Teoría de la conspiración contra el mundo libre

Guillermo A. Zurga's picture

Son tantas las noticias lúgubres que nos llegan sobre los problemas políticos, sociales y económicos mundiales, que es imposible dejar de pensar en conspiraciones mundiales, por ganar la supremacía total del mundo. Cuando el comunismo colapso a finales del siglo pasado, nosotros los ingenuos o desinformados, pensábamos que los problemas mundiales mermarían y hasta desaparecerían. Los que pensamos así, olvidamos, que existen guerras milenarias y rencores que se mantienen desde hace siglos.
Parece mentira, pero muchos sunníes están aún enojados por la muerte de Mahoma causada por chiitas, ocurrida hace milenios. Por otra parte, la revolución iraní de 1979, por su parte, lanzó una agenda islamista radical de vertiente chiita que vino a retar a los gobiernos sunitas conservadores, particularmente en el Golfo Pérsico. Estos hechos son parte del gran entramado que ha envuelto al mundo árabe en un conflicto que no termina de concluir.
La iniciativa de Irán de desear y decidir la construcción de bombas nucleares, actividad esta que está en progreso, pese a las restricciones logrados a medias, mediante un acuerdo blandengue que le ha impuesto la ONU., tiene el propósito claro y evidente, de provocar al Estado de Israel, su enemigo a muerte.
Del otro lado del mundo moderno, el lado socialista o comunista, ha estado tomando fuerza y vigor, desde que Vladimir Putin está en la presidencia de Rusia. Este ciudadano y presidente ruso, ex director de la KGB, policía política de la desaparecida URSS, ha demostrado con hechos, sus deseos de resucitar a la otrora poderosa confederación rusa de naciones (URSS). Rusia no se conforma con ser un simple espectador, quiere y busca un mayor protagonismo en el escenario mundial actual.
El otro protagonista importante del mundo, la socialista o comunista nación asiática, como lo es la sorprendente nación China, la cual, en una jugada magistral, sorprendió al mundo, al iniciarse en el mercado del mundo capitalista o de libre mercado, dejando a un lado al sistema económico socialista. Esta incursión a tiempo de China al mundo capitalista, le permitió, evolucionar económicamente, a niveles asombrosos, eliminando cualquier duda sobre el futuro económico de esa nación.
Hoy día, china compite y comparte económicamente con los EE.UU. el liderato de la economía mundial. Sin embargo, al margen de esa competencia económica entre ambas naciones, es de destacar que los, EE.UU. les debe a china billones de dólares en préstamos, con dificultades actuales de parte de los EE.UU., para cancelarlos. En mi opinión, un punto muy débil de los EE.UU., ante el comunismo.
La otra nación, Corea del Norte, con un alto déficit económico, está empeñada en disputarle a Corea del Sur, su éxito como nación democrática y próspera, la cual utiliza el sistema económico capitalista para su propio crecimiento y desarrollo económico, social y general.
Corea del Norte, se ha convertido en un problema mundial, al desarrollar innecesariamente bombas nucleares de gran poder destructivo, retando y amenazando a los EE.UU., tutor de Corea del Sur, a salir del continente, asiático, so pena de atacar nuclearmente a los EE.UU.
Ante estas amenazas evidentes, que se ciernen contra el sistema político libre del mundo, es natural que, en América, nos consideremos amenazados, sobre todo, si consideramos la arremetida actual socialista que amenaza a nuestro continente. En tal sentido, existen posibilidades reales de que en naciones democráticas tales como Brasil, Méjico, Chile, Perú, Colombia, Ecuador; se instalen en un cercano futuro, gobiernos socialistas, que desestabilicen aún más la región, lo cual sería muy lamentable que sucediera, puesto que, de ocurrir, Latinoamérica se pudiera convertir en el tiempo, al igual que África en una región inestable y atrasada.
Al revisar la triste experiencia que hemos vivido los venezolanos con el gobierno marxista leninista actual, el cual se desea eternizar ilícitamente en el poder, algunos hemos llegado a la conclusión, de que la destrucción física de algunos activos valiosos, para nosotros los demócratas, han sido para los socialistas, un propósito programado, tal es el caso del sistema económico de libre mercado o capitalista, nuestro sistema político democrático, nuestro standard de vida, nuestro tipo de sistema educacional, nuestro sistema de compensación salarial, nuestro sistema de pensiones, nuestro valores para vivir, nuestra forma de elegir libremente a los representantes gubernamentales, nuestra forma de legislar, nuestras relaciones internacionales, nuestra industria petrolera, etc.
No olvidemos, que a poco tiempo de haber tomado democráticamente el poder, Hugo Chávez, entonces presidente de Venezuela, se declaró marxista leninista y le declaró la guerra al imperialismo norteamericano y al sistema económico de libre mercado o capitalismo, calificando a este último de salvaje. De paso, expulso a la DEA de Venezuela, afirmando que en el país podíamos controlar ese flagelo de las drogas sin la ayuda de ese organismo. Con estos ataques frontales, parecía que estaba anunciando algo más, que esa declaración de guerra.
Si logramos interpretar fielmente, lo que el sistema comunista mundial nos ha estado tratando de advertir, podremos entender la razón por la que el gobierno chavista, prácticamente destruyó a Venezuela y a sus valores democráticos. Afortunadamente, el comunismo, no ha terminado de destruir lo poco que queda, de nuestro sistema de vida libre y democrático como lo son, nuestro sistema de la propiedad privada y nuestro sistema educacional, este último, al cual han debilitado en extremo.
Si seguimos ahondando en los daños materiales, económicos y morales causados a nuestra democracia y a nuestro sistema económico de vida, en Venezuela, por el sistema comunista; tendremos que admitir que han sido muy brutales, pero eficientes, puesto que destruyeron en su casi totalidad, nuestra industria más apreciada como lo es la industria petrolera, la cual se va quedando progresivamente sin activos físicos, ni de personal, ni de activos contables, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Hasta llegaron al colmo de destruir nuestra moneda nacional como lo era el Bolívar, convirtiéndola en inservible. Habría que analizar concienzudamente las razones para tales estrategias destructivas del comunismo causadas en Venezuela. Me inclino a pensar que estarían preparando el terreno en Latinoamérica y en América en particular, para continuar con el objetivo mayor como lo sería la destrucción total de la democracia americana, y el final del mundo libre. Ojalá, este equivocado.
He venido escribiendo sobre el odio visceral hacia los EE.UU., de muchas naciones y pueblos latinoamericanos, que no terminan por entender, la necesidad de defender la democracia y sus bondades, para nuestro propio beneficio. Quizás para los EE.UU., la llegada de Barak Obama a la presidencia de los EE.UU., fue una alerta que no se ha sabido leer correctamente, por los lideres ni por el pueblo norteamericano de que el debilitamiento de la democracia se nos venía encima. Son muchos los eventos mundiales que certificaron, la debilidad de Obama ante la posición extremista mundial liderada por Rusia, Irán, China, Corea del Norte, Siria, la arabia musulmana chiita, Cuba y sus aliados latinoamericanos, entre otros factores mundiales antinorteamericanos.
La llegada oportuna de Donald Trump a la presidencia norteamericana, ha sido una bendición para los EE.UU., puesto que, en dos años en el gobierno, ha permitido detectar muchas fallas y amenazas al sistema de seguridad nacional norteamericano y regional de Latinoamérica, que debe ser corregido cuanto antes, so pena, de quedar a merced del sociliasmo/comunismo mundial y sus intentos.
Tal es el aislamiento mundial que estaría sufriendo, el mundo libre de la democracia y del capitalismo, que hasta el PAPA católico Francisco, se atrevió a calificar públicamente al sistema capitalista como nocivo para la humanidad, lo cual es como para preocuparse altamente.
Hemos visto recientemente, anuncios de ejercicios militares inusuales, por los rusos, los chinos, y Corea del Norte; exhibiendo enormes naves de guerra, navales y aéreas, como para atemorizar o dar una demostración clara de tecnología militar y fuerza, a los EE.UU., a sus aliados y a la OTAN, y entre otras cosas, anunciándole al mundo libre, que están dispuestos a actuar, en el momento en que lo consideren necesario. Tales ejercicios, los efectúan tales países, a pocos días del retiro de los EE.UU., del acuerdo nuclear con Irán.
Es preocupante también, que conocidos y tradicionales aliados de los EE.UU., estén dando declaraciones adversas a los intereses de esa nación. También es extraño, que se haya suspendido la reunión entre EE.UU. y Corea del Norte para discutir sobre el anuncio y términos de parte de Corea del Norte de abandonar definitivamente su programa nuclear, a cambio de la suspensión de las sanciones económicas impuestas a esa nación, entre otros arreglos con Corea del sur y con los EE.UU.
La salida de los EE.UU., del acuerdo nuclear con Irán, que ha molestado tanto a a ese país, como a los aliados de los norteamericanos, que firmaron tal acuerdo, tiene singular importancia en estos momentos, en que las acciones anti israelíes, tienden a incrementarse en esa parte del mundo.
Sin duda alguna, Donald Trump, está más cercano de la causa israelí, que el expresidente Barack Obama, quién firmó el convenio armamentista con Siria, aún a sabiendas, de que ponía en peligro al estado israelí. ¿Se imagina el amigo lector, a un estado iraní terrorista con un arma nuclear a su disposición, lista para ser disparaba al menor enojo de los líderes de esa nación?
Esa diferencia de criterios internacionales entre Obama y Trump, han colocado a los EE.UU. en una situación incómoda, ante el mundo entero, el cual no termina de entender, sobre cuál es la verdadera política internacional de los EE.UU.
Dado que toda teoría, tiene que ser demostrada fehacientemente con hechos reales demostrables, antes de ser aceptada como tal, es la razón por la que no me atrevo a enunciarla en firme. Por ahora me dedicaré solo a enunciarla como posible o probable. No obstante, siendo un ciudadano pensante de la democracia, que, según ciertas evidencias, el comunismo y otros factores de poder antagónicos, desean destruir, es la razón fundamental por las que planteo la existencia de esta conspiración, como una teoría cierta, que podría estarse gestando.
Destruir, por ejemplo, a la industria petrolera de un país, como Venezuela, da mucho que pensar del gobierno que lo ejecuta, puesto que pareciera que no tiene ningún sentido, llegar a ese extremo. Sin embargo, cuando se analizan los postulados y principios del socialismo, el cual tiene entre sus premisas y postulados, la muerte del capitalismo, entones empieza a tener sentido tal barbaridad, puesto, que al hacernos la pregunta sobre qué negocio podría ser más capitalista que el negocio del petróleo, llegamos a la conclusión que ningún otro.
Siguiendo en la tónica de las preguntas, y respuestas, llegamos a la referente a la necesidad de Venezuela de introducirse en el negocio de las drogas, y rápidamente encontramos la respuesta y explicación lógica y simplista de que lo hace por la necesidad de sustituir a los ingresos petroleros que el mismo gobierno dejó de percibir, por destruir voluntariamente a PDVSA.
Toca ahora a los EE.UU., a la ONU y al mundo en general, la verificación de tal teoría, la cual, en caso de comprobarse ser cierta, seguramente ameritaría acciones urgentes para intentar contrarrestarla, antes de que se haga una realidad y daños irreversibles.
Los autores del manifiesto comunista, Marx y Engels, reconocieron que, para el florecimiento del comunismo, era necesaria la muerte de la democracia, de la burguesía y del capitalismo, que les permita crecer y desarrollarse rápidamente sin contratiempos. Si ésta evidencia es tomada en serio debemos considerar que, ante el despertar del comunismo, luego de su desastroso derrumbe al final del siglo XX, debemos aceptar la posibilidad de que la conspiración, a la que me refiero, sea tomada muy en serio. De hecho, los eventos y signos expuestos en este escrito, en cierta forma, así lo reflejan.
Finalizo este escrito, con un párrafo extraído del manifiesto comunista, para la meditación de aquellos que pudieran dudar de que está en camino, una conspiración comunista, aliada con el anti sionismo israelí encabezado por el chiismo árabe, con Irán como una de las naciones protagonistas. Cito SIC:
“No existe algo que los proletarios puedan conservar, solo está la disposición a destruir todas las propiedades privadas. Mediante la revolución proletaria se actuará en provecho de la mayoría y acabará esta injusticia. Y por supuesto, lo hará por la fuerza.”
Llama la atención, el rumor del regreso a Venezuela desde Cuba, de Alí Rodríguez Araque, quién al parecer, viene para dirigir de nuevo a PDVSA. Este dirigente comunista, tuvo como logro anterior, iniciar la acción macabra, de ser el iniciador de la destrucción de esa extremadamente valiosa ex empresa, y quién seguramente regresa para verificar la calidad del trabajo realizado, para autorizar la continuación de la siguiente etapa, como pudiera ser, la de eliminar la propiedad privada en Venezuela.
Guillermo A. Zurga