¿Petróleo por alimentos?

Rafael Gallegos's picture

Venezuela antes exportaba cerca de tres millones de barriles de petróleo y ahora exporta cinco o seis millones… de personas. Durante la república civil el país era percibido en el mundo como exportador de petróleo, telenovelas y mises. Hoy quebraron a Pdvsa; nuestros artistas - incluyendo las estrellas - tienen que madrugar haciendo castings en el extranjero para lograr trabajitos de principiantes, y nuestras bellas mises han cesado los triunfos internacionales.

Ahora se les ocurrió, como “acuerdo” del polémico diálogo del gobierno con los mini partidos, la propuesta de intercambiar petróleo por alimentos. ¿Sabrán qué significa y que procedimientos conlleva? Aunque no supone nada raro en la ruta de “avance comercial” a paso de perdedores, a que nos han acostumbrado.

¿Qué veinte años no es nada?...pregúntele a los venezolanos.

La propuesta de intercambiar petróleo por mercancías ya es una rutina para la “revolución” en su trato con los países “panas”. Nicaragua ha materializado el canje de petróleo por pantalones, y Cuba ni hablar: petróleo por maestros, médicos, jefes y espías. Y aunque usted no lo crea, en el balance le quedamos debiendo divisas al comunismo cubano. Habrase visto.

LAS SANCIONES DE IRAK

Nos retrotraemos a la sanciones de Irak porque la experiencia de “Petróleo por Alimentos” (PPA), surge en el marco de la invasión de Irak a Kuwait en agosto de 1990, cuando Hussein, con su ego hinchado se creyó su leyenda y quiso tomar posesión de los recursos petroleros su vecino.

Hussein se había convertido en el policía del petróleo del mundo árabe tras la larga guerra – 1980-86 – contra el Irán del Ayatola Komeini, apoyado por la URSS y enemigo declarado de los Estados Unidos.

Apenas habían transcurrido siete días de la invasión a Kuwait cuando la ONU comenzó a aplicar sanciones a Irak. Le prohibió el libre comercio, las negociaciones financieras y los vuelos para importación o exportación de mercancías, a excepción de alimentos y medicinas.

En enero de 1991 Irak fue derrotado por las fuerzas de la ONU y de Estados Unidos. No se le permitió producir petróleo más allá de lo muy elemental. Arabia Saudita le sustituyó en la producción de petróleo y de paso se convirtió en el nuevo policía petrolero de la zona… hasta el atentado a las Torres Gemelas. Pero eso es otra historia.

PPA

Luego de más de cinco años de sanciones, en 1996, se implementó para Irak el Programa Petróleo por Alimentos (PPA). Buscaba que los iraquíes vendieran petróleo para comprar bienes de primera necesidad y excluía materiales y equipos que pudieran ser utilizados con fines militares.

El procedimiento era que Irak vendía hidrocarburos, sus clientes le depositaban en un fideicomiso. Ese dinero se distribuiría tomando 30% para daños ocasionados a Kuwait, 17% para pagar gastos de guerra y el resto a disposición de Irak, bajo estricta supervisión de a ONU.

Con altibajos, diferencias por inspecciones de sustancias y armamentos dentro de Irak y la declaración de Bush hijo acerca del Eje de Mal Irak, Siria y Corea del Norte, el PPA se mantuvo hasta el año 2003, cuando sacaron a Hussein del poder y lo ajusticiaron.

¿PETRÓLEO POR ALIMENTOS PARA VENEZUELA?

Hay parecidos y diferencias con el caso Irak. En primer lugar las sanciones de Irak eran promovidas por la ONU, las de Venezuela por Estados Unidos. ¿Negociará Venezuela con Estados Unidos petróleo por alimentos? ¿Es este un Plan B en caso que no puedan eliminar las sanciones?

En segundo término, un PPA implica un fideicomiso cuyo uso sería de estricto control por parte del sancionador. ¿Venezuela dejará que USA le maneje los reales?

Y en tercer lugar, a Iraq le bastaba con abrir los grifos para vender petróleo. Y aquí surge una pregunta fundamental: luego de la destrucción de Pdvsa, ¿Venezuela está en condiciones de elevar la producción de hidrocarburos? ¿Qué volumen de petróleo vamos a intercambiar por alimentos?... Venezuela ha transitado el despeñadero desde primer exportador de petróleo del mundo durante 40 años, hasta ser nostálgicos espectadores del mercado cuando se produce el alza de los precios de crudo. Ya somos casi un país ex petrolero… y sin echarle la culpa a las sanciones.

LEVANTAMIENTO DE SANCIONES

Para el gobierno, o mejor para Venezuela, lo más conveniente es revertir las causas que provocaron las sanciones, cuyo levantamiento no depende de la oposición, sino de Estados Unidos.

Las causas, y no nos engañemos, tienen que ver con las molestias que causa la diáspora en los países huéspedes; con la amenaza totalitaria que encierra la distorsión de la democracia venezolana, con los centenares de presos políticos, la licuefacción de poderes, el desconocimiento de la oposición, las tramoyas electorales. Todo ese tinglado que ha conllevado a la destrucción estratégica de Venezuela y al hambre de una población que no puede vivir con dos dólares al mes y consumiendo un 80% menos de alimentos.

Cierto que las sanciones nos perjudican; pero no tanto como los veinte años de sanciones a que nos ha sometido el régimen. No hay que olvidar que una las primeras fue aquel “exprópiese”, que encerraba en su seno la destrucción de la empresa privada y de libertades que hemos padecido. Las sanciones norteamericanas apenas son la guinda de la torta, llegadas a última hora como para certificar el desastre.

La manera más efectiva de acabar con las sanciones, es restituir la democracia.

PD: Sorprendidos y adoloridos con la infausta noticia del fallecimiento de nuestro apreciado amigo Francisco Javier Larrañaga. Hombre sencillo, íntegro, brillante y un luchador a tiempo completo por la restauración de la democracia. De esas personas imprescindibles por su indeclinable batallar por sus valores y su inmenso Don de gente. A su muy bella familia - un reflejo de lo extraordinario de su vida - toda nuestra solidaridad. Su memoria queda viva como un maravilloso ejemplo para quienes le conocimos. Paz a tu alma, Javier.
Rafael Gallegos