Elecciones en Diosdadolandia

David Bonyuet's picture

Resulta altamente sospechoso para el mundo entero que la Asamblea Narco Castrista, de la mano del enano siniestro, adelante las elecciones presidenciales bajo el argumento de unas sanciones, pero entonces el PSUV tenga como candidato presidencial al mismo culpable de la catástrofe actual. ¡Aquí lo que hay es un chanchullo!, cuando el TSJ ordena al CNE no validar la tarjeta de la MUD e invalidan a VP, es obvio que Maduro quiere ser el candidato único e imponen todas las condiciones en contra de la oposición. ¡No hay elecciones en dictadura, como tampoco hay justicia en las masacres!

La farsa electoral no solo la pone los que salen al ruedo bajo el argumento de una noche tan linda como esta. Elvis Amoroso confiesa que: “quien resulte vencedor en las venideras elecciones presidenciales, que deberán realizarse antes del 30 de abril de este año, tomará posesión en el año 2019”, o sea, están llamando a unas elecciones a la carrera, pero el ganador se quedará achantao más de medio año: el trabajo ideal para un reposero sinverguenzón. No sería nada sorprendente que al indocumentado se le ocurriera pedir a todos los partidos políticos a bailar el baile del perrito... y aunque suena estúpido y ridículo, eso mismo es mandar validar a los partidos a tres meses de unas elecciones presidenciales definidas a destiempo. ¿Cuál es el objetivo de semejante marramucia? No tiene sentido que la agenda de trabajo de los opositores la establezcan los criminales que llevan el genocidio del país.

Tenemos una crisis humanitaria desbordada y epidemias fuera de control, ningún venezolano debe aceptar ir a unas elecciones sin condiciones. Sería un suicidio político, pero sobretodo un encubrimiento al crimen. Hasta ahora esos candidatos han fracasado en defender sus victorias y han fallado en defender los votos de quienes confiaron en esa opción. El CNE ha demostrado cumplir las órdenes del PSUV para destituir a los diputados del Amazonas, pero ignora olímpicamente las pruebas contundentes que Andrés Velásquez ha presentado. Entonces, participar en esta pantomima de Diablodado sería ser cómplices del delito.

Es muy lamentable pero no hay liderazgo opositor,... solo hay politiqueros con muchos argumentos nebulosos, por no decirlo de otra forma. Es más fácil matar a un burro a pellizcos que tratar de moverlo a punta de votos. Cuando unos terroristas secuestran a unos inocentes, no se les pide a las víctimas “votar” ni “validar”. Los politiqueros confunden el escenario... no estamos en unas elecciones para decidir entre dos democratas, estamos ante un régimen tiránico que no duda en mantenerse en el poder por las malas, mientras que los ciudadanos están indefensos sin ninguna fuerza que haga contrapeso. En Venezuela lo que hay es una masacre: igual nos matan por falta de comida, como por falta de medicinas o por balazos en la cabeza.

Sin embargo, también es una locura no hacer nada. No podemos cruzarnos de brazos esperando la inevitable victoria del culpable. Las condiciones electorales en Venezuela son tales que si el CNE organizara concursos de belleza, entonces Sor Fosforito ganaría el Miss Universo múltiples veces. El fraude es de tendencia irreversible. Lo evidente no es sencillamente evitar las elecciones en Diosdadolandia, sino más bien, establecer la ruta de lucha y por todos los medios tumbar la dictadura. No podemos seguir permitiendo que el país siga paralizado sin ninguna acción de protesta constante, continua, progresiva y efectiva.

El presidente de CONINDUSTRIA, Juan Pablo Olalquiaga calificó “la situación económica del país como un genocidio por parte del Gobierno nacional”. Para Unicef: “hay claros signos de desnutrición infantil en Venezuela”. El régimen está fuertemente unido pero los partidos de oposición están extremadamente dispersos, con pocas acciones, peor aún sin coherencia. Los líderes políticos no quieren dejar el ruedo del discurso vacío, o sea, no hacen nada ni prestan la batea.

Es obvio que lo único que al régimen le interesa es tapar la memoria de Óscar Pérez y los asesinados en la masacre de El Junquito. Ese crimen fue visto en el mundo entero y fue un evidente sicariato ordenado por el Estado chavista. En un país en que escasea la vida, no es raro que abunde la muerte, pero el mensaje de Óscar Pérez dice una gran verdad: “Venezuela, los necesitamos,... ¡solo ustedes tienen el poder ahora!”

El plan debe ser paralizar al país (aunque el régimen ya tiene el país en paro técnico). Organizar protestas flash en todas las ciudades... si llega la Guardia dispersarse y organizar otra protesta en otra zona... y mantener la calle prendida. ¡A toda candelita, meterle kerosene!

En memoria de Óscar Pérez mantengamos las protestas mundiales, vigilias, murales, toma de consulados y embajadas. El llamado es a todos los que aún aman a Venezuela. No podemos dejar que sus vidas se hayan sacrificado en vano. Todos debemos solicitar a la ONU aprobar la urgente Injerencia Humanitaria en Venezuela... ¡nos están matando!

¡#VzlaARRECHATE! Al pueblo de Venezuela, libertario por siempre: ¡Calle y lucha! @DBonyuet
David Bonyuet