El suicidio de los políticos

David Bonyuet's picture

En cualquier lugar del mundo, los testigos de un crimen violento que prefieren permanecer en silencio, sin actuar o llamar a la justicia serían condenados como cómplices necesarios. Nada diferente en la tragedia en Infiernozuela: un régimen criminal y un silencio de acciones ensordecedor.

Los suicidios en Infiernozuela aumentaron un 81 % sin duda porque no hay esperanzas ni de que el conglomerado criminal se canse de robar, ni de que el gobierno legítimo haga un llamado de auxilio. ¡Se están perdiendo todas las esperanzas!

El chantaje revolucionario está en acción tentando a los dirigentes regionales ofreciendo sillas de la asamblea. Así de mal estamos que esos politiqueros prefieran suicidar al pueblo. Hay que enfatizar que no es posible ninguna elección mientras el conglomerado criminal tenga el control de las armas. Ningún narcoterrorista deja el poder amablemente para que lo enjuicien imparcialmente.

La politiquería en tiempos de tiranía es un suicidio nacional. Sor Fosforito reveló que ha entrenado a 40.000 presos para defender sus sinvergüenzuras, precisamente para seguir suicidando al pueblo, pues la mejor forma de evitar un estallido civil es armando a los criminales. Lo peor de todo es que los partidos políticos tradicionales han caído en la trampa de creer que deben usar estrategias políticas e incluso diplomáticas para enfrentar un conglomerado criminal que ha demostrado ser cruel y despiadado. El sufrimiento nacional se siente en cada segundo y el tiempo pasa acumulando muertos.

Votar es un suicidio, pero no hacer nada también es otro suicidio. La apatía es el suicidio de la lucha activa. El deseo o esperanza que otros hagan lo que nosotros no queremos hacer es definitivamente el peor de los suicidios: condenamos no solo nuestras vidas, sino el de nuestra familia, nuestros hijos y todo nuestro futuro a un chavismo sin fin. Amigo lector, ¡olvídelo!, ¡el gobierno legítimo no va a hacer nada!

Hay otras alternativas que están naciendo para defender la tierra de Bolívar: La Sociedad Civil Organizada propuesta por Andrés Mezgravis, la VCiudadana de Iván Carratu, el llamado de ANCO con Diego Arria por una Elección Humanitaria, la petición de María Corina por una Operación de Paz y Estabilización (OPE), sin mencionar los llamados a la actuación de la DEA y del Comando Sur. Son varios frentes para enfrentar un conglomerado criminal muy complejo, diverso y resiliente. Como ciudadanos debemos apoyarlos a todos, pues el enemigo sigue siendo uno solo: ¡el chavismo! El objetivo debe ser la libertad plena, la justicia firme y la democracia absoluta para Venezuela.
Todos seguimos en la lucha... y ¡la lucha depende de todos! @DBonyuet

David Bonyuet