Pausa

Eduardo Fernández's picture

He venido publicando cada semana un artículo en el que he procurado, en pocas líneas, expresar mis ideas sobre acontecimientos nacionales y, a veces, internacionales. Hoy les anuncio a mis amables lectores que haré una pausa, me tomaré unos días de reflexión.

He considerado conveniente dejarles unos pensamientos que me han parecido apropiados, útiles y pertinentes para los tiempos que vivimos. Los he tomado de la Sagrada Escritura.

Espero que los encuentren inspiradores como lo han sido para mí. La Biblia nos invita a no ser melancólicos, a no perdernos en pensamientos negativos, sino a confiar en Dios y llenar nuestro corazón y nuestra mente con pensamientos positivos. Ahí se los dejo:

“¡Este es el día que ha hecho el Señor, gocemos y alegrémonos con él!”. (Salmo 118:24)

“Fíjense en todo lo que encuentren de verdadero, noble, justo y limpio, en todo lo que es fraternal y hermoso, en todos los valores morales que merecen alabanza”. (Filipenses 4:8)

“Sé muy bien lo que haré por ustedes, dice el Señor, les quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza”. (Jeremías 29:11)

“Transfórmense a partir de una renovación interior”. (Romanos 12:2)

“No se inquieten por nada”. (Filipenses 4:6)

“Todo lo puedo en aquél que me fortalece”. (Filipenses 4:13)

“Arranquen de raíz de entre ustedes disgustos, arrebatos, enojos, gritos, ofensas y toda clase de maldad. Más bien sean buenos y comprensivos unos con otros”. (Efesios 4:31-32)

“Pidan y se les dará; busquen y hallarán; llamen y se les abrirá la puerta”. (Mateo 7:7)

“Hemos de responder confiados: El Señor es mi Socorro, no temeré. ¿Qué pueden hacerme los hombres?”. (Hebreos 13:5)

“Llena tu mente con pensamientos de Dios. Pasa tus días pensando en cosas que son buenas, verdaderas, hermosas y nobles, y te volverás bueno, verdadero, hermoso y noble”.

La pesadilla que estamos sufriendo los venezolanos, pasará. Como pasaron los sufrimientos de la guerra de la independencia y de la guerra federal y de todas las dictaduras que hemos padecido a lo largo de nuestra historia.

La nueva Venezuela será diferente. Será un país luminoso, de progreso y libertad, de democracia política con desarrollo económico, de justicia social con igualdad de oportunidades, de unidad nacional con respeto a los derechos humanos y a las normas de convivencia civilizada. Todo eso es posible y los venezolanos podemos alcanzarlo.

Seguiremos conversando. @EFernandezVE
Eduardo Fernández