Un Certificado de Honorabilidad para los políticos

Guillermo A. Zurga's picture

Tal como va el deterioro moral de los políticos en Venezuela, en una de las próximas cumbres nacionales que se realice, propongo que se analice la posibilidad de que a los políticos que quieran ejercer su profesión, sus respectivos partidos políticos a los que pertenecen, les exijan un certificado de HONORABILIDAD, que garantice, que tal político es honesto y se puede confiar en él, para cargos de alta responsabilidad.
Esta, al parecer estrafalaria petición, la hago, por amor a Venezuela y por, quienes sufrimos enormemente por la conducta y comportamientos errados de los políticos que nos gobiernan y/o aspiran a gobernarnos. Alguien debe hacer algo urgente, para frenar esta caótica situación, según la cual, ya nadie confía en los políticos venezolanos. Nuestro país esta terriblemente atrasado en lo económico, en lo social, en lo moral, en lo intelectual, en lo deportivo, en lo tecnológico, en lo industrial, en lo electoral, en la educación, en emprendimiento, etc., gracias a los políticos del régimen, y en gran parte, con la ayuda y culpa de algunos políticos opositores.
Esos atrasos que sufrimos hoy día como país, no son pura casualidad, son el producto de los políticos inmorales, irresponsables, aventureros, deshonestos, mentirosos, banales, aventureros, e ideológicamente confundidos. Quisiera estar errado en ésta apreciación, y agradecería, que alguien en quien se pueda creer, me demuestre con hechos convincentes, que estoy equivocado.
Se puede contar con los dedos de las manos, a los políticos honestos, que han dejado un legado limpio, virtuoso, excelente y digno, que favoreciera a la Venezuela de hoy, durante las dos últimas décadas.
Si la mayoría de los mortales del mundo, intentamos educarnos, y enriquecer nuestros conocimientos, para ejercer un trabajo honesto y digno que nos permita vivir feliz y en relativa comodidad, porqué los políticos, tienen que rogarle a Dios, para que los coloque en cargos públicos, donde haya bastante dinero que administrar.
¿Es que acaso ese político no tiene ni corazón ni alma, para pensar que los pueblos se quedan sin servicios y sin desarrollo por culpa de esa deshonestidad suya? Cuándo un político, hace un arreglo inusual que va en contra de la voluntad de sus seguidores y electores, tal arreglo, puede ser considerado una traición a éstos seguidores y electores.
Traicionar a sus seguidores y electores es el peor crimen moral y ciudadano que puede cometer un dirigente político, que se aprecie. Ojalá y esta propuesta que hago, sea motivo de reflexión para los próximos dignatarios que dirigirán los destinos de Venezuela y se propongan hacer algo al respecto.
De seguir los políticos, actuando en la misma forma como hasta ahora, la democracia se auto destruirá y los nuevos gobiernos se convertirán en antros de la delincuencia organizada, tal como ha resultado el actual y peor gobierno que ha tenido el país.
Guillermo A. Zurga