El futuro y el gobierno anterior

El arado y el mar's picture

Este gobierno, en realidad, no existe. No posee vida propia, no tiene autonomía, vive para la destrucción del gobierno anterior, y a medida que destruye su imagen, su recuerdo, como en una maldición, se extingue. Esa es su condición: borrar al gobierno anterior y, en el intento, se liquida. Veamos.

El gobierno es astuto, posee la astucia miope del oligarca malandrín: el éxito inmediato explosiona el futuro, destruye la estrategia. Es como un mal parásito que liquida al cuerpo que lo alberga, engorda construyendo su futuro de muerte. Su permanencia será, tendrá, el precio de la destrucción de la Patria, después seremos un país de zombis.

Este espectro de gobierno no defiende a Chávez, al contrario, pulveriza su reputación, su gestión, acusan: "allí todos son corruptos". Todos, claro, menos los que se plegaron a la infamia de Maduro. Dice el madurismo vanidoso que ha heredado sus males fundamentales del gobierno anterior, que las causas de la baja producción petrolera vienen desde allá. La organización social de Chávez fue sustituida por el carnet, que según el madurismo malandrín, es una manera de organización social que asombra al mundo, cuando en realidad es una manera eficiente de prestigiar el egoísmo, de fragmentar a la sociedad. La Constitución de Chávez se la entregaron de manos atadas al verdugo Escarrá. El Plan de la Patria, el Plan de Chávez, fue suplantado por una falsificación que nadie conoce. Las fábricas nacionalizadas luego de desprestigiadas, fueron sacrificadas al capitalismo.

Pocos defienden a Chávez, aún los miércoles en la noche se escenifica una parodia y se muestra a un Chávez alejado de la realidad, de la traición, es un barbitúrico para la masa. Quien defienda a Chávez, al Chávez chavista, es rápidamente calificado de corrupto.

El gobierno destruyó su capacidad de estrategia; sin rumbo cierto, se convirtió en un elefante en una cristalería, no sabe qué hacer, no tiene éxito con ninguna medida, cada día está más mentiroso y más errático. Despilfarró la herencia material y espiritual, y ahora sólo le quedan botellas vacías sobre la mesa y la borrachera, no atina a entender qué le pasó.

En estas condiciones soplan aires de cambio, posibilidades de lo malo y también de la redención. El día 10 de Enero el gobierno pierde la legalidad que le otorgaron las elecciones del 2013, cuando la masa cumplió el mandato del Comandante. Y adquiere la dudosa legalidad de unas elecciones cuestionadas por medio planeta. Todo esto sumado a una situación económica terrible, un gobierno desprestigiado que pocos creen, un equipo de gobierno descuadernado.

La sociedad comienza a estremecerse, se mueve, todos los días suceden manifestaciones de protesta, por ahora sólo tienen motivación económica, luego, inexorablemente, tendrán contenido político. Se cumple el axioma aquel: "tus deudas con el pasado, el futuro te las cobra". Es así, esta gente traicionó su pasado, dio un giro hacia una de las forma más perversas posibles de capitalismo, que aún está por calificarse. Es inédita en el mundo tanta destrucción y en tan corto tiempo. Ese capitalismo increíble, invento del pranato, condujo el país a este desastre inédito en el continente y quizá en el mundo. Quedó en deuda con el Comandante Chávez y está pagando…Y pagará en el futuro las deudas de su inconsecuencia. @elaradoyelmar

Toby Valderrama - Antonio Aponte

Fuente: elaradoyelmar.blogspot.com