La "neutralidad" de Andrés Manuel López Obrador en el caso de Venezuela

Guillermo A. Zurga's picture

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ante las protestas de partidos políticos y parte del pueblo mejicano, por la invitación que este hiciera a Nicolás Maduro, para su toma de posición a realizar en el próximo mes de Diciembre, se declaró neutro, Respecto al caso de Venezuela, a sabiendas de que a esa dictadura la han condenado el mundo libre y democrático. ¿Será esa invitación a Nicolás Maduro una provocación y protesta contra el mundo libre y capitalismo a quienes odia?
Cito SIC, parte de sus palabras: ““No tenemos razones para involucrarnos en asuntos que no nos corresponden. Lo mejor es la neutralidad. Respetaremos la autodeterminación, la no intervención, la solución pacífica de las controversias, la cooperación para el desarrollo y queremos amistad con todos”, manifestó AMLO”. Fin de la cita.¨
Según se interpretan esas palabras, a partir de ahora en adelante a Méjico, el mundo libre tendrá que colocarlo en cuarentena y en la lista de los alineados con el marxismo leninismo, acompañando a Cuba, Bolivia, Nicaragua, China y Rusia. Es decir los países demócratas de Latinoamérica no deberíamos tenerle confianza a este nuevo presidente de México que se declara neutro ante una situación que ha sido aborrecida por casi todo el mundo, que hasta el gobierno del actual presidente de México, Enrique Pena Nieto, la condenó.
A sea, Andrés Manuel López Obrador, no acepta que el régimen de Venezuela sea considerado por el mundo libre como una narco dictadura, que: viola los derechos humanos, que ha destruido y vendido al país alegremente al marxismo leninismo o comunismo, que tiene presos políticos torturándoles en las cárceles, que ha asesinado vilmente a inocentes, que ha ocasionado una crisis humanitaria de proporciones dantescas, que ha robado gran parte del tesoro nacional y ha permitido que sus allegados se enriquezcan ilícita y groseramente, que ha entregado la soberanía de Venezuela a otras potencias extranjeras, que protege a las narco guerrillas Farc y ELN y a terroristas musulmanes.
Con tales declaraciones, evidentemente, Andrés Manuel López Obrador y su gobierno, se declaran enemigos de la democracia por omisión, y se alinea con el marxismo leninismo por deducción, tal como lo he anticipado en otras publicaciones. Habrá que esperar que empiece a gobernar para conocer más a fondo, en que consiste esa neutralidad arrogante y desquiciada, de alguien quién se vende como demócrata en su país para alcanzar el poder, con propósitos hasta ahora desconocidos. Ojalá y esté equivocado respecto a mis pensamientos, de que Méjico se ha convertido en un punto de atención para la humanidad, por el conflicto de intereses que acaba de mostrar.
Supongo que la OEA, ONU, La Unión Europea y América en general, y demás regiones del mundo libre, deberían estar tomando nota de esta “neutralidad” del próximo gobierno de México, para pensar en el trato cauteloso e inteligente, que darían a esta nueva presidencia mejicana. Esperemos los próximos acontecimientos políticos mejicanos y latinoamericanos, para continuar opinando sobre el tema, así como la suerte y futuro de esta querida e importante nación.
Guillermo A. Zurga