Los dilemas del caso Venezuela

Guillermo A. Zurga's picture

La ONU dio finalmente su veredicto e informe final, sobre la violación de los derechos humanos en Venezuela, en ocasión de la instalación de un brutal narco dictadura en el país. Más tarde que temprano, pero al fin, luego de una espera interminable, la ONU, a través de la Oficina, de la Alta Comisionada para la Defensa de los Derechos Humanos, Michael Bachelet, termino por acusar formalmente a Nicolás Maduro y a su régimen de gobierno, como violadores de los Derechos Humanos.
Gracias a este informe, de la ONU, la mesa está servida, para que la Corte Penal Internacional de la Haya, con tal información, pueda juzgar y condenar al régimen de Nicolás Maduro y a sus actores, como culpables de tales actos y condenarlos, como criminales.
Un primer dilema que se me ocurre podría ocurrir, sería el de la disposición de este tribunal internacional a hacerlo. Esto, debido a que según las experiencias vividas, al parecer la diplomacia mundial, como sabemos estaría dividida entre los buenos, regulares y malos, lo cual solo es comprendido y decidido por los 2 o 3 bandos, que existen a nivel mundial, para decidir, sobre la suerte de las naciones y de sus habitantes. Por experiencias anteriores, pareciera ser que, la diplomacia mundial, también controla a los tribunales mundiales. Espero estar equivocado en ese sentido.
El otro dilema, esta vez nacional, que al parecer existe subrepticiamente, tiene que ver con el del apoyo interno del chavismo a Nicolás Maduro, lo cual también podría estar afectando la decisión final, sobre la permanencia o salida de éste del poder.
Esa situación interna, solo la conoce el narco régimen y sus miembros, puesto que es; algo así como una guerra soterrada, que se sabe que existe, pero nadie habla abiertamente de esta. Tampoco se conoce el grado de molestias del chavismo. Destaco este punto, puesto que podría ser clave para los próximos acontecimientos que sucedan en Venezuela.
Incluso, me atrevería afirmar que Juan Guaido y su equipo político opositor, cuando se decidieron a plantear en 2019, la idea nacional de solicitar el cese a la usurpación; lo hacían en base, a que tenían el conocimiento de que miembros del chavismo y de las FANB, estarían listos y dispuestos a traicionar a Nicolás Maduro, lo cual en realidad, obviamente no ocurrió.
Tal suposición, al parecer, termino siendo; o una trampa caza bobos, o miedo de última hora parte de los comprometidos, quienes se habrían asustado y arrepentido. Seguramente, que, esa parte de las elucubraciones que existen, algún día saldrán a la luz pública, tal como sucedieron; y no como nos la contaron o dedujimos.
Con esta sentencia legal internacional de la ONU, en contra de Nicolás Maduro y su entorno, habría que preguntarle a quienes les acompañan: ¿Hasta qué punto cuando están éstos colaboradores dispuestos a incinerarse por Nicolás Maduro y su entorno? Piénsenlo y luego responden.
Existe otro dilema, esta vez internacional, el cual involucra a las naciones que apoyan a Nicolás Maduro y a su narco régimen, quienes obviamente, ante este largo y detallado informe de la ONU, tendrían que decidir, hasta qué punto, se comprometerán a seguir apoyando diplomáticamente a un narco régimen acusado mundialmente por la ONU, como criminal y violador de los derechos humanos.
Es extraño y preocupante, pero cierto que, en naciones como: China, Rusia, Irán, Cuba, Nicaragua, Corea del Norte, Bielorrusia, Nicaragua, y otras dictaduras atroces, donde diariamente se violan los derechos humanos, que la ONU no actué, abiertamente, ni interceda para frenarlos e informarles que están actuando inhumanamente, contra sus propios pueblos. Si estas violaciones y sus sanciones existen, probablemente las mantienen ocultas y en privado.
Simplemente, por el contrario, ésta organización mundial, da la impresión que se hace la vista gorda y pareciera que se desentiende de ciertos problemas, en lugar de actuar apropiadamente. Ojalá y algún día, podamos lograr tener, a una Organización Mundial, real y prácticamente Unida, con independencia y libertad plena para actuar libre y soberanamente.
Otro dilema a esperarse, sería; el de la importancia, y tiempo que se tomaría para informarse, decidir y actuar; sobre el caso Venezuela y Nicolás Maduro, de parte de La Corte Penal internacional, con su sede en La Haya, países bajos, Europa. Hice la consulta a internet, - mi fuente favorita de información - sobre las atribuciones y responsabilidades, y alcance de esta Corte Penal Internacional. La siguiente es la respuesta.
En base a lo anterior, me temo que la espera para conocer los resultados judiciales finales de estas acciones, a ser emprendidas por la Corte Penal Internacional, de la Haya, podría tomar meses, quizás años, para lograr un pronunciamiento final de ésta corte, sobre este tema tan importante para el pueblo de Venezuela, y para la democracia mundial.
Es de esperarse que la Union Europea, monitoree estas actividades y contribuya a que los resultados se logren rápidamente, en el logro esperado de sacar del poder, y enviarlo a la cárcel, por la vía jurídica, a un presidente y a su entorno; muy dañino, criminal e inconveniente, como para seguir gobernando a nuestro país, Venezuela.
Dado que, aun cuando se ha anunciado que la justicia internacional está trabajando sobre nuestro caso, y es de esperarse que lo haga con la mayor celeridad posible, se supone que la oposición sigue en la lucha y opción, de seguirle solicitando al presidente su renuncia al cargo, y el cese de la usurpación del poder. No obstante, es hora de buscar otro tipo de solución a nuestro problema nacional y regional, puesto que al pueblo venezolano, le importa y estaría dispuesto a apoyar una salida cuanto antes, de esta magna tragedia. De ahora en adelante, el pueblo de Venezuela, solo esperaría coherencia y seriedad en las propuestas que la oposición les haga. Simplemente, ese pueblo, siempre ha estado allí, a la espera para apoyar, protestar y actuar. Lamentablemente nuestra dirigencia política opositora en general, ha defraudado al pueblo venezolano.
La actual dirigencia opositora, al parecer, ha tomado conciencia de esto y trabaja sobre la necesidad de lograr mayor; unión, entendimiento, cohesión, acciones y mejores resultados; de los que hasta el presente se han logrado.
Que existan venezolanos apoyando y defendiendo a Nicolás Maduro, eso es de esperarse en regímenes dictatoriales, puesto que son personas con otros valores muy diferentes a los democráticos nuestros, razón por la cual, no podemos hacer mucho por cambiárselos.
No obstante, afortunadamente la gran mayoría de los venezolanos aún conservamos esos valores, y seguiremos apoyando a la oposición y a la democracia hasta donde sea necesario hacerlo. Esto, dado que estamos, convencidos de que no existe otro sistema de gobierno mejor para vivir y soñar, que la democracia. Un sistema de gobierno ideal para lograr objetivos personales, grupales y de naciones. El más indicado y apto, para hacer crecer; las economías, evolucionar, progresar, tanto para las personas, pueblos e industrias.
En el mundo, se viene hablando y actuando en democracia, desde el siglo XVI, donde el sistema monárquico de gobierno democrático reinaba en la mayoría de los países existentes a esa época. Se dice que en las monarquías democráticas, dejaban a las toma decisiones, en poder de una asamblea de ciudadanos, cuyas decisiones y acciones eran aceptadas y seguidas por los reyes y el pueblo en general. Por esa peculiaridad, es por la que se define a la democracia como el poder del pueblo.
Iniciado el siglo XXI, luego de V siglos de vida de la democracia en el mundo, ésta, aún sigue existiendo, mejorando y perfeccionándose, hasta donde sea necesario hacerlo. Según la historia del mundo, a través de los siglos, se han intentado diferentes tipos de gobiernos distintos a la democracia, muchos de los cuales han desaparecido y otros que han perdurado en el tiempo a fuerza de terror y control férreo, algunas veces brutal del poder, en contradicción al sistema de gobierno democrático.
Con tanta evolución que ha habido a través del tiempo, es de esperarse que llegue el día, donde la humanidad, cansada y hastiada de tantas falsedades, maniobras, engaños, guerras, amenazas, genocidios, crímenes, saqueos, e intentos de imponer nuevos sistemas de gobierno, se canse y decida formalmente unirse, para uniformarse con un solo tipo de gobierno. El de la futura democracia, la cual sería transformada en un único tipo de poder gubernamental, que satisfaga a todas las naciones y pueblos del mundo.
Ojala y este sueño sea compartido con mis amigos y respetables lectores. Se haga realidad en el futuro, y se logre aplacar a esos conocidos actores marxistas leninistas y otros recientes inéditos, pero poderosos. Algunos de ellos multimillonarios, que abundan y pululan por el mundo, intentando imponernos nuevos y ambiciosos, e inéditos modelos de cómo organizarnos, para vivir en el futuro tal como estos así lo desean.
Por supuesto que nuestras generaciones no disfrutaríamos de estos maravillosos cambios que soñamos, para un mejor orden mundial. Sin embargo, el solo hecho de pensarlo y aspirarlo, nos hará sonreír, en el más allá, en cualquier sitio, donde nos encontremos descansado eternamente. ¡Amanecerá y veremos!

Guillermo A. Zurga