Star Wars: El fin de una historia

Aquilino José Mata's picture

J.J. Abrams cierra la trilogía que él mismo empezó con “El despertar de la fuerza” en la última entrega para el arco argumental del clan Skywalker, que ya está en la cartelera venezolana bajo el título de “Star Wars Episodio IX”. Un año después de la batalla de Crait, la Primera Orden ha conseguido diezmar considerablemente las fuerzas de la Resistencia. Mientras la general Leia Organa envía a Finn y su mejor piloto, Poe Dameron, en una misión por los confines de la galaxia en busca de aliados, Rey continúa en solitario con su entrenamiento en las artes jedi. En el definitivo enfrentamiento por la libertad contra Kylo Ren y un resucitado Emperador Palpatine, pasado y presente se encontrarán y se forjarán nuevas leyendas.

Como Luke Skywalker en el clímax de “Una nueva esperanza”, el director se enfrenta a una misión que, más que imposible, es casi suicida: concluir satisfactoriamente la saga cinematográfica más grande de todos los tiempos. Aunque habrá más películas con nuevos protagonistas, “Star Wars Episodio IX” supone el punto final a una historia que ha fascinado a varias generaciones durante más de 40 años. De este modo, la nostalgia y la épica se unen en la cinta más ambiciosa de toda la franquicia, un despliegue de efectos visuales sin precedentes para escenificar el enfrentamiento final entre una Resistencia al borde de la extinción y una Primera Orden que se refuerza con la resurrección del malvado Emperador Palpatine.

Fiel a su espíritu, este filme propone espectaculares batallas espaciales y un intenso combate a espada láser sobre las ruinas de la Estrella de la Muerte que cayó en “El retorno del jedi”. Además de Daisy Ridley (Asesinato en el Orient Express), Adam Driver (Historia de un matrimonio), Oscar Isaac (Van Gogh, a las puertas de la eternidad) y John Boyega (Pacific Rim: Insurrección), la película también cuenta con la participación de la fallecida Carrie Fisher, a partir de material de archivo, y el regreso de viejos conocidos como Billy Dee Williams en el papel de Lando Calrissian e Ian McDiarmid (Z, la ciudad perdida) como Palpatine.

Rey y sus amigos vuelven a embarcarse en una misión con numerosas paradas a lo largo de la galaxia, de la que depende la libertad de sus habitantes, amenazada por un viejo conocido. En el desmesurado metraje cabe una nostalgia menos irritante que en ocasiones previas, la redención de algunos personajes, la afirmación de otros y, por supuesto, aventuras jalonadas por el humor, lo pulp, y un sentido del espectáculo a veces insuficiente y otras próximo a la abstracción figurativa. En todo caso, el cierre de la película evidencia el fiasco creativo de esta trilogía en su conjunto, aunque sus artífices y sus fans tardarán años en admitirlo.

Aquilino José Mata / Informe 21