...y ¿entonces?

David Bonyuet's picture

Después de pasearse por todo el país para decirnos que “aguantemos”, Guaidó le manda decir al usurpador Maduro que “es un disociado que hace turismo político” ... resuelto el problema: el cachicamo le dijo al morrocoy conchudo ¡plop! ... pero es que parece que es muy divertido andar por todas partes quejándose de todo lo que ya sabemos, lo que nadie sabe es si esta quejadera va a llevar a alguna parte... en las calles todos preguntan ... ¿y entonces?

Si tenemos ese liderazgo legítimo muy íntimo con nuestros enemigos, pues realmente la situación se pone tensa para el resto de los ciudadanos. Parece que el derecho humano de los in-humanos tiene prioridad por encima de toda la población. Ya sabemos que tendremos otra navidad roja rojita, por los lados de Miraflores se la pasan de bailes, gaitas y parrandas, sobre todo después que la tiranía logró el asiento del consejo de derechos humanos de la ONU, ante la total despreocupación del grupo legítimo ... eso sí nadie puede negar que se ganaron su asiento del béisbol. El pelotuo afirmó que “¡aquí vamos bien, pero por allá están muy mal!”

Los sabiondos de la politiquería legítima aseguran que todo lo que se necesita para salir de la peor tiranía del planeta es un poco de negociación y elecciones. Caramba, ¿por qué esperaron 20 años en ilustrarnos esa maravillosa vía?... Mientras en el centro de Infiernozuela se asegura que de esto salimos votando, el chavismo sinvergüenza sigue activando la violencia y promoviendo los grupos delincuenciales en el resto de América. Ya no sé si nos creen estúpidos o son verdaderos hipócritas. ¡Aquí hay una legitimidad muy complaciente!

Lo peor de esta apatía a actuar de forma contundente desde el principio, es que ahora se ha reducido nuestros círculos de amigos: se perdió México, Argentina casi, Trump con un juicio político (impeachment) en el cuello no va a poder hacer nada, Perú está en un torbellino, etc ... tantas alianzas que se podrían haber logrado si se actuaba desde el principio... Tal vez el 23 de enero era demasiado pronto. Pero no haber pedido auxilio al mundo el mismo 23 de febrero ha sido garrafal. Ahí se demostró la verdadera naturaleza despiadada del chavismo criminal y la colaboración impúdica del régimen legítimo. Aunque parezca insólito: tenemos una dictadura metido dentro de otra, con un régimen criminal protegido por un régimen de pacifistas complacientes.

Puedo asegurarles a todos mis lectores, la ruta pacífica no lleva a ninguna parte. Ahora seguimos a la deriva, y aunque a principios de año tenía las esperanzas de comer hallacas en estas fechas, hoy en dia ya perdí de vista donde queda la orilla.

Podemos tener paciencia, pero no nos pidan que seamos estúpidos. Hasta ahora no se ha hecho nada contundente, pero por aquellos lados aseguran que una sonrisa es un signo de rebeldía.... si, ujum, el gordiflón los vio y se k-go ... ¡de la risa! A este paso habrá Maduro hasta el dos mil siempre. Para mayores desgracias, el FMI pronostica una inflación del 200.000%. Poco se puede esperar del interino, cuando quien lo asesora es el dinosaurio blanco de la fantasiosa maquinaria electoral. Ante este escenario tan patético, todos me preguntan ...y ¿entonces?

Hay al menos cuatro actividades que entre todos podemos hacer:

1) ¡Rebelión Popular!, en todas las calles pero sobre todo cuando los legítimos llamen a las manifestaciones. Ahí hay que reclamar entre todos: ¡Intervención Militar! ¡Coalición TIAR! ... bajo ningún concepto hay que dejarlos hablar... cada vez que salgan a la calle, hay que pedir ¡Injerencia Humanitaria YA! ¡TIAR para Venezuela!

2) Promover esta solicitud de UN Watch (@UNWatch): "Expulsar a Maduro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU". Todo el mundo, desde cualquier lugar del planeta puede firmar, por favor, apoya, comparte y sobre todo verifica que tus contactos firmen y compartan:

https://civicrm.unwatch.org/civicrm/petition/sign?sid=7

3) Apoyar la solicitud de Diego Arria (@Diego_Arria) y presionar al gobierno colegiado y a los países para que le quiten las credenciales diplomáticas a la narco-tiranía y de esta forma sacarlos de las naciones unidas.

4) Seguir presionando al mundo por una coalición TIAR que intervengan en Venezuela y detengan la crisis interna que expulsa a los venezolanos de su propio país. Cada uno de nosotros debemos apoyar la carta del profesor Andrés Mezgravis (@amezgravis):

https://drive.google.com/file/d/1nrlvK1Zfby4rbhqCNdOJJ4EEy4lXLZtx/view
https://drive.google.com/file/d/1H3LJx0wa985JDADvIh5EBwuqnbyr_GWO/view

Comparte por todos tus medios sociales. ¡El futuro de Venezuela depende de nosotros! ¡Unidos podremos hacerlo! @DBonyuet
David Bonyuet