Cabrujas y la telenovela cultural

Aquilino José Mata's picture

Se están cumpliendo 24 años del fallecimiento de José Ignacio Cabrujas, motivo por el cual es oportuno recordar uno de sus tantos y valiosos aportes como creador: la renovación del melodrama televisivo, que en su momento se conoció como “telenovela cultural”, nacida en Rctv, donde el escritor y dramaturgo trabajaba como creador de historias para la pequeña pantalla. Inició esta modalidad junto a Salvador Garmendia, su compañero de labores en el canal de Bárcenas.

Ocurrió que a finales de la década de los 70, ambos se propusieron escribir algo diferente, que le proporcionara un nuevo giro al género. Se plantearon así concebir historias de gente común y corriente, que se desprendieran de los estereotipos y abordaran temáticas nunca antes tratadas en la televisión, como el rol de la mujer, sus derechos, su papel en la sociedad y su realización personal; la rutina del matrimonio, la infidelidad y el divorcio; el costo de la vida y las pequeñas angustias del día a día. La idea era que la audiencia se viera reflejada en ellas.

El título que inició esta fructífera etapa fue “La señora de Cárdenas” (1977), escrita por José Ignacio Cabrujas y protagonizada por Doris Wells y Miguelángel Landa, un clásico de la televisión latinoamericana que rompió los estereotipos de la telenovela rosa. Luego le siguieron, entre otros éxitos, “Natalia de 8 a 9”, “Mabel Valdez”, “Silvia Rivas, divorciada”, “Señora”, “La Dama de Rosa”, “Leonela”, con la cubana Delia Fiallo debutando como escritora en esta modalidad de dramático, “La fiera”, “El desprecio” y otros muchos.

También en este período de la telenovela cultural hubo una serie de documentales y unitarios, donde Cabrujas, Garmendia y Doris Wells, en plan de escritora, adaptaron importantes joyas de la literatura, sobre todo para el denominado Ciclo de Rómulo Gallegos, con títulos como “La hora menguada” (1984), protagonizado por la misma Doris junto a Marina Baura, quizás el más relevante de todos.

Hay quienes consideran que la salida del aire de RCTV en 2007 marcó el fin de la telenovela cultural en Venezuela y dio paso al auge y primacía de la novela rosa y de crítica social; sin embargo, antes de este hecho ya la telenovela cultural había venido en declive y la televisión abundó en producciones mediocres que no aportaban nada en ningún sentido. Hoy sólo quedan los recuerdos y la nostalgia de una época ciertamente dorada de nuestra TV.
Aquilino José Mata/ Informe 21