La democracia, sistema de gobierno que no sabemos entender ni defender

Guillermo A. Zurga's picture

Las poblaciones que hoy vivimos en el mundo democrático, deberíamos saber y entender, que para llegar al nivel actual de democracia, que disfrutamos; ha habido guerras mundiales, la abolición de las monarquías, la abolición de la esclavitud, el derecho al voto de hombres y mujeres, la creación de movimientos defensores de los derechos humanos, la instalación de organizaciones que hoy velan por la seguridad, derechos a la vida, políticos, civiles u sociales de las minorías tales como la ONU, la Cruz Roja, la OEA.
Todo eso se ha logrado a través del tiempo desde la democracia de Atenas del siglo V antes de Cristo, pasando por la democracia de Roma, la democracia Polaca y Lituania, de los siglos XVI y XVII, hasta llegar a los siglos XVIII y XVIX cuando se desarrollaron los movimientos sociales de esa época. Esas últimas épocas fueron decisivas en el perfeccionamiento de las cartas magnas o constituciones de los países de entonces. A tal punto, que entre 1789-1799: durante la Revolución francesa, la Asamblea Nacional promulga:
• La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano el 26 de agosto de 1789.
• El sufragio universal masculino en septiembre de 1792.
• La abolición de la esclavitud en las colonias francesas el 4 de febrero de 1794
Al llegar al siglo XX, ya la democracia había sido establecida en gran parte del mundo, pero necesitaba seguir teniendo ajustes y mejoras, entre los cuales se lograron los siguientes:
 Desaparición o debilitamiento de monarquías luego de la Primera Guerra Mundial; de las subsistentes, la mayoría han permanecido bajo formas atenuadas con escasos poderes políticos reales.
 El reconocimiento del voto a los pobres o no propietarios, dando forma al concepto de sufragio universal;
 El reconocimiento del derecho a votar y ser votadas a las mujeres, integrando el concepto de sufragio universal;
 La descolonización de la mayor parte de África y Asia, gobernadas hasta entonces por potencias europeas y el reconocimiento universal del derecho a la autodeterminación de los pueblos. En la gran mayoría de los casos las nuevas naciones independientes establecieron formas de gobierno democráticas. En el caso de América, el proceso se había iniciado en el siglo XVIII y se generalizó durante el siglo XIX.
 El movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos y la consecuente protección del derecho al voto a las minorías raciales en 1964. Recién desde este momento puede hablarse cabalmente de la existencia de un gobierno democrático en EE. UU.
 La caída generalizada de las dictaduras militares latinoamericanas en las décadas de 1980 y 1990, para dar paso a regímenes democráticos garantizados por pactos internacionales anti dictatoriales de carácter subregional y regional.
Históricamente los principales sistemas de gobierno rivales de la democracia son:
Monarquía (con cierta declinación luego de la Primera Guerra Mundial)
Fascismo y comunismo (El fascismo declinó considerablemente luego de la Segunda Guerra Mundial y el comunismo después de la caída del bloque soviético)
Dictadura militar (declinó considerablemente luego de 1990).
Si bien la democracia se ha convertido en la forma de gobierno dominante, las democracias reales existentes suelen padecer de defectos que las limitan e incluso anulan en la práctica, como:
 La plutocracia (poder de los ricos),
 La oligarquía (poder de determinados grupos minoritarios)
 La aristocracia (existencia de determinados grupos con privilegios o ventajas sobre el resto de la población).
Las explicaciones sobre el origen de las democracias se pueden dividir en dos vertientes:
 Las explicaciones que indagan en los fenómenos internos de un país. Las transformaciones socioeconómicas, las movilizaciones por movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil, los retos y revoluciones, los acuerdos y concesiones de las élites serían las causas.14
 Las explicaciones que indagan en los fenómenos externos de un país. La derrota de los regímenes participantes en la guerra, el rol del contagio de los procesos de democratización en los estados vecinos, la difusión de los valores democráticos a través de los procesos de globalización, el apoyo a ora los grupos de la sociedad civil ora los nacientes partidos políticos ora la construcción del estado ora la institucionalización y a la especificación de los criterios para formas de democracias apropiadas y aceptadas serían las causas.
ANALISIS FINAL. Llegar al punto actual de desarrollo de las democracias en el mundo, ha costado incuantificables número de: muertes, reuniones, acuerdos y pactos, de constituciones y revisiones de éstas, en costos, en horas utilizadas en las diferentes acciones y cambios logrados, discusiones y protestas a alrededor del mundo, frustraciones, proyectos políticos, etc.
Cuantificar cuanto ha costado la democracia a la humanidad es Prácticamente imposible de calcular. Igual se podría decir de los beneficios que se han logrado en los países del mundo que la han aplicado y aun se aplican con éxito. Pudiera afirmarse sin equivocación alguna, que, no existen opciones o sistemas de gobernó viables que se puedan equiparar o competir con la democracia.
Si esos intentos de democracia empezaron en el siglo V AC (antes de cristo), y ha persistido en diferentes formas y modelos hasta nuestros días, quiere decir, que el mundo entero esta acertado al utilizarla y defenderla, con la excepción de esos gobiernos totalitarios que aún existen y desean perturbarla, mas por rencor y envidia que otra razón sensata que puedan esgrimir.
Si Rusia y China, Corea del Norte, Cuba, Bielorrusia, entre otras más pocas naciones que aplican el comunismo tienen solo dos siglos aplicando el comunismo, me pregunto; ¿Por qué aplican al capitalismo como sistema económico para generar riquezas?
CONCLUSIONES. Cuesta creer que, los políticos latinoamericanos, enamorados del comunismo, no se detenga a revisar sus absurdas posiciones de pretender retroceder en la historia, al aupar la instalación de tal nocivo y derrotado sistema político y económico del marxismo leninismo, cuando la democracia sigue evolucionando en el mundo para la felicidad de la mayoría de los países que la aplican.
Los últimos acontecimientos políticos en América, donde la anarquía y el desorden han aparecido y están causando convertirse en amenazas políticas y anárquicas reales a nuestro sistema democrático de vida, obligan a una revisión hemisférica de todo el sistema democrático, para crear herramientas de defensa prácticas y contundentes contra este flagelo que hoy día nos amenaza. Estamos en la obligación de establecer normas políticas que neutralicen el escalamiento de esos movimientos subversivos contra la democracia. Si vamos a competir en democracia, todos los partidos políticos del hemisferio deben entender que esa lucha debe ser bajo las reglas de la democracia. Casos como el de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, donde partidos políticos ultra izquierdistas, con doble moral y discurso, han usado la democracia para introducir al marxismo en la región, razón por las que deberían ser castigados por las mismas poblaciones de esos países, por intentar robarles sus libertades.
PROPUESTA. En consecuencia, partidos políticos que promueven sistemas de gobiernos anti democráticos, deberían ser excluidos del sistema electoral. Al fin y el cabo, el comunismo se impone es con revoluciones reales. En el caso de que esta propuesta que hago no tenga cabida en nuestras democracias, por considerarse excluyente y/o sectaria; entonces, estos partidos políticos engañosos y mentiroso deberían presentar programas de gobierno claros y transparentes sobre sus ofertas políticas, los cuales de ganar tendrían la obligación legal y moral de respetar y seguir tal como lo proponen.
América no se debe dejar de engañar por manipuladores y aventureros de oficio, quienes ofrecen una cosa y aplican otra totalmente diferente. Por ello, es necesario que lo primero a mejorar sean los sistemas judiciales y los electorales de toda América, los cuales son tan cuestionado por la corrupción y la lenidad con que proceden en su gran mayoría, en los casos que participa; donde a los culpables de crímenes, o no se les castiga debidamente, o se les castiga con penas risibles y absurdas.
Algo realmente preocupante existente en América en señalar como negativo, es el alto índice de criminalidad, donde algunos de los sistemas judiciales y electorales deberían hacerse de un mea culpa. Esa lenidad, entre otras, atenta seriamente contra la democracia y la debilita enormemente. Naciones de Latino América, hagamos algo más al respecto: Educación, valores, orden, disciplina, trabajo y más y mejor democracia, es la solución, para fortalecer nuestra democracia en el tiempo.
Guillermo A. Zurga