Más imbécil será usted...

Enrique Rondón Nieto's picture

Parte de mi infancia la viví en un barrio en el sur de Caracas. Imperaba la solidaridad pero no faltaban los enfrentamientos que, generalmente, comenzaban con intercambio de insultos, podían continuar con golpes y como mucho, heridas con navajas. En esa época, las armas de fuego no abundaban, por lo menos en mi barrio.

Mi padre, un vendedor de periódicos y lotería, solía decirme: “respete para que lo respeten”.

Con el tiempo cambié de ambiente. Ocupé cargos gerenciales en periódicos y aprendí otra lección: No te dejes llevar por las emociones, recuerda que debes ser ejemplo de respeto y consideración con los supervisados.

También aprendí el significado de la palabra “retorsión”: Es usada en el ámbito jurídico para indicar intercambio de insultos que pueden estar lindando con la difamación e injuria. No es lo mismo una mentada de madre. “la tuya que es mi comadre” a que lo califiquen de ladrón, palangrista, chantajista sin prueba alguna.

Este lunes 3 de agosto, el presidente Nicolás Maduro, tildó de “imbéciles” a quienes, a través de las redes sociales, osaron dudar que estuviera conversando con Diosdado Cabello. ¿Está prohibido dudar?

Escuchando al presidente Maduro y viendo su lenguaje corporal me pregunto ¿Eso es incitación al odio? ¿Qué hubiera pasado si alguien se hubiera dirigido en esos términos al presidente Maduro?

¿Hubo abuso de poder por parte del mandatario al usar una cadena nacional de radio y televisión para insultar sin posibilidad de réplica? ¿Hubo ventaja y alevosía?

He usado la palabra “presidente” con toda intención. Porque si el señor Maduro hubiera tildado de imbécil a alguien en un bar de aquel barrio de mi infancia, mi padre le hubiera dicho: respete para que lo respeten. Mi coach empresarial le hubiera recomendado que domine sus emociones y el aludido se le hubiera quedado mirando fijamente a los ojos para responderle: “más imbécil será usted”. @erondoni

Enrique Rondón Nieto