El consejo de la calle

David Bonyuet's picture

Ante la sorpresa de un país semidestruido: el régimen y un sector de la anti-oposición salen a darse la mano y abrazos en sana paz. Este es un pacto que nace para torpedear las esperanzas del cese de la usurpación y sobretodo para acabar con la credibilidad de una oposición legítima que no sabe explicarse con sus turbias actuaciones. ¿Vamos bien? ¡un cipote!

La complejidad de infiernozuela sólo la sabemos quienes vivimos allá. ... y es que hasta el infierno es más ordenado. Ahora no sabemos si el usurpador va de salida, si el interino repite el año que viene o el Consejo de Gobierno es parte de lo mismo. Teníamos el 1, 2, 3 pero resultó ser un mal chiste. Exijamos el cumplimiento de la ruta y pidamos en todas las calles ¡intervención militar!

La urgencia de rescatar al país como sea, con todas las opciones sobre la mesa va a tener que esperar con mucha paciencia: entre los políticos están discutiendo cómo repartirse las sillas. Amigo lector, ellos mandan decir "ustedes no se angustien... nosotros vamos bien". Si de verdad hubiese alguien escuchando el clamor de la calle activarían el Consejo del Pueblo, no para gobernar, sino para iniciar la intervención humanitaria con todos los países vecinos que desean una Venezuela libre de dictadura.

La verdad que no pedir la aniquilación de los criminales que te torturan sabiéndose inocente es inaceptable. Haber pasado por esa experiencia y saber que muchos otros venezolanos jovenes, niños o ancianos la han pasado muchísimo peor no da para unas palabras modestas de desagrado. Si seguimos con esa idea alocada de que al régimen hay que tratarlo con cariño es que "vamos bien mal".

El régimen aplica su 1, 2, 3:

1) diálogo
2) confunde y marea
3) reprime

Ya parece normal el secuestro o ¿es que estamos aceptando que lo pueden hacer cuando les dé la gana? Sencillamente no hay respuestas contundentes contra la tiranía y el pueblo está cada vez más golpeado por una diligencia insensible, inactiva y sospechosamente pasiva. Pidamos contundencia, ¡pidamos acción!

Si no asumimos la obligación de llamar a todas las fuerzas que puedan acabar con el terrorismo chavista vamos a quedar martirizados por otro terrorismo, menos sangriento pero igual de corrupto. Apoyemos el TIAR desde todos los países que están con nosotros.

Nuestra única esperanza va a ser la rebelión de las calles: ¡Venezuela ARRECHATE! @DBonyuet.
David Bonyuet