y sus soluciones

Asdrúbal Aguiar's picture

Hace más de cuatro décadas hube de trillar con las cuestiones de la integración regional –así, en 1974, participamos de la fundación en el IESA, con apoyo del BID y el Intal, del primer máster latinoamericano que suma a varias legiones de extranjeros y venezolanos– y nos era inevitable aceptar que su fuente intelectual, en el caso de las Américas, procedía de una visión estructuralista sobre las relaciones asimétricas entre los países centrales y periféricos.

Pages