El marxismo leninismo representa una amenaza real para América

Guillermo A. Zurga's picture

Aclaro que, no soy especialista en guerras, ni en lo militar, ni en político, ni en lo diplomático; solo soy una persona normal, que defiende a la democracia como a un sistema de vida que prefiero, puesto que me garantiza justicia, progreso y libertad para actuar y que además, me permite y facilita soñar. Me considero una persona normal y racional, a la cual le gusta ver todos los lados y ángulos de las dificultades y ventajas ante un problema mayor, para intentar entenderlo y contribuir a resolverlo.
Empezaré por señalar que el problema de Venezuela no es tan sencillo como parece para muchos de los que lo analizan. Lo voy a simplificar de esta manera. Se trata de la posibilidad real de que el marxismo leninismo o comunismo, invada a Latinoamérica y la convierta en un infierno, con gobiernos democráticos por un lado y gobiernos marxista leninistas por el otro.
Cuando Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Cuba y Venezuela, estaban interactuando y empujando en favor del marxismo leninismo; y se crearon, por iniciativa y orientación de Fidel Castro y financiamiento de Hugo Chávez, las organizaciones del Alba, Petrocaribe, Unasur, y Celac, y se amplió la de Mercosur, todas estas organizaciones latinoamericanas prácticamente anti norteamericanas, las cuales estaban siendo adoctrinadas sutilmente al comunismo, proceso este que al parecer no han terminado.
En ese entonces; empecé a visualizar lo que muchos otros apenas percibían. Cuba y el marxismo leninismo tenían un plan para invadir américa y destruir al capitalismo y a la democracia. Esto lo deduce, entre otras señales, por la lectura del manifiesto del comunismo, escrito por Engels y Marx. Aunque usted no lo crea, la Cuba de los Castro, tiene una guerra soterrada no anunciada desde hace décadas, contra los EE.UU. y la democracia por una sencilla y única razón, a saber:
Los cubanos no se van a retractar de haber escogido al marxismo leninismo como doctrina política para su país, y en segundo lugar, no podrían sobrevivir solos en américa, siendo estos el único país marxista leninistas en la región. Tal drástica y extrema posición, a pesar de que los EE.UU., fueron quienes los liberaron del yugo español, de ese entonces, en su guerra de independencia. Por solo ese motivo anterior, los cubanos y deberían por lógica, tener cierto respeto y consideración por los norteamericanos. Pero no es así, los norteamericanos cometieron abusos y excesos en la relaciones con la isla, razón por la cual los nativos de esta no les perdonan a los EE.UU. El orgullo, odio, prepotencia y egocentrismo de los Castros, sobre todo del difunto Fidel Castro, les impidió acercarse de nuevo a los EE.UU. para hacer las paces y retornar a la democracia en Cuba.
Existe una organización política en Brasil denominada EL FORO DE SAO PAULO, la cual se presume que sigue y divulga los lineamientos de la extrema izquierda, la cual me atrevo a decir que fue fundada por iniciática del gobierno cubano. En ella participan casi todos los partidos políticos de extrema izquierda de línea marxista leninista de Latinoamérica.
En sus deliberaciones, en EL FORO DE SAO PAULO, participaban y quizás aún lo hacen, representantes de los grupos guerrilleros de las Farc y del ELN. Tiene foros y reuniones periodistas en diferentes partes de Latinoamérica. El ultimo, lo acaban de realizar hace pocos meses en Cuba.
El marxismo leninismo, bajo la planificación y empuje del gobierno de Cuba, país responsable de difundir esta doctrina en Latinoamérica, ha ido abarcando poco a poco territorios, entre los cuales han estado en la mira de Cuba, y aún siguen estando; México, Colombia, Perú, El Salvador, Guatemala, Republica Dominicana, Uruguay y Honduras., entre otros tantos países latinoamericanos.
Afortunamente, muchos de los pueblos mismos de estas naciones, junto a sus líderes y gobiernos democráticos, han actuado a tiempo y han frustrado algunas de esas tales iniciativas, entre los cuales me permito citar a: Argentina, Brasil, Ecuador, Perú y Honduras. Los únicos gobiernos de países latinoamericanos que hoy día han sido captados e ideologizados por el marxismo leninismo son los de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, estos dos últimos en vía de ser adoctrinados junto a sus pueblos.
Debido a esta compleja situación socio-económica-político-cultural, el caso de Venezuela, es el que al parecer ha recibido mayor atención, impacto y publicidad, por varias razones, entre las cuales la hambruna y la destrucción física de la economía y del parque industrial del país, entre otras tantas destrucciones y tragedias causadas, por la negligencia, la corrupción y el narcotráfico, terminan de señalar como culpable al régimen usurpador que las ha causado, el propio chavismo, junto a su protector el gobierno dictatorial de Cuba, a nombre del comunismo.
Está bastante claro, que la mayoría de los países de Latinoamérica, han entendido, claramente la magnitud del problema que enfrentamos. Otros parecieran estar deshojando las margaritas para decidirse a entenderlo. A otros, no les da frio ni calor y parecieran estar ausentas de esta enorme tragedia que representa en marxismo leninismo en américa.
Lamentablemente, los columnistas y periodistas, no todos parecieran estar bien claros sobre la dramática situación que vive Venezuela y Latinoamérica en particular, la cual podría extenderse y empeorar, de no hacer lo que se debería hacer. Peor aún, muchos analistas piensan y creen que es un asunto de Venezuela, y solo Venezuela debe resolverlo. No logran asimilar, que no es solo a Venezuela, a la que deberían salvar y proteger, puesto que este problema abarca a toda Latinoamérica y América, y se ha convertido en una amenaza real para la seguridad de América.
Aclaro esto, debido a que he oído comentarios, análisis y expresiones de personas que llegan a dudar de que ciertos países de la región intervengan directamente en el conflicto y arriesguen vidas humanas de sus países por salvar Venezuela.
He repetido este ejemplo anteriormente. A saber: “Cuando los países europeos se unieron para ir juntos a la 1ª y 2ª guerra mundial contra el eje de los países invasores, lo hicieron por las naciones agredidas y por sus propias naciones, puesto que todas estaban en peligro en ese entonces”.
Sea cual fuere la decisión a tomar por américa y el mundo libre, para liberar a Venezuela del marxismo leninismo en particular y la región latinoamericana en general, se debe tener bien claro, que las opciones son mininas y dejan muy poco margen para decidir.
Que el sacrificio y riesgos, no solo se hace por Venezuela, puesto que la realidad indica que existe una amenaza real y palpable, obvia y fácil de detectar para américa. Incluso, si en la liberación de Venezuela participaran países de Europa, es cierto que lo harían por Venezuela y por américa, pero al mismo tiempo, lo estarían haciendo también por Europa, la cual al fin estaría afectada en el caso de que el marxismo leninismo logre triunfar en América. Ese es mi punto de vista de la situación actual de Venezuela y de América, respecto al repunte del marxismo leninismo en la región, al cual debemos combatir de inmediato y sin dilaciones ni semántica.
Lamentablemente, existen personajes que tienen una visión miope, torpe, interesada y/o simple de la situación real de Venezuela, ante el marxismo leninismo. Es cierto que Venezuela ha sido fuertemente destruida en su economía, en lo social, en lo industrial, en su infraestructura, en su educación, en lo sindical, en la salud, en lo deportivo, en lo cotidiano, en lo comercial, en lo estructural, etc. Lo peor es que nos quieran cambiar hasta la forma de pensar.
En la Latinoamérica actual, no solo debemos pensar solo en Venezuela, también debemos pensar en la democracia y nuestro estilo de vida de libertades, justicia y confort que este sistema libre nos proporciona.
En la liberación de Venezuela de la dictadura que la domina y controla, se han intentado múltiples soluciones pacíficas. Las soluciones electorales, las negociaciones pacíficas, el referéndum revocatorio, las protestas masivas y marchas, las huelgas, etc.
La realidad es que el chavismo, ha decidido no aceptar ninguna de estas estas salidas democráticas de entregar el gobierno, aún por decisión del pueblo que lo reclama. Sencilla y llanamente porque decidieron no entregar el poder que permita a Venezuela recuperar la democracia, en la cual, una vez restaurada tendrían que pagar por sus crímenes muchos de los cuales son crímenes comunes, otros de lesa humanidad, otros por narcotráfico, otros por corrupción, otros por lavado de dinero, que no prescriben. Lo cierto, es que casi todos los líderes del régimen chavista, tienen pendientes acusaciones, sanciones por aplicar y condenas que cumplir una vez salgan del gobierno. Ese tema no es fácil de negociar ni fácil de ceder, aun cuando sea en pro de la democracia. Por supuesto, dentro de estas excusas existen la de los fanáticos radicales adoctrinados y suicidas que juraron luchar a muerte por la revolución chavista, al parecer juraron no entregar el poder por las buenas.
Las posiciones, ambigüedades y burlas del chavismo, serían las razones por las que en algunos sectores se estaría pensando seriamente en una invasión armada a Venezuela. La ONU, por supuesto siempre insistirá en una solución diplomática negociada pacifica e inexistente y a la vista, razón por las que históricamente ha fallado en múltiples ocasiones en evitar genocidios a nivel mundial, casualmente hoy día, ocurriendo en Venezuela. Actualmente se debate sobre los pro y contra, sobre qué decisión final a tomar sobre Venezuela. ¡Que Dios nos agarre confesados, por las decisiones y acciones que se tomen!
Quienes se oponen a la intervención armada, son factores de peso en la vida de los americanos. Unos proponen que sea Venezuela la que resuelva sus problemas internos, otros que se reinicien las acciones del dialogo, otros que nos hagamos los muertitos, tal como lo pedía Hugo Chávez, mientras daba el zarpazo; otros están silenciosos y ni opinan puesto que no saben que decir, ¿quién sabe por qué?, otros celebran porque piensan que la democracia perdió y el comunismo venció.
Lo cierto y real, es que el tiempo va corriendo, y Nicolás Maduro sigue tomando decisiones arbitrarias, entregando nuestra soberanía y riquezas a los chinos, rusos, cubanos y sirios, y destruyendo a niveles incalculables nuestra economía, así como desmoralizando y angustiando cada vez más a la población, tal como lo denuncié recientemente.
En mi última publicación sobre Venezuela, la cual titule “El día cero para la dictadura chavista de Venezuela” expliqué que en tal fecha se podrán dilucidar situaciones sobre la ilegalidad actual del régimen chavista ante el mundo y el tipo de sanciones que podrían salir posteriormente, a ese día del 10 de Enero de 2019.
A esos líderes latinoamericanos, adoctrinados al socialismo y al marxismo leninismo o comunismo; por el bien de la mayoría de los latinoamericanas, quienes preferimos al sistema de gobierno de la democracia, la justicia y las libertadores, les sugerimos que, en lugar de intentar en imponer en América, tales doctrinas diametralmente opuestas a nuestra idiosincrasia forma de pensar y vivir; háganlo al revés y diríjanse a esas sociedades cerradas de Asia y Europa (China, Rusia, Corea del Norte, Vietnam, etc.,) y pidan asilo político o permiso para ingresar en estas sociedades, según sean su preferencias, en las cuales encontrarían similitud y armonía en sus doctrinas políticas, y hasta podrían triunfar en esos países como líderes políticos en esas regiones.
Deberían convencerse, de que en América no existen las condiciones políticas, ni culturales, ni sociales, ni económicas, ni adecuadas, como para pensar en insistir en intentar convertir a América al socialismo, puesto que jamás lo lograrían. El caso de Cuba es un accidente ocasionado por un grupo de aventureros revolucionarios, quienes se sintieron entusiasmados por darle una lección a los EE.UU., durante el auge de la URSS. La URSS no existe ni existirá, puesto que los tiempos han cambiado. Les pregunto: ¿Por qué creen ustedes que China y Rusia cambiaron gran parte de sus economías al capitalismo o sistema económico de libre mercado?
Guillermo A. Zurga