"Pariré plata de donde no tengo para elevar el nivel de nuestra aviación"

Guillermo A. Zurga's picture

El título de este escrito es extraído de una frase del discurso de Nicolás Maduro el día de la celebración de las Fuerzas Armadas de Aviación. Se refirió el dictador Nicolás Maduro a que el bloqueo económico de los EE.UU., le impide armar adecuadamente a las FAV, las cuales según él, son de importancia vital para la defensa de Venezuela, cuando la verdad es que esas fuerzas armadas solo defienden al régimen dictatorial que éste representa.
Lo que realmente llama la atención, es el hecho de que más importante que armar a las FAV, son los millones de venezolanos que: a) no tienen asistencia médica, b) no tienen empleos, c) no tiene disponibilidad de medicinas, d) no hay dinero para pagar mejores sueldos y salarios, e) la crisis de falta de electricidad es angustiante, e) no existe transporte adecuado y suficiente, f) no pueden comer adecuadamente, y no comen tres veces al día, g) los hospitales del país están colapsados por falta de medicamentes e insumos, h) no existen alimentos, i) el aparato productivo está colapsado, etc., etc., etc.
El dictador no piensa, ni le da importancia, ni ofrece “parir” dinero para cubrir todas esas necesidades mencionadas, puesto que para él, es más importante y cuestión de sobrevivencia mantener a las FAV contentas y sometidas, puesto que éstas son claves a la hora de derrocar gobiernos, y desea dormir tranquilo. Esa es la explicación para justificar esa expresión mediocre y hasta vulgar de parir dinero. ¿A quién otro presidente se le ocurre utilizar esta vulgar y soez expresión ante una celebración de ese tipo?
Nicolás Maduro, tiene la soga al cuello, porque sabe que tiene enemigos por todos lados, y el ejército que le mantiene en el poder es uno de estos enemigos agazapados, que de un momento a otro podría reaccionar en su contra. En conclusión, esa frase infeliz, lo que demuestra en cierta forma es el miedo de Nicolás maduro a un golpe de estado por esa fuerza armada que sostiene en el poder y la cual al parecer le reclama frecuentemente entre dientes, razón para adularles, cuando tiene la oportunidad de hacerlo como en esa ocasión.
Es de destacar que el dictador como todo un déspota, se adosa el derecho de utilizar el “no tengo”, personalizando la tenencia de ese dinero, cuando lo correcto sería decir, “que el régimen, el gobierno o el estado no tiene”.
Guillermo A. Zurga