Editorial: La oposición reanuda la batalla contra Maduro

El Nuevo Herald's picture

La oposición venezolana vuelve a la carga. El sábado pasado, al considerar que el diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro ha fracasado, 16 partidos de la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) exigieron a Henry Ramos Allup, el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que reanudara el proceso del juicio político contra el gobernante chavista.

Este martes, el Parlamento renueva el juicio a Maduro por su responsabilidad en la crisis general que azota a Venezuela.

Este proceso se basa en el artículo 222 de la Constitución, según el cual la Asamblea Nacional tiene la facultad de investigar el desempeño de cualquier funcionario público en ejercicio de su cargo. Si en esa investigación se halla una irregularidad, o se determina que el funcionario incumple sus deberes, se le declara culpable de responsabilidad política.

El proceso puede conducir a la destitución del funcionario. Pero no es tan fácil. Para que ocurra, se requiere la aprobación del Consejo Moral Republicano y del Tribunal Supremo de Justicia, y ambas entidades están alineadas con el régimen chavista. No van a dar el visto bueno a una condena parlamentaria a Maduro.

De todas formas, el grupo opositor mayoritario en la Asamblea Nacional va a dar la batalla. El debate del juicio político a Maduro se había cancelado el pasado 30 de octubre, con el fin de permitir el inicio del diálogo con el gobierno. Sin embargo, la semana pasada la oposición decidió que el gobernante no había cumplido sus promesas y exigió la reanudación del proceso del referendo revocatorio.

Se espera que los opositores en el Parlamento acusen este martes al presidente de “abandono del cargo”, con la esperanza de avanzar hacia su destitución.

Sobran razones para la acusación. Maduro ha sido incapaz de contener una crisis política y económica que ha creado un ambiente constante de precariedad en la vida cotidiana. Los derechos humanos se violan a diario. La condena de cárcel del dirigente opositor Leopoldo López, sentenciado arbitrariamente a más de 13 años de prisión por encabezar las protestas antigubernamentales en el 2014, es un ejemplo de esa realidad, pero no el único.

En la economía, Maduro no ha sabido afrontar la caída de los precios del petróleo buscando fuentes de ingreso alternativas, y ha desalentado la inversión con su política adversa a la empresa privada. La consecuencia de su mal manejo de la economía ha sido un desabastecimiento alarmante de alimentos básicos y de medicinas. Su última medida, la recogida de los billetes de 100 bolívares, que comenzó a aplicarse este lunes, va a perjudicar a la ciudadanía porque esos billetes constituyen el 77 por ciento del efectivo en Venezuela, y muchas personas no podrán realizar transacciones esta semana. El gobierno ha dicho que la medida de decomiso de los billetes de 100 bolívares se ha tomado para detener una supuesta fuga de dinero en efectivo al exterior. Pero al dar un plazo de solo tres días para canjear los billetes, el efecto de la medida va a ser cáotico para la población.

Maduro ha demostrado su incapacidad para gobernar el país, y eso es lo que los opositores de la Asamblea Nacional tratarán de demostrar este martes. Aunque el Tribunal Supremo de Justicia al final no dé su aprobación, los legisladores hacen bien al reanudar el proceso revocatorio contra un gobernante que no ha cumplido con su deber.
Junta Editorial de El Nuevo Herald

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/en-nuestra-opinion/article120496...