El deber del chavismo ante la pugna de los poderes oligarcas

El arado y el mar's picture

El fracaso de las elecciones como apagafuegos de la crisis precipita los acontecimientos: los dos poderes, que habían convivido en una especie de tregua entre iguales, se lanzan a la batalla final, al desenlace. Veamos.

Las piezas se mueven con sagacidad. La derecha opositora siente al gobierno débil y lanza una ofensiva que encuentra al gobierno descuadernado, tanto es así que diputados oficialistas asisten a la sesión donde se aprobaba el antejuicio de mérito que permite enjuiciar al presidente. De esta manera, le dieron legalidad; un año de ausencia para asistir en el peor momento. Intenta la oposición de derecha recuperar el prestigio, por lo pronto ya consiguió una jornada unitaria que le eleva la aceptación.

¿Qué significa el antejuicio de mérito contra el presidente? No lo vamos a tratar desde el punto de vista jurídico, es ante todo un asunto político. Se trata de la agudización del enfrentamiento de los poderes paralelos capitalistas, el gobierno y la oposición.

Los capitalistas internacionales y nacionales no terminaron de creer en el converso gobierno, por más que éste se esmeró en dar muestras de sumisión; más pudo el odio a Chávez y la necesidad de cobrar duro la osadía del Comandante de proponer Socialismo. Exigen borrar todo olor a Chávez, no es suficiente cambiar el rojo por el azul pastel, no es suficiente cambiar el glorioso PSUV por un equívoco movimiento, no es suficiente entregar trozos de la Patria, los capitalistas lo exigen todo: más persecución a los chavistas, necesitan la cabeza espiritual del Comandante, negarlo definitivamente, borrar su recuerdo, la traición debe ser total.

Es ingenuo pensar que el antejuicio fue una bravuconada de la oposición, debe verse como parte de un plan internacional, del grupo Lima, de Trump, de sus agentes nacionales. Es una candidez pensar que esta crisis se resuelve en sana paz, que es suficiente hacer unas elecciones. La institucionalidad se desmorona, la gobernabilidad se pierde. El antejuicio, entre otras cosas, deslegitima al gobierno y legitima una salida de fuerza, la justifica.

En este huracán que se asoma en el horizonte cercano, ¿cuál es el papel del Chavismo auténtico?

Entrar en combate, abandonar la trinchera de la lealtad absurda a quienes entregan no sólo al Chavismo sino a la Patria. No pueden permanecer neutrales, procurando su seguridad personal. De esta confrontación de las dos corrientes capitalistas saldrá, necesariamente, más represión contra la masa humilde, contra la sociedad toda. La solución capitalista a la crisis, en cualquiera de sus versiones, pasa por una feroz represión.

Suena el clarín de la Patria llamando a la acción a los líderes chavistas, que sigan el ejemplo del 4 de febrero, que den un paso al frente que moralice a la Nación, que invite a los venezolanos a luchar aquí adentro, que habrá vías para la redención, que nos devuelva la esperanza en el futuro, nos regrese la autoestima, que demuestre que hay reservas morales en la Patria del Libertador.
Toby Valderrama - Antonio Aponte

Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/a261984.html