El gran saqueo y la violación de Derechos Humanos

Carlos Tablante's picture

En abril de 2008, en la conferencia Delincuencia Organizada y Derechos Humanos coordinada por EnCambio y CuentasClarasDigital.org celebrada en Caracas con la participación de ponentes nacionales e internacionales, ya establecíamos la relación entre ambos temas. Lamentablemente, el tiempo la ha confirmado, siendo Venezuela un doloroso ejemplo.

Ya no queda duda alguna de que la corrupción ha atacado directamente a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA) de los venezolanos. No haremos aquí el recuento de todos ellos. Basta con destacar los relacionados con la vida y la salud: la alimentación, las medicinas y la inseguridad. Como ya lo hemos dicho, la corrupción y la impunidad se adueñaron del país, sustituyendo a la Constitución y la legalidad por un Estado delincuente.

El sistema socio-económico trasnochado y fracasado que impuso el chavismo arruinó a uno de los países más ricos del planeta y empobreció a millones de personas. Un modelo anacrónico que arrasó con el aparato productivo mediante expropiaciones y confiscaciones y privilegió la importación de bienes en lugar de la producción, enriqueciendo de manera impúdica a militares y funcionarios, al mismo tiempo que condenaba a la miseria, al hambre y a la enfermedad a la mayoría. La corrupción llegó a dimensiones desconocidas, fortalecida por los ilícitos cometidos a la sombra del control de cambio.

La muerte de decenas de niños y mayores por falta de alimentos y medicinas, para no hablar de las víctimas de la inseguridad y la violencia, y de los que han sido torturados y asesinados por el régimen de Maduro, es una marca que quedará por siempre en la casta cleptocrática cívico-militar que ha saqueado a Venezuela con voracidad.

De las investigaciones que dieron origen a nuestros libros Estado Delincuente (ED) y El Gran Saqueo (EGS), quedaron varias asignaturas pendientes.

Probablemente no se sepa nunca la cantidad de lo robado al país durante estos casi veinte años de chavismo. En EGS estimamos una suma alrededor de los 300.000 millones de dólares. Cifra similar a la reconocida luego por altos ex funcionarios del régimen como Jorge Giordani y Héctor Navarro. Hasta el propio Tarek William Saab habla de un robo sin precedentes en la Pdvsa roja-rojita. Como dicen los abogados, a confesión de partes, relevo de pruebas. El impacto de ese expolio en el empobrecimiento, sufrimiento y muerte de miles de venezolanos dejará huellas mucho más profundas.

Es improbable que Venezuela vuelva a tener la cantidad multimillonaria de ingresos que recibió en las últimas dos décadas. El chavismo destruyó la que pudiera haber sido la última oportunidad de alcanzar el tan deseado desarrollo y bienestar de nuestro país.

Por justicia y por necesidad debemos insistir en la creación de una Comisión de la verdad que revise estas dos materias pendientes, tanto la suma de lo saqueado como su impacto en los derechos humanos de los venezolanos, pero que además identifique a los responsables del gran saqueo y sobre todo trate de recuperar los dineros robados, apoyándose para ello en la Ley de Recuperación de Activos Producto de la Corrupción, cuyo proyecto ya fue aprobado en primera discusión por la Asamblea Nacional en diciembre pasado. @TablanteOficial
Carlos Tablante