Ruanda y Venezuela; victimas del odio entre clases sociales

Guillermo A. Zurga's picture

Cuando empezaba a vislumbrarse la conversión del gobierno electo democráticamente de Hugo Chávez, a socialista del siglo XXI, de corte marxista leninista, el cual empezaba a denominar a la oposición política como “escuálidos”, tuve la sensación de que algo trágico se tramaba, en contra de las clases sociales media y alta de Venezuela. Tal sensación, quizás la sentí debido a que se asemejaba en algo a las manifestaciones de odio de la etnia los hutus contra la etnia de los tutsis, en 1996, que había causado el gran genocidio de Ruanda, donde los hutus, con apoyo del gobierno de turno, asesinaran cruelmente entre 500.000 a 1.000.000 millón de personas de la etnia de los tutsis, por razones atribuibles al odio, complejos, rencor y la envidia.
A pesar de que, desde el inicio de ese drama, se había advertido a las Naciones Unidas ONU, con bastante antelación, como para evitar tal genocidio anunciado; no obstante, esas advertencias, el genocidio ocurrió ante la presencia de la ONU en Ruanda, la cual lógicamente, no pudo actuar a tiempo, por desestimar tal advertencia.
Seguramente que, algunos lectores de este escrito, diferirán conmigo respecto a estas comparaciones, entre ambas situaciones, porque esgrimirán el argumento de que lo de Venezuela es un problema político, nada comparable a un genocidio, donde una dictadura comunista ha tomado el poder de la nación, durante el cual los muertos no son tan cuantiosos y no alcanzan la magnitud del genocidio ocurrido en Ruanda.
A esta argumentación, la podría refutar, aceptando de que es cierto que en Venezuela no ha habido genocidio real tal como el sucedido en Ruanda; pero si analizamos los resultados de la persecución política atroz, que el izquierdismo extremo en el poder ha causado en Venezuela, contra las clases sociales media y alta, empezamos a vislumbrar cierto parecido de formas, entre ambos casos. En Ruanda a los tutsis los llamaban despectivamente “cucarachas”, y a la oposición y defensores de la democracia en Venezuela nos califican despectivamente de escuálidos. Otra similitud entre ambas tragedias se debe a que, los tutsis de Ruana representan a los burgueses y oligarcas del mundo libre y democrático, según la denominación de los comunistas, para con el sector democrático del mundo libre.
La gigantesca migración que ha generado la situación en Venezuela, ha sido única en Latinoamérica, sigue creciendo y quién sabe hasta dónde llegaría, puesto que no deja de parar. Si a esto sumamos la destrucción y transformación masiva de los símbolos patrios, y las costumbres sociales, culturales y morales que acompañan las clases media y alta a disfrutar, tales como: los supermercados, los teatros; las instituciones educativas privadas; los medios de comunicación; los clubes sociales, los aeropuertos privados, etc.; entonces empezamos a observar que el chavismo pretende exterminar toda forma de vida de tales clases sociales.
Cualquier cosa podría pasar en Venezuela de ahora en adelante. Cuando se compara la forma de pensar del proletariado comunista, con el de tales etnias africanas que se sienten inferiores o pobres, gobernadas por otras superiores en educación cultura y más ricas, se observa la similitud con el comunismo, donde la revolución comunista del proletariado encuentra un enemigo común al cual destruir, para ellos poder sobrevivir.
Tal es el análisis que se debe hacer en el caso de Venezuela, donde se está pretendiendo, y, de hecho, lo están logrando, exterminar y expulsar del país, a las clases medias y altas, para beneficiar al proletariado, al cual, los izquierdistas de extrema de Venezuela aupada por Cuba, han venido alimentando con odio y rencor desde la misma caída del dictador Marcos Pérez Jiménez.
Tan es así, que, hasta la clase militar, está siendo cambiada por otro tipo de militar, el cual debe estar identificado con tal movimiento político marxista leninista. Lo han logrado hacer en gran parte, con las nuevas generaciones de militares, mayor razón aún para actuar y expulsar por la fuerza a tal régimen del gobierno de Venezuela.
Tal realidad ha sido percibida y denunciada por muchas personas, medios de comunicación e instituciones que defienden las democracias, las libertades y los derechos de los recursos humanos, desde el mismo inicio de la represiones e intentos de cambios emprendidos por el régimen chavista a inicios de siglo.
Lo que extraña, es la parsimonia en las actuaciones, con la que las acciones correspondientes para neutralizarlos han emergido, lo cual por supuesto, aumenta el daño final que se hará a Venezuela, al permitir en el poder a este grupo de fanáticos y delincuentes, los cuales pretenden cambiar nuestra idiosincrasia y forma de vida venezolana. Por otra parte, los marxistas leninistas, insisten en creer y promover, que la solución social de vida para los pobres, es la del socialismo, lo que está fehacientemente demostrado que es mentira.
Desde el Foro de Sao Paulo, organización que aglutina a los países izquierdista radicales de américa, se aúpa y alienta al chavismo en Venezuela, y en otros países, razón por la que muchos de esos partidos políticos, tienden a usar sus influencias y métodos para mantener al chavismo vivo en américa latina.
Es muy difícil determinar, la forma y vía para resolver este gravísimo problema que vive Venezuela, si valoramos la poca importancia que estaría dando la ONU al mismo. Dado que se trata de una situación global y regional que además de afectar Venezuela, afecta y afectaría a intereses de toda Latinoamérica, y américa en general, es la razón por la cual se está considerando a tal problema, como un punto de atención y acción relevante, para la seguridad de la región.
Es la esperanza para los venezolanos, que sufrimos esta tragedia, que las autoridades mundiales le den la importancia debida que merece tal situación, y actúen tan rápido como se pueda, puesto que hasta una poblada nacional y hasta una guerra civil se pudieran generar en nuestro país, de no dársele pronta solución a la misma. Una guerra civil, entre una parte protegida y armada hasta los dientes versus otra parte desarmada y desprotegida, es evidente que pudiera terminar en un genocidio superior al ocurrido en Ruanda, el cual pudiera tener repercusiones mundiales inesperadas.
Es bien sabido, por la comunidad internacional, que la iniciativa de realizar elecciones libres y transparentes en Venezuela se complica cada vez más y estaría a punto de ser desechada por inviable, dada la terquedad del régimen de impedir de diferentes formas tal salida. E incluso, desde el mismo régimen, se ha desechado y saboteado la salida electoral transparente e institucional, que demanda el sector democrático, puesto que su pretensión, es la de permanecer el gobierno a como dé lugar, para profundizar en el socialismo. De ir a elecciones libres y transparentes, perderían el gobierno, según la correlación de fuerzas políticas actuales, y eso, no lo van a permitir pacíficamente.
Dado que el sector opositor venezolano, no tiene por si solo, la forma ni la manera de expulsar a todo un ejército cívico militar armado en el poder, ayudado y protegido por el régimen de Cuba, razón para aceptar todo tipo de ayuda externa que contribuya a liberarnos de esta pesadilla. Nuestra situación es algo parecida, a la ayuda solicitada por países al borde del extermino, tal como la pedían los tutsis de Ruanda a la ONU, para que los protegieran de los genocidas hutus. Lamentablemente, esa ayuda no llegó a tiempo. Espero y rezo, porque no suceda lo mismo con Venezuela.
Guillermo A. Zurga

Proverbio: Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil
Goethe (1749 – 1832) Poeta y dramaturgo alemán