Opinaditis Aguda: La pandemia del momento

Daniel Hernández Luengo's picture

Algunos individuos prefieren consumir su valioso tiempo sofocándose en una ardiente hoguera cuando las cosas no resultan como esperan, sin pensar que aquel sufrido lamento puede resultar apremiante en el futuro.
Cuando no se tiene el control sobre lo que se presenta, debemos aprender a sobrellevar la situación con una actitud positiva, alimentando la fe, la esperanza y dejando el desarrollo de los acontecimientos, tal como Dios los presenta.
Jamás ha sido conveniente sacar conclusiones apresuradas motivadas por la ansiedad que asfixia la razón.
El discernimiento acelerado suele ser trivial y confuso, llevándonos a tomar decisiones equivocadas a favor del mismo conflicto, por lo que resulta imperioso analizar todos los puntos de vida para no herir de gravedad al “sentido común”, el cual suele realizar pases de factura a la hora de llevar a cabo una acción en pro de la sociedad.
Aunque para muchos el denominado “sentido común” es de naturaleza subjetiva y sólo pocos hacen buen uso del mismo, debo llevar a consideración al bando opositor a que haga silencio en este momento cumbre donde hay un solo líder, quien rige las pautas a seguir como en otrora solía hacerlo Miranda o Bolívar en batallas libertarias. Ese único líder es reconocido además internacionalmente, por lo que, en vez de criticar sus acciones, deberíamos brindar nuestra ayuda en el rescate de la Nación.
Creo a la vez oportuno invitar al apreciado lector, a hacer reminiscencia en la cronología de los hechos, y a no obviar el trabajo del Altísimo quien ha permitido llegar a donde estamos, pues, si Trump no gana la presidencia de los Estados Unidos, si Almagro no hubiese sido elegido secretario de la OEA y si Guaidó no le hubiese correspondido asumir la presidencia de la Asamblea Nacional en el momento oportuno, estaríamos lejos de resolver esta crisis generada por los hijos del mal.
El creador mueve a placer el espacio y tiempo, y sus decisiones son perfectas. Que siga siendo Él quien tome el control de la situación, librándonos de contraer esa reciente enfermedad que podría cuartear la confianza que tanto nos ha costado alcanzar. @danielovtsky
Daniel Hernández Luengo

dahlpahg@gmail.com