Seguimos repitiendo errores

Daniel Limongi's picture

En la semana que recién finalizó hubo 3 discusiones similares en Twitter. Esta vez no había política de por medio sino conflictos sociales que están siendo nuevos en Venezuela, pero ya tienen tiempo como temas en otros países. Como era previsible, nosotros no aprendimos de los errores de otros, sino que los repetimos.

La primera discusión comenzó cuando un grupo de ultraconservadores pidieron cancelar a Netflix por el tráiler de la película francesa “Cuties” por mostrar escenas donde niñas estaban muy sexualizadas. Ante esto, el humorista y docente, El Profesor Briceño, publicó un tweet pidiéndole a la gente que no censuren, que vean la película para entender su trama y que se debata antes de caer en medidas de fuerza. Por supuesto, esto le generó un rechazo de una parte de la audiencia que lo llamó desde “degenerado” hasta “pedófilo”.

La segunda discusión sucedió cuando una twittera dijo que las canciones de la banda Los Amigos Invisibles eran machistas y fomentaron esa cultura en el país, a lo que Asier Cazalis, vocalista de Caramelos de Cianuro, respondió que deberían dejar de estar revisando cosas del pasado y disfrutarlas.

Para concluir, la última pelea sucedió cuando un grupo de feministas se molestaron porque un hombre sería quien impartiría la clase de Estudios de Genero en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). El argumento: ¿Por qué un hombre y no una mujer? Y que “él no estaba preparado”.

Tres discusiones que tienen como base el moralismo y políticas identitarias, tres peleas que ya han sucedido en otros países y mucha gente ha explicado los errores de los que las comienzan.

En el caso de “Cuties” ya se ha explicado que lo que hubo fue un error en el poster al hacerlo tan sexualizado o, según muchos argumentan, fue una campaña publicitaria para hacer que una película francesa poco conocida se hiciese relevante, algo que ya se ha hecho. De resto, la película explora las dificultades de identificarse de una niña inmigrante que tiene el choque de culturas y que tiene entre sus imágenes culturales a bailarinas que se hipersexualizan para llamar la atención. No es una oda a la pedofilia ni un incentivo a esta. Ir a cancelar o censurar sin haber visto esto es un error y propio de autoritarismos anticuados.

Sobre las canciones de Amigos Invisibles, estamos viendo un revisionismo histórico absurdo. Personas queriendo juzgar canciones escritas hace 30 años con el prisma moral del presente. No tengo que explicar la estupidez que es hacerlo.

Por último, el caso de la UCAB y los estudios de género. Comienzo diciendo que tengo opiniones encontradas con esta materia, pero me parece que es positivo que en Venezuela y en una universidad católica se empiece a discutir temas como el feminismo, el movimiento LGBT y ciertos problemas sociales. Ese argumento de que la clase no la puede impartir un hombre es absurdo, de hecho, deberían estar agradecidas de que se empiecen a impartir estas clases porque se abre una puerta para que esta materia empiece a ser común y así se abran más cupos para profesoras. Argumentar que quien la va a impartir no está calificado o, como una de ellas insinuó, que en esa clase iban a acosar mujeres, no solo es ofensivo sino difamatorio.

Este caso es un vivo ejemplo de que no se ha aprendido que el movimiento feminista no puede ser excluyente y de que si se busca la igualdad tu primer argumento para descartar a alguien no puede ser su sexo. ¿Acaso no es eso por lo que luchan?

En conclusión, vimos la repetición de peleas que ya suceden en el mundo. Peleas que han generado polarización e incluso despidos laborales a quien se les opone a la masa. ¿Tenemos que repetir todos estos errores? Y es que no solo los estamos repitiendo, estamos haciéndolo mientras los que dominan a las masas son una cuerda de periodistas, panfletarios y opinadores radicales que no aceptan matices, o estás con ellos o eres el enemigo.

Ni el profesor Briceño es un degenerado pedófilo por querer que veas una película antes de hablar de ella, ni los Amigos Invisibles son unos malvados machistas y mucho menos la UCAB y Carlos Egaña, profesor que impartirá la materia en cuestión, es un ser machista que busca acosar a las mujeres por ordenes de los malvados jesuitas que gobiernan la universidad. Dejemos de caer en errores tontos y entendamos que el mundo es mucho más que blanco y negro. @dald96

Daniel Limongi