Sobre el gobierno unitario de emergencia nacional

Guillermo A. Zurga's picture

Tal como era de esperarse, la idea propuesta por Juan Guaidó, reforzada y apoyada por los EEUU, ha generado muchas aprobaciones y algunas controversias. La aprobación con algunas advertencias de Vente Venezuela, no deja de ser interesante, y vital; puesto este partido político opositor, ha estado más ganado a evitar a sacar a Nicolás Maduro del poder por métodos más radicales y ha rechazado las negociaciones y acuerdos como fórmulas para la solución del conflicto. Desde mi tribuna personal en pro de la democracia, aplaudo tal decisión de Vente Venezuela, por considerarlo uno de los partidos políticos más claros, diáfanos y responsables respecto a la defensa de la democracia en Venezuela durante estos últimos años.
Tal propuesta pareciera ser la ideal y la menos costosa en vidas, para la nación; puesto que tiende a evitar la aplicación de la fuerza bruta para expulsar del poder con la fuerza de las armas a la tiranía que se resiste a entregar pacíficamente el poder usurpado. Tal solución irremediablemente siempre estará presente en la mesa de las negociaciones, quiéranlo o no lo quieran aceptar, los diplomáticos y pacifistas. Para estos últimos, esta solución pareciera ser perfecta para lograr una transición pacífica y sin derramamientos de sangre que lamentar. En consecuencia, no dudo que estén de acuerdo con esta y se decidan a respaldarla a nivel mundial, incluyendo incluso a los socialistas sensatos, de la necesidad urgente de una solución pacífica para Venezuela.
Desde el punto de vista de la militancia chavista, es altamente conocida la discrepancia de muchos de éstos líderes con Nicolás Maduro y su forma de particular de gobernar. Incluso, ha habido hasta intentos de golpes de estado de parte de esa militancia, algunos debelados, otros ocultos incluyendo a muchos militares chavistas, algunos de ellos hoy día presos o exiliados en el exterior.
El pueblo venezolano, sería el gran ganador de aplicarse esta fórmula de solución para un problema complejo que día a día se ha ido complicando por variados factores, entre los cuales, la intolerancia y la irrealidad del mundo opresor del totalitarismo que hoy día dirige y gobierna a Venezuela a su antojo, la tiene al borde del abismo económico y social. Ante esto último, me pregunto: ¿De qué clase de socialismo habla hoy día el narco régimen del proyecto político del “Socialismo del Siglo XXII”?. Sin duda alguna que no existe respuesta alguna para esta pregunta; puesto que destruir, para reedificar (que es lo que han hecho) no pareciera ser una decisión razonable y lógica, cuando de mejorar las condiciones de vida de los pueblos se trata.
Esta propuesta de la creación de un gobierno unitario de emergencia nacional, en el cual participarían provisionalmente hombres y mujeres capacitados de Venezuela, para formar gobierno, de corta duración, hasta normalizar al país mediante una posterior elección presidencial limpia y transparente, apoyada por la diplomacia del mundo; sería la solución ambicionada y perfecta para las mayorías del pueblo de Venezuela. Esto último, puesto que por un lado, se evitaría un posible baño de sangre y por el otro, se abriría un mundo unitario de esperanzas para el sufrido pueblo venezolano que clama por democracia, sensatez, libertad, paz y progreso.
Sin duda alguna, habrá muchos enemigos e intrigantes en contra de la propuesta, quienes intentaran desacreditarla y sabotearla. Pero también habrá mayoritariamente grupos políticos, económicos, sociales, culturales, sindicales y pueblo en general que la apoyaran y defenderán, para que esta sea una realidad, tan pronto como sea posible.
Tenemos entendido que ya se produjo el primer rechazo de parte de la narco dictadura en la voz del canciller Jorge Arriaza a la propuesta de unidad de emergencia nacional presentada recientemente tanto por los EEUU y anteriormente por Juan Guaidó. Jorge Arreaza, quién en forma prepotente, arrogante y repugnante; respondió que; las decisiones en Venezuela se toman en Miraflores, Caracas Venezuela. No obstante esta respuesta destemplada dada, es muy posible que otros jerarcas del régimen piensen diferente, y hasta el mismo Nicolás Maduro medite algo más sobre su precaria situación, así como la de su narco dictadura; razón por la cual habría que seguir esperando otras reacciones y respuestas.
Independientemente de lo que haya respondido originalmente la narco dictadura al planteamiento de los EEUU y la AN de Venezuela, muy probablemente el impacto de esta propuesta seguramente afectará a personajes del narco régimen, no tan comprometidos, con los asesinatos, corrupción, vandalismos, narco tráfico, saqueos, y actos ilegales; quienes querrán no ser involucrados ni señalados por la justicia, y quienes podrían estar dispuestos a presionar al régimen para que ceda ante esta única oportunidad para muchos de estos, quienes no querrían ser condenados por delitos ajenos.
Lo que sí es muy probable y seguro que suceda; sería el hecho, de que, de rechazar definitivamente esta propuesta, la narco régimen tendrá que extremar su posición defensiva, puesto que hasta habría algunos países que hoy día les respaldan que podrían volteárseles y dejar de apoyarlos. Esto, puesto que estaría dando luz verde a acciones más radicales de parte de la oposición y de sus aliados del mundo, para sacarlos del poder por otras vía menos pacíficas probablemente más violentas, a las cuales el mismo régimen estaría dando el visto bueno y la luz verde, para que procedan. Es decir, el narco régimen se estaría haciendo un 'auto' suicidio.
Esperar más facilidades, para salir del atolladero en que se encuentran actualmente, pareciera ser una misión imposible para la narco dictadura, puesto que tanto la oposición, los EEUU, y las naciones democráticas del mundo, así como algunos países pro socialistas que les apoyan, terminarían todos convencidos de que sería temerario seguirles apoyando, con tantas facilidades inmerecidas que se les han brindado para que entreguen el poder ilícito del que se apoderaron, de la trampa electoral y de la perversión. Por ahora, sigue teniendo la palabra final la narco dictadura, la cual deberá responder a tal planteamiento. Sin duda alguna que, la solución a nuestra desgracia, está más cerca que lejos, gracias al pueblo, la AN, Juan Guaidó y a los EEUU, y esperamos que de nuestros aliados del mundo libre, quienes seguramente pronto se pronunciarían. “Amanecerá y veremos”.

Guillermo A. Zurga