Pensar en petróleo

Rafael Gallegos's picture

Esta “revolución” nos ha hundido en el hambre, la emigración y la desesperanza. Es indispensable cambiar el modelo. Pero ello no basta. Hay que repensar al país en todos sus aspectos. Y por supuesto repensar el petróleo. No basta la titánica tarea de resucitar la industria petrolera venezolana que ya no produce gasolina, gas y mucho menos divisas. Hay que ir más allá. Requerimos una industria petrolera de primer mundo, que además apalanque una Venezuela primer mundo. El fenómeno petrolero hay que comprenderlo como un fenómeno integral.

Es hora de que dejemos de ser un país con petróleo y pasemos a ser un país petrolero. El petróleo es más que petróleo. Es calidad de las operaciones del negocio, es influencia en las zonas aledañas para lograr cambios en la dinámica económica, es dejar de inflar el gasto público con los impuestos y las regalías petroleras y utilizarlas en inversiones que generen progreso económico.

El petróleo es más que petróleo y requiere que se diseñen estrategias para que la economía conexa que genera el negocio (restoranes, ventas de vehículos, hoteles, etc.), se refleje en empresas creadoras de una dinámica económica prospera lo más independiente posible del negocio petrolero. Y no como ahora, en empresas de servicios que desaparecen al ritmo que lo hace la industria.

AMPLIACIÓN DE LA CADENA DE VALOR

El reto es gerenciar integralmente el negocio de los hidrocarburos. Para los venezolanos no es suficiente que la cadena de valor sea Exploración, Explotación, Manufactura y Comercio. Sería repetir errores que a la larga terminan convirtiendo la renta petrolera en un efecto negativo. Hay que cortar ese círculo vicioso en que nos hemos convertido: de boom en boom y de paquete en paquete.

En la cadena de valor debe ser contemplada, además de las tradicionales Exploración, Explotación, Manufactura y Comercio, otra fase: El Impacto en el país. Que considere la reglamentación del uso de los impuestos y la regalía; así como la Economía Conexa, la Responsabilidad Social y la Petroquímica.

Porque el petróleo empieza en el pozo y termina en la calidad de vida de los venezolanos.

Lo contrario es seguir observando el negocio petrolero como un fenómeno aislado. Nada ganamos con una industria próspera si no la utilizamos para crear un país próspero. Sería profundizar este remordimiento de conciencia colectivo: habernos transformado en la primera hambruna petrolera de la historia.

Es la hora de hacer migrar los hidrocarburos desde el subsuelo hasta la mente de los venezolanos. Para ello el negocio, nuestro negocio, debe ser pensado por geólogos, ingenieros, economistas, técnicos, sindicalistas, educadores, empresarios, políticos, militares, expertos en desarrollo social. Para los venezolanos es urgente repensar el petróleo.

ALGUNAS PREMISAS PARA UN PENSAMIENTO PETROLERO INTEGRADO

- Para hacer una industria competitiva

1.- Una industria petrolera competitiva comprende: gigantescas inversiones nacionales e internacionales, incorporación y manejo de tecnologías de punta, y altísima gerencia respaldada por equipos técnicos. Tres aspectos de los que se adolece hoy.

2.- Se requiere despolitizar las decisiones operacionales. El anteproyecto de Ley de Hidrocarburos contempla la creación de una Agencia Nacional de Hidrocarburos, que trabaja en ese sentido.

3.- Es necesario abrir el marco legal a formas de atracción de inversiones internacionales que nos hagan competitivos. Sin inversiones privadas es irrecuperable la industria petrolera. La resurrección de esta industria hace tiempo que dejó de ser soplar y hacer botellas. Ya no somos el monopolio petrolero de América Latina. Hay mucho país petrolero emergente haciendo Rondas de Licitación. Tenemos que competir exitosamente.

- Para apalancar el desarrollo nacional

1.- Utilizar estratégicamente los Beneficios de la Industria.
2.- Minimizar la discrecionalidad de los políticos con leyes precisas en cuanto a la decisión y utilización de la Renta.
3.- Pensar el petróleo de manera integrada. Es la hora de un Consejo Nacional de Energía.

FALSOS PARADIGMAS DEL GOBIERNO

El pensamiento petrolero debe descartar de plano ideas engañosas difundidas por el gobierno con la intención de exculparse de este desastre. Entre ellas:

1.- Se acabó la Renta Petrolera… Falso, la acabaron en la medida que acabaron con Pdvsa.
2.- Pdvsa está en pésimas condiciones por el bloqueo y la guerra económica… Falso, ya venían pre quebrados desde muchísimo antes de las medidas.
3.- El petróleo es de todos… qué, ¿una botella vacía?

Qué triste, Venezuela vive un boom petrolero… pero sin petróleo.

DILEMA Y PARADOJA

O pensamos el petróleo, o el petróleo nos seguirá pensando…
El reto es utilizar la industria petrolera para crear una sociedad que no dependa del petróleo. Y ya.
Rafael Gallegos