¿Porqué Cuba, no se abre a la democracia y al progreso?

Guillermo A. Zurga's picture

Son muchas las respuestas e interpretaciones que se pueden dar a la pregunta, arriba indicada. Muchos o la mayoría, responderán que por nacionalismo. Otros dirán que por orgullo. Otros dirán que por interés nacional desconocido. Otros dirán que por castigar a los EE.UU. Otros dirán que ese era el propósito oculto de Fidel Castro desde que era joven.
Si bien es cierto que, los EE.UU. No ha puesto mucho empeño en lograr que Cuba regrese como miembro, al sistema democrático de América, también es cierto, que el régimen cubano, no ha estado muy dispuesto a oírles. Son ya casi 70 años desde ese cambio radical político dado por la revolución cubana, hacia el comunismo.
El presidente norteamericano que más se acercó y atrevió a dialogar con el gobierno de Cuba fue Barak Obama. No sabemos si lo hizo por su condición política bien escondida de socialista, que dicen algunos que tenía o tiene, o por estar convencido de que las políticas anteriores de los EE.UU. respecto a Cuba eran incorrectas y habrían fracasado. El hecho es, que les abrió las puestas a los cubanos para las negociaciones, quizás con el propósito íntimo de ser el único presidente norteamericano que conquistó a la revolución cubana y posiblemente, para lograr otro premio nobel de la paz. El asunto es que en medio de las negociaciones, los Castro le adelantaron, que en Cuba no habría ningún cambio político ni social, puesto que seguiría siendo socialista, no obstante, los acuerdos a los que llegaran.
Al llegar Donald Trump a la presidencia de los EE.UU., en una de sus primeras intervenciones públicas realizadas, lo primero que adelantó respecto a Cuba, fue que el acuerdo previo con Barak Obama debería ser revisado, dado que no le gustaban algunas de las decisiones acordadas, entre las partes. No estaba de acuerdo, entre otras, con no haber exigido al gobierno de Cuba apertura a la democracia. Es decir, prácticamente había puesto un candado a las negociaciones. Es de destacar, que uno de los mayores apoyos recibidos por Trump en su campaña electoral fue precisamente en el Estado de la Florida, bastión de la resistencia cubana en los EE.UU.
Es un hecho conocido, que la economía socialista de Cuba, anda dando traspiés y empeoró desde que el comunismo se desintegró en la URSS y Europa, y Rusia dejo de auxiliarlo económicamente, tal como lo hacía con sus países satélites. A finales del siglo XX, Cuba estuvo punto de colapsar económicamente. Incluso, algunos periodistas tremendistas adelantaban un cambio evidente a la democracia y al capitalismo.
Afortunadamente para Cuba, el gobierno de Hugo Chávez, iniciado como democrático y capitalista, y luego convertido al marxismo leninismo, le tendió las manos y le saco de las dificultades económicas en que estaba. Con ayudas económicas directas, y el auxilio a Venezuela por Cuba de personal especializado en varias disciplinas (médicos, militares, deportistas, seguridad, etc.), la economía de cuba ha recibido un espaldarazo de sus colegas socialistas de Venezuela logrando repuntar su economía a un nivel, el cual aún es insuficiente para las expectativas de su gobierno.
Al colapsar la economía venezolana, naturalmente, la economía cubana se afectó, y hoy día tiene una caída en su PIB, lo cual se evidencia con el aumento del desempleo, la reducción del poder adquisitivo del cubano común, y la reducción de la atención social al pueblo, por parte del régimen. Es decir Cuba está actualmente en problemas.
Lo curioso de todo esto, es que el régimen cubano insiste, en que tiene la solución para todos esos problemas económicos que les agobian. Si se ha demostrado fehacientemente, tanto en Europa, Asia, así como en Latinoamérica, que el sistema económico socialista no genera riquezas como para mantener satisfactoriamente a sus pueblos, ¿cómo es posible que, Cuba, prefiera seguir dando tumbos, al segur imponiendo un socialismo, que no les permite evolucionar económicamente?.
Si China, la nación con mayor población del mundo, no hubiese hecho un cambio económico al capitalismo, hoy día estaría al borde del abismo económico y social. Claro, China aun mantiene su sistema político comunista y el control absoluto de la sociedad, a la que no le permite muchas libertades, pero al menos les da comida y vivienda. Cuba tiene a su pueblo pasando hambre, con un atraso tecnológico y calidad de vida, abismal en su población, que algunos de estos años les pasar factura política al régimen que les gobierna.
Lo explicado arriba me ha hecho meditar sobre la pregunta del escrito: ¿Porque Cuba no se abre a la democracia? Me voy a atrever a dar mi teoría o explicación del porque, de esta conducta.
Si no es por anti norte americanismo, puesto que al cubano le encanta los EE.UU. No debería ser por venganza, puesto que los EE.UU. siempre han respetado Cuba, e incluso, cuando tuvo la oportunidad de invadirlos militarmente, se abstuvo y prefiero una salida negociada con la URSS. Tampoco es por la discriminación de EE.UU. hacia los cubanos, puesto que millones de cubano viven respetablemente en los EE.UU. Las ventajas del sistema económico de libre mercado o capitalismo, tienen tantas ventajas sobre el socialismo, comunismo y estatismo, que los mismos chinos y rusos han incorporado el sistema capitalista de libre mercado, a sus finanzas, con indudable éxito.
Al no haber razones concretas creíbles, que impidan que la república de Cuba regrese al sistema político de la democracia entonces debe haber otro tipo de razones. Hurgando en los tipos de razones que pudieran incidir en esta conducta de la dirigencia socialista de Cuba, se me ha ocurrido que tal dirigencia, pudiera tener, otras razones, para preferir mantener rígidamente controlado a todo un pueblo, a sabiendas de que ese pueblo pudiera vivir mejor, las cuales describo a continuación. A saber:
1. De cambiar Cuba al sistema de libre mercado y al ejercicio de la democracia, lo más probable y seguro sería, que, los próximos gobiernos de Cuba, le den a esta adorable isla otra cara y otros resultados económicos sociales e internacionales más positivos, lo cual a los revolucionarios no les agradaría mucho, y probablemente, su valioso esfuerzo revolucionario, sea mejor evaluado, aceptado y calificado. Por la vía que van, estarían a punto de ganarse el repudio nacional por su postura actual, tan inflexible y estéril, como gobernantes.
2. Mantener presente y actualizado de por vida, el legado de la gesta revolucionaria de Cuba, que la salvó de la depravación y perversión del régimen de Fulgencio Batista, sería otra de las razones para continuar indefinidamente en el poder.
3. Dar oportunidades a los líderes de la revolución cubana de enriquecerse y cobrarle con creces a la nación, su sacrificio de luchar por años en una montaña inhóspita, pareciera ser una razón lógica, pero perversa, para eternizarse en el poder.
4. Controlar al país, de tal manera, que la delincuencia gringa, no vuelva a utilizarla como un burdel de lujo. Es decir, un castigo para los norteamericanos a quienes odian por diversas razones ocultas.
5. Mantener el prestigio internacional, de que nunca claudicaron ante la primera potencia militar del mundo, a la cual desafiaron y humillaron en múltiples ocasiones, podría ser una razón valedera para ese tipo de lideres.
6. Como todo guerrero triunfante, los miembros del ejército revolucionario de Cuba, tienen su egocentrismo, el cual les obliga a ser vigentes eternamente. No entienden, que de seguir con esa terquedad, en lugar de pasar a la historia de cuba como héroes eternos, pudieran terminar siendo, para la historia cubana y mundial, los idiotas que hicieron todo lo posible por destruir, atrazar y afear a un bello y digno país.
Reflexiones finales:
No se debe mantener en expectativas, vaivenes y fracasos, a un pueblo por tanto tiempo. Los revolucionarios cubanos hicieron su trabajo emancipador con gloria y honor. Lo que hacen actualmente, al pretender permanecer en el poder por tanto tiempo, pretendiendo ser los políticos que el pueblo necesita y reclama, es un craso error. No necesariamente, el mejor guerrero es un buen político. Así como Cuba acaba de cambiar de generación que gobierna al país, igualmente debe cambiar de rumbo en la conducción política, económica y social de su pueblo. Cuba exige un cambio generacional político, con un gobierno democrático, con libertades, justicia, pluralidad política, social y cultural, que le permita incorporarse al siglo XXI. De seguir así, Cuba pudiera terminar haciendo el papel de museo de América, puesto que sus edificaciones, vialidad, infraestructura y transporte lucen cada vez más deterioradas y decadentes. Cuba necesita remozarse y actualizarse tecnológicamente con urgencia.
Guillermo A. Zurga