La "integración" suramericana chavista: cuesta abajo en su rodada

Emilio Nouel's picture

El alejamiento de 6 países suramericanos de esa entelequia que llaman UNASUR, es una importante noticia que vale la pena comentar, por lo que trae consigo.

UNASUR es, más que una idea de Hugo Chávez, una iniciativa de factura brasileña.
Ciertamente, en sus delirios de grandeza y en el marco de su proyecto político-ideológico, el venezolano la asumió e impulsó, hasta tal punto, que pareció de su propia cosecha.

En 2004, la idea tomó cuerpo, primero, con otro nombre, Comunidad Suramericana de Naciones, para luego en 2008 transformarse en UNION DE NACIONES SURAMERICANAS.

Esta organización era una suerte de ente que con la existencia ya de otras instituciones en nuestro entorno con el mismo propósito (ALADI, CAN y Mercosur), era innecesaria; sin embargo, el adanismo de algunos políticos, se impone.

Sin duda, la superposición adicional de una organización sobre otras, la duplicación o triplicación de esfuerzos y gastos, más burocracia, iba a ser el resultado final de esta iniciativa. En definitiva, una expresión más de la manía refundadora que no nos abandona y a la que somos muy dados en estos pagos latinoamericanos.

En aquel momento, los vientos soplaban a favor de la izquierda populista saopauliana. La alianza de Lula, Chávez, Kirchner, Mujica, Morales y Correa era la voz cantante en la región y sus ideas por muy desaconsejables que fueran, no tenían oposición en el resto.

Sin embargo, algunos advertimos lo innecesaria que era la creación de UNASUR, y en no pocas ocasiones, para el debate, colocamos objeciones a ella.

Hoy, vemos como ella ha entrado en crisis, no solo porque el cuadro político de gobernantes haya variado en la región, sino también por la utilidad práctica, en términos de integración, que pueda tener, habida cuenta de la existencia de otras organizaciones que pueden cumplir, si se remozaran y funcionaran bien, con los mismos cometidos. Su balance en resultados es nulo. La inercia y la paralizacion que la caracterizan hoy se debe a normas de funcionamiento absurdas e impracticas.
UNASUR y ALBA, dos proyectos supuestamente de integración, parecieran estar condenados ineluctablemente al mismo destino: la extinción.

Afortunadamente, para bien de los latinoamericanos.

Quizás no sea mala idea donar las instalaciones de UNASUR ubicadas en Quito a una institución de caridad, obviamente, removiendo antes la estatua de Nestor Kirchner a su entrada, campeón destacado de la más grande corrupción argentina y suramericana.
Emilio Nouel V.

Fuente: http://emilionouel.blogspot.com/