“Last Christmas”: romance, humor y sorpresa

Aquilino José Mata's picture

La pesadumbre es el signo evidente en Kate cuando deambula por las calles de Londres. Contrasta con el irritante tintineo de los zapatos de elfo que tiene que llevar durante su trabajo en una tienda de adornos navideños. Un cúmulo de malas decisiones la han tornado pesimista, hasta que conoce a Tom, un joven tan equilibrado, optimista y alegre que la hace pensar que quizás sea demasiado bueno para ser verdad. A todas estas, la Navidad y sus circunstancias parecen oponerse a su incipiente romance, aunque hay ocasiones en que el corazón y un poco de fe obran milagros.

Esta es a grandes rasgos la historia que se narra en “Last Christmas”, una de las películas actualmente en cartelera en Venezuela, que hace una semana irrumpió con un tímido respaldo de público, pero que progresivamente ha cautivado a la audiencia, situándose entre las cinco más taquilleras.

Las míticas canciones de George Michael y su grupo Wham! (especialmente el villancico que da nombre al filme) constituyen la atractiva banda sonora de esta comedia romántica, dirigida por el estadounidense Paul Feig (Cazafantasmas).

Con la inspiración de clásicos navideños como “Qué bello es vivir” (A Wonderful Life, Frank Capra, 1946), “Last Christmas” compone una historia cargada de emoción, humor y romance, donde una chica pesimista, obligada a fingir alegría en la tienda de adornos en la cual labora y un joven que roza la perfección como ser humano, viven una mágica historia de amor plagada de obstáculos.

Éxitos como “Freedom”, “Faith” y hasta un tema inédito del fallecido George Michael suenan en las voces de Emilia Clarke (Juego de Tronos) y Henry Golding (Un pequeño favor), protagonistas de una historia de amor y buenos sentimientos que critica la forma en que el consumismo exacerbado impide muchas veces disfrutar de esas cosas verdaderamente importantes que deberían celebrarse durante estas fiestas.

Además de guionista y productora, la oscarizada actriz Emma Thompson (Sentido y sensibilidad) también forma parte de un reparto de divertidos secundarios junto a Michelle Yeoh (Guardianes de la galaxia Vol.2), entre otros. Es una de esas cintas que vale la pena ver, aún dentro de su aparente simplicidad, pues es una suma de buenos mensajes, entre los que también aparecen la crítica hacia la intolerancia y el racismo contra los refugiados, tan en boga en estos tiempos. El final es sorpresivo.

Aquilino José Mata / Informe 21