Soberania Nacional y Ayuda Humanitaria

Angel Dominguez's picture

Quienes parten de la premisa que la ayuda humanitaria compromete la soberanía nacional y que viola los principios de integridad territorial y de no intervención de los Estados, no solo desconocen el concepto de soberanía sino también ignoran completamente el objetivo de la asistencia humanitaria, el cual no es otro que salvar la vida de los ciudadanos en riesgo y/o paliar el sufrimiento de los seres humanos, no solo producto de conflictos bélicos o de desastres naturales, sino también en los casos que un país, por una razón u otra, no pueda suministrar a sus ciudadanos las condiciones humanas mínimas para la supervivencia, como son la alimentación e insumos médicos. Las ayudas humanitarias cumplen los principios de humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad, y su único fin es el alivio del sufrimiento humano, la preservación de la vida y la nutrición de las personas.

Hablar de soberanía nacional no es solo es una cuestión de protección integral del territorio nacional ante la intervención militar extranjera, ni la vieja retórica entreguista del Estado a otro país; sino que también esta asociada a la garantía por parte del Estado a sus ciudadanos del ejercicio efectivo de principios fundamentales como son la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la democracia, la preeminencia de los derechos humanos y a la autodeterminación.

Es por ello, que ningún país del mundo puede ser verdaderamente soberano, aún cuando no exista intervención extranjera, si no ejerce ni garantiza a sus ciudadanos los elementos mínimos para su subsistencia, ni cumple los fines esenciales del Estado, que no son otros que la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y el bienestar del pueblo (Artículo 5 de la CRBV), como pasa en nuestro país.

Hoy en Venezuela, efectivamente existe una crisis de soberanía nacional, pero no ha sido provocada por la petición de asistencia humanitaria, sino que es producto de la acción o inacción del gobierno nacional o de quien ocupa sus funciones, en no proveer a sus ciudadanos los requerimiento mínimos para su subsistencia y para llevar una vida digna, así como al limitar el ejercicio de la soberanía, la libertad y de la justicia; creando una grave crisis humanitaria, como lo ha reconocido el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

De tal manera, la solicitud de ayuda humanitaria no es una amenaza a la soberanía, sino mas bien la falta del ejercicio real de la soberanía es la que ha causado la necesidad de la ayuda humanitaria.

Adicionalmente, mal podría considerarse la ayuda humanitaria, una amenaza a la soberanía nacional, cuando son sus ciudadanos quienes la solicitan en cabildos abiertos y asamblea de ciudadanos, como expresa el artículo 70 de la CRBV; la Asamblea Nacional, como Poder Público constituido la Decreta y limita al ingreso de medicamentos, insumos, material médico, alimentos, suplementos nutricionales, productos de higiene y de uso personal; pero mas importante es el mismo pueblo organizado quien la ingresa, gestiona y distribuye sin discriminación alguna, dando prioridad a los casos que se encuentran en mayor riesgo.

De tal manera, podemos decir que el acto de ingreso, gestión y entrega de la ayuda humanitaria por parte de los mismos ciudadanos Venezolanos, sin necesidad de intervención de extranjeros, es un acto de ejercicio de soberanía.
Angel Dominguez