Diosdado debe renunciar

El arado y el mar's picture

El gobierno madurista, Maduro en su ineptitud, ha creado un vacío que es copado por una especie de nacionalismo burdo, un socialismo tosco, un guerrerismo inconsciente que a todas luces nos lleva al fascismo, al desfiladero. La secta guerrerista tiene nombre y apellido, todos los conocemos, cada día su locura es mayor.

El programa del mazo es su vocero, Diosdado es su canciller y también tercer presidente; Pedro Carreño su ministro de guerra, atrás vienen los oportunistas de siempre que ven en el Diosdado-guerrerismo un futuro de festín. Los actores internacionales, rusos, chinos, gringos están allí presente como buitres sobrevolando la carroña que dejará la confrontación fratricida. En estas manos el peligro de guerra es inminente.

En los últimos días circula internacionalmente una declaración de Diosdado que no ha sido desmentida, no han demandado a nadie, por lo que se puede dar por cierta. Dice Diosdado que hay misiles apuntando a barrios de Bogotá, que son barrios de la burguesía.

La noticia es horrorosa, se declara con desfachatez que se apuntan misiles hacia una población civil. De todo punto de vista, legal, ético, revolucionario, es una crimen de lesa humanidad lo que anuncia Diosdado, esa crueldad a pocos criminales de guerra se les ocurre. Y lo peor, lo más grave, es que no hay reacción ni de gobierno, ni de oposición, de nadie. El mundo político analiza el regreso de Cristina en Argentina, se alegran unos porque en el ciclo de dominación le toca ahora a los populistas; frente a la barbarie de Diosdado se hacen los locos.

Ya el hecho de la guerra con los hermanos Colombianos es un absurdo propio de mentes abreviadas, se actúa como si esa guerra es una realidad, ya eso sería suficiente para pedir la renuncia de este grupo guerrerista. No obstante, amenazar con bombardear a población civil sale de cualquier consideración, es motivo de un juicio por confesión de gestación de un crimen de guerra.

La fiscalía militar, el ministerio público, el gabinete, el psuv, el polo patriótico debían pronunciarse, iniciar una investigación, limpiar el nombre de la Patria de Bolívar. El mundo sensato debe estar alarmado con el fascismo que aquí se gesta, y ya sabemos que el fascismo crece en el silencio cómplice de todos, en la permisividad.

No podemos dejar que el gobierno, con la excusa que sea, nos lleve a un enfrentamiento con Colombia. Los militares venezolanos, el ejército libertador que liberó a medio continente no puede ahora mancharse sus manos con la sangre de civiles inocentes, ni siquiera pensarlo, ni siquiera insinuarlo. Es necesario rescatar el honor de la República y de nuestra Fuerza Armada. @elaradoyelmar

Toby Valderrama - Antonio Aponte aporrea.org