La campaña de desprestigio contra Donald Trump

Guillermo A. Zurga's picture

Evidentemente que, existe una campaña de desprestigio contra el presidente Donald Trump de los EEUU. Se desconoce el ente, país u organización mundial, que estaría detrás de tal áspera e injusta campaña.
El que alguien haya reunido a 300 medios de comunicación, para pedirle a Donald Trump que cese los mensajes de acusarlos “como enemigos del pueblo y de la verdad”, que ha enfurecido a algunos medios emblemáticos de comunicación norteamericanos, debe tener gran poder de convocatoria, para atacarlo e intentar desprestigiarlo tal como intentan hacerlo inclementemente ahora.
Solo Donald Trump, puede explicar al mundo, lo que quiere decir al señalar que los medios norteamericanos de comunicación son enemigos del pueblo y de la verdad. Cuando observo algunos de esos programas y medias verdades que escucho, empiezo a entenderlo y a interpretar su frustración; puesto que seguramente que sus seguidores, no reciben la información correcta que el desearía que escucharan de parte de los medios de comunicación que dan la noticas en parte distorsionadas.
Todo apunta hacia el partido político demócrata norteamericano, el cual dentro de sus filas, tiene una buena dosis de socialismo mundial y populismo, el cual no puede ocultar, puesto que ya han sido expuestos al microscopio de la opinión mundial, por las muchas debilidades que presentó Barack Obama durante sus dos presidencias, ante su blandura y permisibilidad con el comunismo y el fundamentalismo mundial, así como su manifiesto antisemitismo el cual no pudo ocultar ni negar como presidente de los EEUU.
Donald Trump, no es un político de carrera, ni mucho menos, posee el carisma, glamour y simpatías de anteriores presidentes norteamericanos: No obstante, debe respetarse al pueblo norteamericano que lo eligió, y el hecho de que ganó limpiamente las elecciones presidenciales de su país. Esto debe ser aceptado por la comunidad mundial, aun con todos los defectos que posee éste.
Mientras el presidente Donald Trump tenga una conducta moral, respete las leyes y la constitución de su país, nadie, incluyendo a los demócratas, debería atacarle tal como se hace ahora.
Tal pareciera que el partido político demócrata, estaría intentando, evitar que Donald Trump, se reelija como presidente, para un nuevo periodo, aún en contra de la sociedad norteamericana, que mayoritariamente juzgara estar dispuesta a apoyarlo a lograr el triunfo nuevamente.
Pareciera que existiese un cierto tipo de vínculo y/o confabulación entre el partido político demócrata de los EEUU., y los medios de comunicación, radicados en esa nación, para hacerle la vida difícil al presidente Donald Trump y al partido político republicano al cual pertenece.
No obstante, demostrarlo sería muy difícil, quizás imposible. Solo me respaldan las observaciones personales que he logrado percibir y fijar en el momento en que observo algunos de esos programas, por CNNE, Tele sur y/o por NTN24, donde la figura y temas sobre Donald Trump abundan y hasta pareciera que fastidian por lo repetitivo de estos.
Lamentablemente, no veo frecuente ni usualmente la televisión norteamericana, ni la inglesa en inglés, (BBC, NBN, CBS, ABC, etc.) o las veo mucho más esporádicamente, debido a mi interés mayor en temas latinos que norteamericanos u otros. No obstante, tengo la sensación, de que las televisoras latinas parecen ser más mordaces o agresivas, que las inglesas cuando informan sobre Donald Trump.
Por ejemplo, acusar a Donald Trump de secuestrar y maltratar niños, es una gran infamia, la cual he oído por algunos medios de comunicación, algunos de los cuales, no tienen reparos en poner ante el micrófono de sus medios, a cualquier mequetrefe socialista, populista y/o enemigo de la democracia y de las leyes, que desea aumentar su rating y popularidad a costa del desprestigio del presidente Donald Trump y de los EEUU.
Si existe algún culpable respecto a maltratos de niños con sus familias, entrando alegre e ilegalmente a los EEUU., esos son sus propios padres y/o familiares, quienes arriesgan y utilizan a esos niños, para poder entrar libremente a ese gran país. Los gobiernos latinoamericanos vecinos de los EEUU., tampoco pueden ser exonerados de culpa, puesto que pudieran al menos, mejorar su vigilancia fronteriza, para reducir ese inmenso tráfico de familias enteras entrando ilegalmente a los EEUU. Entre los inmigrantes, existen casos de casos que deberían ser revisados seriamente, por el gobierno de los EEUU.
El problema de la inmigración a los EEUU., es enorme y complejo. No se puede ni se debe culpar a los EEUU., por intentar controlar el flujo y la calidad de los inmigrantes que ingresan a su país, puesto que por asuntos obvios de seguridad nacional, les corresponde hacerlo. Es evidente, que muchas drogas y malhechores entran por esas fronteras a su territorio. ¿Quién podría oponerse a ello, mientras se haga con el debido respeto a las personas y el cumplimiento de las leyes locales y mundiales existentes?
Soy un gran admirador de los EEUU., como país de libertades, justicia y progreso, el cual merece mayor respeto y admiración a nivel mundial por sus tantos éxitos, logros y contribuciones dadas al mundo, a través de la historia. En especial a gran parte de Latinoamérica, puesto que, en una u otra forma, deberíamos estar agradecidos por las tantas oportunidades y coincidencias positivas que hemos logrado con esa gran nación. Además, somos parte del mismo continente, y en mi opinión, debería existir algún mayor tipo de coincidencias y colaboración que nos unan, que desavenencias que nos separen, con posibilidad de generar para América, mayor sinergia en el futuro.
En lugar de declararle la guerra a Donald Trump, los medios de comunicación deberían ennoblecer con mayor vigor su profesión y deber de informar verazmente, e intentar hacerlo cuando se trate de informar sobre logros exitosos del actual presidente de los EEUU., sobre los cuales he oído y leído muy poco, a pesar de que ha logrado unos cuantos, como presidente de los EEUU.
Guillermo A. Zurga