Imagen del día 08 04 2020

Carlos Blanco's picture

En estos días de reflexión en cuarentena, he sometido a la consideración de amigos la cuestión sobre a quién se parecen más Maduro y su régimen, si al Noriega de Panamá o a Fidel y los cubanos. Obviamente, Maduro no es ni uno ni el otro y solo los empleo como analogías. La pregunta tiene la intención de establecer el grado de resistencia que este régimen interpondrá ante la combinación de fuerzas nacionales e internacionales que pugnan por eyectarlo.

Hablar de Noriega implica referirse a un narcotraficante; sin embargo, antes de consagrarse a tan fructuosa actividad, había sido un militar y político importante. Hizo una alianza con Omar Torrijos, lo que le dio un matiz ideológico a su presencia en el panorama panameño y también funcionó como agente de la CIA, lo cual le comunicaba un sustancial apoyo internacional.

Finalmente, derivó en un narcorricachón aferrado al poder hasta la invasión de Estados Unidos a Panamá. Terminó rendido ante las fuerzas ocupantes y todas las amenazas de resistencia se disolvieron en pocos días.

El caso de Fidel es distinto, sin dudas. Un héroe revolucionario que estuvo dispuesto a que Cuba desapareciera del mapa por el efecto de bombas nucleares para no dar su brazo a torcer ante las exigencias de los cubanos de la resistencia, de los sucesivos gobiernos de Estados Unidos e incluso de la Unión Soviética. La épica de la Sierra Maestra y de la resistencia ante el bloqueo norteamericano no han sido obstáculo para que gente del régimen cubano se haya involucrado en negocios ilegales, incluido el del narcotráficoy de la protección a grupos –como los de la guerrilla colombiana– que se han financiado largamente de la producción y tráfico de drogas ilegales.

Aunque ambos personajes han mezclado revolución y delitos internacionales, incluido el narcotráfico, se puede afirmar que Noriega es más la imagen de un delincuente internacional y Fidel más la de un revolucionario arriesgado y firme. ¿A quién se parece más el régimen de Maduro? Debe entenderse que no me refiero a comparaciones entre las personas sino de los regímenes que representan: madurismo, norieguismo y fidelismo.

La irrupción del narcotráfico en Venezuela es delito documentado y se sabe que grupos del régimen están hundidos hasta la nariz en talco blanco. Si solo fuese esto cabría darle mucha probabilidad a que una pandilla desideologizada, afanosa del billete y mermada en sus ideas revolucionarias prefiera la rendición rápida para quedar con algo en las alforjas para los frescos y las empanadas.

Sin embargo, si lo que hay en Venezuela es un régimen más fidelista que norieguista su actitud será la de la resistencia no sin antes llevarse a sangre y fuego los enemigos que encuentren en el camino.

¿Cuál cree usted que será la fórmula que triunfará, la capitulación de Noriega o el aguante de Fidel?. @carlosblancog

Carlos Blanco