Informe de los derechos humanos en Venezuela ¿Vinculante?

Angel Dominguez's picture

El día 20 de marzo de 2019, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachellete, presentó un informe oral de actualización sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela, reconociendo y denunciando el deterioro del ejercicio de los derechos sociales y económicos en el país; la reducción del espacio democrático; la devastadora crisis social y económica; las restricciones a la libertad de expresión; la posible existencia de mas de 200 ejecuciones extrajudiciales realizadas por las fuerzas de seguridad; y el impacto que tiene la grave crisis humanitaria de Venezuela sobre los países de la región.

Este informe, aunque para el Venezolano común que conoce de manera profunda esta situación y convive diariamente con las penurias causadas por el agravamiento de la crisis alimentaria, social, económica y política que reina en todo el país, no represente de manera inmediata una solución a sus problemas; reviste una vital importancia en el campo internacional y las consecuencias que de ello se deriven.

La Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, es la mas alta instancia de los Derechos Humanos ante la Organización de las Naciones Unidas y tiene como principal función promover y proteger los derechos humanos de todos los ciudadanos; así como denunciar de manera objetiva las violaciones de derechos humanos en el mundo. Sus denuncias tienen un gran alcance, ya que se hacen sin necesidad de cumplir con el requisito de una resolución o mandato previo acordado entre los distintos Estados; lo que garantiza que su texto íntegro, sin limitación alguna, pueda ser distribuido y conocido por la totalidad de los Estados que hacen vida dentro de la Organización de las Naciones Unidas y por el mundo entero.

En la Venezuela de hoy, donde hay una ruptura evidente del hilo democrático, con un gobierno que usurpa el poder y que no garantiza los derechos humanos a los ciudadanos; la denuncia internacional ha sido un pilar fundamental en la búsqueda de la construcción de un Gobierno de Transición, que permita establecer las bases para retomar la senda democrática. Al día de hoy, mas de 50 países han desconocido las elecciones presidenciales del 2018 y han reconocido el Gobierno Interino de Venezuela, representado por el Presidente de la Asamblea Nacional, como establece la Constitución Nacional.

Sin embargo, aunque ya el tema de Venezuela, es de discusión en todos los foros políticos y económicos mundiales, es necesario seguir expandiendo y dando a conocer la grave situación de Venezuela, que en los últimos 5 años ha causado mas de 3 millones de desplazados; de manera de generar que la comunidad internacional constate a través de fuentes fidedignas e imparciales, la situación real del país y en base a ello, siga tomando las acciones necesarias y contundentes que permitan materializar la necesidad de cambio que exige el país.

De esta forma, es importante que los Venezolanos sepan que aunque el informe de la Alta Comisionada no establezca, a su forma de ver, nada nuevo con respecto a la situación del país y no proponga por si sola acciones inmediatas que solucionen la grave situación que se vive en a lo interno; no es menos cierto que la misma constituye una alerta y un llamado de atención hacia al mundo y sirve como fundamento para que los organismos competentes inicien de manera inmediata las averiguaciones pertinentes para determinar las responsabilidades a que hubiese a lugar, las cuales en materia de derechos humanos son acciones que no prescriben en el tiempo.

De igual manera, esta alerta al mundo permite que de manera directa los diferentes Estados tomen acciones tendentes a lograr la libertad del pueblo de Venezuela; así como también a mejorar la calidad de los Venezolanos dentro y fuera de Venezuela, ya sea a través de la atención en la recepción en sus países o través de la ayuda humanitaria para quienes están adentro.

En razón a lo anterior, el informe de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU no solo es positivo, sino fundamental en el atrincado camino de la consecución del restablecimiento de la democracia y la libertad en el país.
Angel Dominguez