Son políticos, compórtense como adultos

Daniel Limongi's picture

En EEUU no puede declarar algún funcionario del gobierno de Trump o de la justicia norteamericana sobre la situación de Venezuela porque empieza una cascada de tweets de los políticos venezolanos adjudicándose frases y acciones. Pero la cosa se ha incrementado en los últimos días. Tras los anuncios del Departamento de Justicia y de Trump de iniciar una acción antinarcóticos, el mundo político nacional se metió en una pelea de bachillerato.

Los dos bandos opositores se han enfrentado en una guerra sin cuartel para sacarse en cara quién tuvo razón. María Corina Machado habló de su “amenaza real” y el guante lo cogió Luis Florido que le mandó una foto, todo eso por Twitter, espacio natural de aquellos que han abandonado la política para vivir de la lucha en redes. Y como estos dos políticos que han estado en el parlamento, estas luchas bajaron y fueron la tendencia de la noche.

¿Cuál es el problema de esto? Simple, que los políticos no se pueden estar peleando por redes como si el debate fuese una discusión de colegio . No es aceptable que, en medio de una pandemia y una crisis humanitaria, los opinadores, políticos y analistas venezolanos estén en una guerra sin cuartel viendo quién tuvo razón como si cuando se toma una decisión en Washington, Madrid o La Haya se pidiera la opinión de un “analista” de Twitter .

Ahora más que nunca en la oposición debe haber consenso y si no lo hay, no se pueden hacer debates como los que estamos viendo. Esto no es político. Estas no son las actitudes de un adulto. Esto es el comportamiento habitual de adolescentes que juran que son el centro del universo y que no se han dado cuenta que sus acciones tienen consecuencias. Compórtense, son adultos. @dald96

Daniel Limongi