La cuadratura de las bolas

David Bonyuet's picture

Aunque algunos partidos se “abstuvieron” de participar en la farsa electoral, su ausencia en el fraude no los exime de culpas: el asunto no es "no votar", sino ¡tumbar la dictadura! Esos que desean ocupar los cargos de elección popular, deberían ser los primeros en planear y ejecutar acciones contundentes contra la tiranía. Pero ¡nada!, aquí la oposición apátrida quiere que nos acostumbremos a la pestilencia chavista y al igual que a los olores de mie.da, la sociedad ya se está habituando a que de esto “no hay salida”. Mientras los pronósticos políticos indican una participación menor al 11%, el régimen indica que se superó el 27%, ahí contaron votos fantasmas, vía transferencia electrónica e incluso prepago. ¿Cómo es posible que la oposición electorera no cuestione esos resultados tan obviamente fraudulentos? ... ahh, no, pero la culpa es de uno por no apoyarlos.

Aunque siguen los ataques con granadas a los módulos policiales, los enfermos no consiguen sus medicinas en ninguna farmacia. Nada raro cuando el régimen compra armas al mayor, pero se niega a reconocer las deudas de las farmacéuticas... entonces ¿la culpa es de los “abstencionistas”? Amigo lector, cuando usted le dice a los líderes políticos que no hay comida, no hay medicinas, ¿cuál es la respuesta de esos políticos?, ellos responden, sin vacilar, que “esto es culpa de una dictadura criminal y genocida”. Por otro lado, cuál es la respuesta de los políticos si le preguntan ¿por qué no tumban esta dictadura? Todos responden “nosotros no tenemos las armas”. Ahora, si les pregunta ¿por qué no pedimos injerencia humanitaria?, su respuesta es “queremos una salida democrática, constitucional, electoral y pacífica”. Pero bueno ¿no “ique” estamos ante una dictadura criminal y genocida? Esta bipolaridad de la dirigencia partidista de “gritar muy duro” y “actuar muy suavecito” nos tiene a todos los venezolanos con las bolas cuadradas. ¡Esto ya está insoportable!

El pueblo ha dado un signo inequívoco (nuevamente) de que odian la tiranía. El pueblo ha rechazado la farsa electoral, pero desea más contundencia, desea sacar a la dictadura, quiere libertad: el domingo 9 de diciembre LOS VENEZOLANOS GRITARON “QUEREMOS DEMOCRACIA”. Lamentablemente no hay dirigencia política que guíe la ruta de la libertad. Las aparentes conchupancias y corruptelas indican complicidad. Lo realmente patético son partidos políticos (participantes o no de la farsa electoral), ante el grito desesperado del domingo ¿qué están haciendo? ¿qué van a hacer?

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, lo denuncia muy claramente: “casos de Andrade, Gorrín y Derwick son una repugnante radiografía del Estado criminal de Venezuela”. Ambos bandos, los chavistas y algunos políticos opositores están embarrados. Eso explica la apatía de tumbar la dictadura y pedir injerencia humanitaria. El traga-parrillas lo celebra diciendo “deberíamos tener el récord Guinness de libertades políticas”: 25 elecciones en 20 años, ¡ya no es tanto lo que fastidian sino lo seguido! Incluso “la usurpadora” aseguró que las elecciones convocadas por el régimen “dan fe de la solidez de la democracia en el país”. Casi que le van a dar a los opositores participantes un mojoncito de oro. Entonces, cómo los partidos opositores no saben enfrentarse a la dictadura, ¿prefieren darle masajes con votos para ver si se caen? Los pemones demostraron como enfrentarse a la tiranía y no fue votando, sino TUMBANDO. ¡Los pemones si tienen bolas cuadradas!

La cuadratura de las bolas se está movilizando por Venezuela: (1) El presidente del TSJ legítimo participó en la “Cumbre Conservadora de las Américas” para pedir: “urge una alianza internacional contra Maduro” (ojalá la Asamblea Nacional y todos los partidos políticos la secunden). (2) Hasta 15 países podrían retirar su representación diplomática en enero 10. (3) Tres jueces ya fueron designados para iniciar un proceso penal contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional. Y (4) no hay que olvidarlo, alguien por ahí dijo “todas las opciones están sobre la mesa”. Hay esperanzas de que el mundo apoye a los venezolanos, pero ¡hay que reconquistar las calles!

El gran peligro que Venezuela enfrenta en el nuevo año 2019 es precisamente el despertar de las calles, asumir el liderazgo que los presidenciables han abandonado y sobretodo actuar sin recibir el ataque genocida de la guardia Nazional. Hay que llenar todas las calles con los mensajes de #InjerenciaHumanitariaYA para que el mundo sepa que los venezolanos estamos pidiendo auxilio, aunque la Asamblea Nacional prefiera mantener el silencio cómplice. Entre todos podemos dejar un mensaje de #IntervencionMilitar en todas las paredes, mandar cartas a todos los diputados para insistirles en su responsabilidad de hacer cumplir el artículo 350 y recordarles que están obligados a defender el pueblo que los eligió y que pedir ayuda extranjera constituye una obligación sobre todo cuando los terroristas están armados y no quieren obedecer la voluntad del pueblo.

No permitamos que la dirigencia apátrida nos haga sentir que hemos perdido al país, todo lo contrario: la Plataforma Libertad Venezuela va a rescatar a cada uno de los dirigentes de las bases que si quieren luchar y trabajaremos todas las alianzas internacionales necesarias para derrocar al chavismo que está torturando a los venezolanos. Nos negamos a creer que la tiranía es la normalidad en Infiernozuela. Desde la #PlataformaLibertadVenezuela lucharemos para tumbar la dictadura y buscaremos todos los apoyos para rescatar a Venezuela.

En este nuevo año tengamos fe de libertad y recuperemos la esperanza de una Venezuela libre. @DBonyuet
David Bonyuet