Atrapados y sin salida

David Bonyuet's picture

En enero jurabamos que este año era el último de la dictadura, ahora más bien nos enteramos que tenemos dos regímenes implacables. Aunque parezca insólito: de aquel lado cometen corrupción sin control, de este lado también; de aquel lado botan a los profesionales con experiencia y montan paracaidistas, de este lado también; de aquel lado reprimen a los que expresan su opinión, de este lado también; de aquel lado quieren elecciones y de este lado también; de aquel lado manipulan la ley y la aplican a su conveniencia, de este lado también; de aquel lado tienen al hijo de Putin y de este lado tenemos al hijo de putón. Juan no es muy diferente a Maduro. Hay usurpación en ambos lados. Santo cielo ¡estamos atrapados y sin salida!

Desgraciadamente, Pedro Carvajalino tiene razón cuando dijo “hay que echarle un camión para que en Venezuela ocurra lo que en Bolivia”, al presidente interino no le quedó más remedio que reconocerlo “entiendo la frustración por no haber logrado los objetivos”... y entonces botaron de una patada por el trasero al Dr. Humberto Calderón Berti, para sustituirlo por un putólogo profesional sin experiencia diplomática a pocos días de la discusión del TIAR en Colombia. Ahora la frustración es por el tamaño de irresponsabilidad.

Pocas personas entienden la magnitud del descalabro institucional causado por la carta de despido a un diplomático intachable que mandó investigar la inocultable corrupción de la ayuda humanitaria. El caso es el siguiente: Venezuela está en la sala de emergencias con una metástasis muy avanzada que tiene todas sus funciones colapsadas; a pocos días de la operación (reunión TIAR en Colombia) , sustituyen al experimentado intervencionista por un recién llegado que ni entiende de medicinas, sin dudas, todos dirían, pero ¡que putada!

¿Será que el chavismo planifica la agenda del legítimo? El internacionalista Freddy Álvarez denunció la ausencia de profesionalización del personal consular; algo lamentablemente notable. El país se beneficiaría si el grupo legítimo buscará apoyo en los colegios profesionales para reforzar sus acciones y en este caso el "Colegio de Internacionalistas de Venezuela" sería una fuente de ayuda.

El presidente interino sigue insistiendo en su errada ruta pacífica pidiendo aumentar más presiones, pero amigo lector ¿qué funciona?:

1) La presión del mundo contra el régimen castrista, con bloqueos, sanciones, expulsiones de la ONU, etc por más de 60 años... que todavía no ha funcionado, ó,

2) La coalición militar mundial contra los nazis

¿Qué funcionó? Llevamos 19 años perdidos, Juan Guaidó agregó otro.

Aunque parezca que estamos atrapados y sin salida, la presión la debemos crear la ciudadanía: el bravo pueblo debe exigir INTERVENCIÓN en cada mitin, manifestación o protesta del legítimo, que ellos no hablen, ¡que hable la calle!
Todos unidos pidamos ¡intervención militar ya! @DBonyuet
David Bonyuet